Pages - Menu

Popular Posts

lunes, 30 de mayo de 2011

http://www.youtube.com/watch?v=jxStbdCIF0k&feature=related

La vida nunca dejará de sorprenderme, tampoco el pasado del cual me estoy desatando. Siempre pensé que era de aquellos casos excepcionales en los que siempre regresaba, personas así pensé que no quedaban. Me equivoqué (Como de costumbre) Creo que un abrazo nunca me había sentado tan bien, que el detalle ha sido tan perfecto que ni yo lo hubiese hecho mejor. Para la Princesa Persa, de un viejo amigo. Ha sido un placer poder volver a presenciar una sonrisa provocada por mi presencia.


Me voy a casar con la noche, no me voy a rendir en la vida. Soy una reina guerrera y voy a vivir apasionadamente esta noche. Me voy a casar con la noche, soy una soldada para mi propio vacío, soy una ganadora y no voy a llorar nunca más. Me voy a casar con la noche a no dejar nada en estas calles que explorar. A amarrarme las botas, a vestirme de cuero e irme de crucero. Rumbo a las calles que amo en mis guantes de metal. Soy una pecadora, después bajaré al bar pero no lloraré nunca más. Celebraré con una copa whiskey a besar dos veces al barman, soy una loser. Nada es tan cruel Como para alejarme de ti. New York no es sólo un bronceado que nunca podrás perder. El amor es la novedad, dril o negro, armas de huesos o campanas de boda en el ático. Trae a Ginger porque iré al frente. No haré huecos en el asiento con mis tacos porque allí es donde hacemos el amor. Ven y corre, me voy a casar con la noche, no voy a llorar nunca más, a no dejar nada en estas calles que explorar

Lady Gaga

Last Kiss

Todavía recuerdo esa mirada en tu rostro Iluminando la oscuridad a las 1:58. Las palabras que susurraste para que sólo los dos las supiéramos. Me dijiste que me amabas
Entonces, ¿por qué te fuiste lejos, Muy lejos? Y todavía recuerdo el olor de la lluvia fresca sobre el suelo, corrí fuera del avión ese 09 de julio. El latido de tu corazón saltaba por encima de tu camisa. Todavía puedo sentir tus brazos. Pero ahora, voy a sentarme en el suelo llevando tu ropa. Todo lo que sé es que no sé cómo ser algo que extrañes. Nunca pensé que tendríamos un último beso, nunca imaginé que terminaríamos así. Tú nombre, por siempre el nombre que mis labios pronunciarán. Recuerdo tu forma de caminar, el alma de la fiesta, estas siéndolo de nuevo. Y miré hacia atrás y después me atrapaste con tu encanto. Te dije, no sé bailar pero por ti lo hice, porque amo el apretón de tu mano. Me encanta tu forma de andar con las manos en los bolsillos, cómo me besabas cuando estaba diciendo algo, no hay día que no extrañe esas groseras interrupciones. Así que te veré vivir en fotos como solía verte dormir y siento que me olvidaste como solía sentirte respirar. Y sigo con nuestros viejos amigos sólo para preguntarles cómo estás. Espero que estés bien en el lugar que te encuentres. Y espero que el sol brille y sea haga un hermoso día, y que algo me haga recordarte. Deseas haberte quedado, puedes planear cambiar en medio del clima y la ciudad pero yo nunca he planeado cambiar tu forma de pensar. Esta es ella guardándose su orgullo, pidiéndote perdón por aquella noche, deseando volver a Diciembre para cambiarlo todo.


http://www.youtube.com/watch?v=YcW-lTsNwes



Se despertó cansada con la misma duda existencial. Fue el rozar de una mano lo que la hizo cambiar, fue consciente de que a veces, la vida, tiene garantía.

domingo, 29 de mayo de 2011

You're my shooting star

¡Hey, café! Me gusta el rozar del sol en tus ojitos, ¡qué son iguales que los míos!



