Pages - Menu

Popular Posts

domingo, 23 de noviembre de 2014

You're in love

No proof, one touch and you felt enough.  You can hear it in the silence, you can feel it on the way home, you can see it with the lights out. Morning in his place with burn toast on Sunday. You keep his shirt, he keeps his word and for once you let go of your fears and your ghosts. One step, not much but it said enough. You kiss on sidewalks, you fight and you talk. One night he wakes and there was strange look on his face. Pauses, then he says "You're my best friend" and you knew what it was:

 He is in love

Parece el lugar perfecto para quedarse, parece como si sus brazos encajaran perfectamente con la silueta de tus costillas. Incluso piensas que su voz estaba echa para ti, una voz tranquila incapaz de mentir. Pero no sabes (ni quieres saber) como has llegado hasta aquí. Y maldices al tiempo con la intención de que cambie las cosas y haga que vuelva en otro momento. No ahora. No cuando no lo querías. Ni lo necesitabas. No cuando eras feliz a tu manera, cuando eras libre y en ningún momento se te pasaba por la cabeza calcular tus pasos junto a otra persona, por y para esa persona. Que eras feliz sin marcar tus pasos, saltando de vez en cuando a ver si nunca rebasabas el daño. Dormías con quien querías y derrochabas tu tiempo como si tuvieras doce años. No anteponías sus planes para satisfacer tu propio bienestar. Y ahora está él. Y sabe que le vas a volver. Sabe que cogerás ese avión rumbo a la felicidad. Sabe que está mal. Sabe que se portó mal.

martes, 4 de noviembre de 2014

-Verás,  a ver esto como te lo explico: soy feliz. Muy feliz. Tengo mi trabajo, mis estudios, mi coche, mis familiares,  mis amigas no tan amigas,  mis amigos, tios babeandome por doquier.  Lo tengo todo.

-¿A quién tratas de convencer,  a ti, o a mi?

- En realidad estoy cansada,  no por tener poco tiempo.  Estoy cansada de sustentar mi felicidad en todo lo material,  lo falso. .. te juro que ahora mismo cogeria el primer avión  hacia...

-¿Hacia... él?

-Hacia la paz que solo puede transmitirme él