Antes de que amaneciera, salí huyendo de tu cama. En tu espejo un testamento: “No nos queda nada”. Deje tu barra de labios,y con ella un par de años. De quererte por las tardes, de mañanas sin llamarte. Tú me enseñas que, se puede querer, lo que no ves.Tropezamos de repente, como en un nuevo 11S. Sonreíste a quema ropa, contra el filo de mi boca.Y susurraste que el pasado, solo es como un día malo. Y la lluvia abrió las puertas, de mi vida en tu Ford Fiesta.No consigo recordar, porque motivo me fui, pero en tu cuarto de baño, sigue tu rojo de labios. No consigo recordar,como he llegado hasta aquí, solo sé que estoy borrando, lo que un día te hizo daño.No quiero olvidarte.Siempre fui poniendo parches, negando segundas partes. Hasta que me demostraste, que se puede querer.

Lo que no ves

Todos queremos un piso en La Latina para que nos pille cerca nuestro bar favorito de Tirso de Molina. Todos queremos un abrazo perfecto frente a la Torre Eiffel. Todos queremos vivir en las alturas de Berlín para disfrutar de atardeceres bálticos y alguna que otra nevada en la puerta de Brandemburgo. ¡Ha, miento! No todos.


Que cuando mejor se escribe es a primera hora de la mañana

sábado, 28 de mayo de 2011

¿Y si te quedas un rato?

La coca-cola que me acabo de tomar me hubiese venido mejor anoche. Aunque a estás alturas que más da. Necesitaba salir de estas cuatro paredes creyendo que mi necesidad era inhalar humo pero, no fue así, de hecho en todo el día no surgió las ganas de fumar. Solo fue media hora, lo que tardaba en ir a la tienda de fotos, los diez minutos de espera y más tarde la vuelta. En ese corto periodo he visto grandes cosas, he visto como un niño que apenas sabía caminar lo único que quería era estar abrazado a su hermano (deficiente mental). He presenciado a un grupo de personas reunidas aclamando a través de la megafonía un trato de libertad, reclamaban una democracia real ya. He apreciado algo de respeto entre el pueblo, he visto un perro encantador con una oreja en pie y la otra caída, que miraba a cualquiera embozando una sonrisa (o eso creía). Al llegar a mi destino, había un hombre negro con una cámara digital, antigua, de carrete y sin zoom. Quería hacer un revelado y ya de paso poder seguir haciendo fotos. No pude evitar reír al presenciar como le pedía al dependiente que le tomara una para estrenar carrete. El reírme acarreó sus consecuencias y no fue por su perfecto acento español. Espero que un día cuando vea esa foto no se sorprenda al no reconocer a aquella desconocida. No sé, curiosidades de la vida. Y para rematar, una de mis canciones favoritas en la radio de cualquier tienda y un detalle que era imposible no sonreír al verlo. Y más acordarse de eso.


Podría pasarme la vida entera contando detalles que me provocan sonrisas solo de pensarlos. Hay muchos, pero el que más risa me da es imaginarme a mí misma sonriendo. Tiene que ser tan vergonzoso. Golondrinas



Beauty queen of only eighteen
She had some trouble with herself

I don't mind spending everyday
Out on your corner in the pouring rain
Look for the girl with the broken smile
Ask her if she wants to stay awhile



http://www.youtube.com/watch?v=3E8Gh4kg2ks

Mi cuerpo me engañó, tenía tal malestar en su interior que lo único que quería era descansar. No sé si fue porque apenas comió o por el simple hecho de presenciar imágenes impactantes. No lo sé. La verdad fue algo que me molestó pero analizando la situación tampoco fue para tanto. Si apenas podía mantenerse en pie y menos tumbado, ¿Qué narices iba a escribir? Para eso está la mañana, para eso existe la necesidad. La necesidad de parrafear palabras a descontrol. No es el momento, quizás hoy no.

jueves, 26 de mayo de 2011

Puro entretenimiento

No tengo ninguna intención de escribir. Eso sería una mentira. No tengo ningún tema en especial. Eso sería otra. Realmente tenía algo en mente, algo muy grande, pero se me olvida con cada imagen que captan mis ojos. Últimamente están un poco locos, si, si, hablo de mis ojos, porque miran de un lado a otro buscando algo que les complazca. Quizás un rayo de luz, puede que una mirada, algún rostro, sus malas pasadas… Darse la vuelta hoy es un reto, hay quien tiene lo que hay que tener para alzar la vista hacia el pasado, yo cuando miro hacia atrás, veo lo que nadie ve, eso que simplemente vamos dejando atrás. A veces me cuestiono a mi misma porque no formulo preguntas, porque se quedan allí nunca dichas, preguntas tontas, en serio, ¿por qué siempre me quedo en silencio? De vez en cuando yo quiero… y no puedo, hay veces que me pongo en pie y derepente, ¡me freno! Y hoy lo que quiero es escribir parrafadas a lo loco pero que alguien acabe sintiendo. Pienso escribir alguna cosa clara aun sin entenderlo. Hoy recordé la Puerta de Brandenburgo, la volví a imaginar con la nieve de invierno, pero esta vez no fue un mal sueño, esta vez la compañía era buena, nadie venía a robarme las intenciones. Y me sentó bien, ya que hacía frío y soy de las personas que se expresan con abrazos. Pero ni había invierno, ni nieve, ni frío, ni monumento y menos abrazos y buenos momentos. Un sueño aunque eso no significa que tenga que olvidarlo, quizás un día se haga realidad. Necesito un atardecer de septiembre, de esos en los cuales el verano ya ha terminado y los colores tornan unos colores entre celestiales y cálidos. Me gustan porque recuerdo el verano y lo puedo ver, y me entra nostalgia al saber que llegará el día en que no lo volveremos a vivir. Con sus historias, sus personajes y sueños. Con calles infinitas como la Gran Vía, en cualquier playa de Pontevedra o viendo el atardecer en la torre más alta de Berlín. Tengo sueños, se nota, soy realista, ¡qué mentira! Quizás esté intentando esquivar el tema que realmente quiero plasmar, es posible que ahora mismo me esté imaginando al sol rozando mi rostro casi al anochecer. Hay detalles que simplemente me sacan una sonrisa. No hablo de soles ni lunas, tampoco de lluvias ni baladas, no hablo de canciones que tienen sus dobles intenciones. Hablo de algo que no todos poseen: El cariño. No todos podemos sentirnos cómodos dentro de un círculo. Siempre quise ser egoísta, incluso lo conseguí, pero las reglas, al igual que los principios, están para romperlos. Y si no lo crees pregúntaselo al mar y verás que te dicen las olas. Y si aún no estás seguro pregúntaselo a los pájaros nada más amanecer. Quizás suene extraño pero me siento vacía por el echo de no poder regalar lo que realmente quiero, también de no pronunciar palabras sin miedo. Aunque me acostumbro, pero es malo, los errores vuelven, las consecuencias son las mismas. Nacimos perfectamente imperfectos y me siento orgullosa de ellos, de poder tener distintos sentimientos en los estantes equivocados, de hacer los movimientos acertados en el callejón inadecuado, de poder volar si me da la gana con mi poquita de imaginación. Sigo escribiendo cosas sin sentido, agrupándolas de manera que parezca que soy una artista y que el escribir corre por mis venas. Me encanta aparentar, ¡que ironía! Mírame, que me canso de mirar al techo mientras lleno este pronóstico de cáncer en el cenicero. Quiero algo, en serio que lo quiero, pero estas letras forman palabras, llevan juntas cuarenta y dos líneas, y aún no han encontrado la solución a mi malestar. ¿Qué hay del hoy? ¿Y del Mañana? Esto es lo que yo llamo “parafrasear porque me da la gana”. Agrupar ideas sin sentido según nacen de tu cabeza y plasmarlas, que las lea quien quiera, que las comprenda quien pueda. Que las juzguen, las copien, las tachen, quemen o alaben. Lo que quieran, al fin y al cabo no importa el autor cuando se trata de alguien que siquiera se sabe expresar.



You

Me

Bed

When I have some time

miércoles, 25 de mayo de 2011

Reflexión


Le encantaba como su pelo aún mojado no dictaba un rumbo a través del viento. Podía decir en ese momento que era feliz, que quizás hubiese personas muriéndose de hambre pero se sentía increíblemente egoísta. No podía evitarlo. Pero todo aquello era pasajero, al fin y al cabo tenía claro que era como el hambre, una extraña necesidad que con el tiempo, se va. Aunque ella no tiene hambre, tiene ganas de comer, por lo cual no quiere cubrir únicamente su necesidad de sonreír, quiere hacerlo, que siga fluyendo, que no acabe mientras el resto pueda verlo. Es un abrazo, sin duda, una corriente de sentimientos aún por descifrar, no me extrañaría que el lenguaje del corazón lo inventaran los mayas o alguien de esas tierras. Hay personas que tienen una enferma necesidad de dar amor. Realmente algunas lo hacen con las peores intenciones pero otras, son juzgadas por un simple intento fallido de hacer lo correcto. Son situaciones que superan a uno mismo, son las ganas de echar a correr y no volver al mismo sitio. La vida está llenas de altibajos pero somos nosotros quién los controlamos… miento. Quizás sea hora de dar los pasos acertados mientras podamos seguir caminando.

Deshidrata las venas que interiorizan tu cuerpo, son solo dos gestos, un lárgate mal sonante y un poco basto o un abrazo, rodear bien fuerte con piernas y brazos. ¿Te apetece bailar? Hay un parque un rato a tomar por pero vale la pena, ¿Sabes cual? Hay una cascada, un lago, patos, monumentos y ángeles. Yo quiero tumbarme en el césped y respirar. Mátame que estoy desvariarando, estoy un poco atontada y con un puñado de sueños a manos. Pero es que es un vicio muy caro, creo que estoy jugando con fuego aunque he de decir que me da igual, miénteme y si puedes, aclama un quédate.


Tengo miedo de encontrarte y no aguantar las ganas de tirarte al suelo




AndrésSuarez

Recordaré de todas maneras aún si no lo quieres, me casaré contigo porque no te lo he dicho nunca. Como hace daño buscar y encontrarte luego. Y con el ansia de perderte te sacaré una foto…
Recordaré de todas maneras aunque sé que no querrás. Te llamaré por qué total (lo sé) no responderás. Que risa me entra ahora al pensarte como un juego. Y entendiendo que te he perdido por lo que Te saco otra foto. Porqué pequeña podrías irte de mis manos pero los días que ya estaban lejos estarán a años, y te olvidarás de mí. Y reconocí tu mirada en la mirada de un pasante. Pero incluso teniéndote aquí te sentiría distante.
Qué puede significar sentirse pequeño cuando eres el sueño más grande, la mayor pesadilla. Somos hijos de mundos distintos con una sola memoria Que borra y diseña distraída la misma historia. Y te olvidarás de mí. Cuando llueve, perfiles y casas me recuerdan a ti. Y quiero indiferencia si algún día me quieres herir, no me bastará más el recuerdo, ahora quiero tu regreso… Y será bellísimo porqué alegría y dolor tienen el mismo sabor, el mismo sabor contigo. Quisiera solo que la noche ahora se fuera velozmente. Y todo lo que hay de mi de un golpe no regresase, Y quiero amor y todas las atenciones que sabes dar, Y quiero indiferencia si algún día me quieres herir…

Los héroes son algo que creamos, algo que necesitamos, es nuestra forma de comprender lo que resulta casi incomprensible

martes, 24 de mayo de 2011

Jhony's Girlfriend

Estaba cansado de tonterías, llegó al extremo de odiar el silencio. Hubo días en las que le agotaba ver una sonrisa. Acabó harto de pasajes y escondites que solo algunos conocían. La odió a ella, a sus manías, sus suspiros y abrazos inoportunos, se cansó de las sonrisas que tapaban los silencios, de las frases que soltaba sin sentido, se cansó de estar tan lleno con tantas tonterías. Eran cambios de humor, tenía la necesidad de abrir su corazón pero él no lo vio, o quizás sí, pero de lejos, cuando ya borró el camino. Sonrisas rotas entre detalles infantiles, lazos desatados y miradas despeinadas por el viento. ¡Qué maravilloso era eso! Cada poro de su piel era un laberinto al que le quedaba por crecer. Entonces él acariciaba su rostro en cada amanecer, le gustaba la manera en que se perdía en sus ojos, le encantaba esa manera que tenía de soñar con la cabeza sobre la tierra. Los bailes eran lentos al enredarse sus pies, las horas largas sentados en algún tejado donde nadie los pudiese ver. ¿Qué podía decir de ella? Tan bruta pero a la vez tan frágil, con sonrisa de niña pero coraje de mujer. Una rosa como otra cualquiera, con más espinas de lo normal. Acabo harto de tanta paranoia, de tanto beso al hablar, se cansó de eso, de la ausencia de palabras, del malestar que provocaba en su corazón. No podía soportar la carencia de respuestas ante mil preguntas provocadas por una especie de estrés o miedo a algo, a traición, a algo convocado por la desesperación. Le gustaba expresar lo que sus ojos veían, quizás ante la duda de una respuesta allí estaba ella, con algo que eliminara la tensión. Para un día triste estaba su sonrisa, su infinita voluntad de regalar abrazos, la extraña necesidad de dar amor. Para cualquier momento, ella tenía la solución. Pero era un desastre, no conocía el amor, arriesgar era difícil y más ante una especie de robot. La declaró fría y con un auténtico descontrol. La odió por sus errores, la odió por sus defectos, por la desesperación que padecía a causa de ellos. La odio por mil motivos pero nunca averiguó cual de todos ellos era cierto. Ahora no sabe si fue un pedazo más de su día a día o si realmente le robó el corazón. Porque él sabía que no volvería a tomar un café igual, que no volvería a notar el aroma a vainilla, que ya no habría cigarro con el sabor de sus labios, que los pájaros carecerían de sentidos al igual que su volar. El agua ya no sería del color de sus ojos y las nubes tornarían continuamente ese color gris el cual ella adoraba. Captar sonrisas estaría de más, no tendría sentido ya que no habría ningún sentimiento transmitido. Ya no sabe si quiere regresar al mar en compañía de sus sueños. Al fin y al cabo no sabe que pensar. Llevaba años sin recordarla, pensó que no habría razón para llorarla. Quizás no hay cosa que más extrañe que el rozar de su nariz contra la suya. Quizás simplemente haya sido un simple recuerdo que se marchará en dos horas. Los desastres eran para ella, los errores eran sus amigos, el misterio su apellido y el silencio, su único amante.

lunes, 23 de mayo de 2011

Into the night

Noche, larga noche, noches, largas noches. Sin dormir, sin depender del tiempo, sin excusas para estar despierto. Dando vueltas enredándome con las sábanas. La excusa perfecta para sentir el roce en mi piel. Dicen que la noche es nuestra enemiga, que es entonces cuando cuerpo y mente luchan para evitar intentos fallidos de tranquilidad. Guerras diría yo, broncas, malas miradas y algún intento de alzar las garras. A veces es tan placentero y masoquista. Mientras pueda voy a estar en medio, que es su problema el discutir, que yo no tengo la culpa de nada, sus paranoias y miedos. ¿Sabes? Siempre falta algo, es tan fácil acostumbrarse a algo que ocurrió en un determinado momento pero tan difícil asumir que pasará tiempo para que las cosas vuelvan a encajar. Sol, atardecer, cielo, nubes, estrellas, noche, luna, farolas, cigarros, mañanas, cafés, abrazos, palabras, bofetadas, miradas, cosquillas, libros, papel, fotografía, fuego, espejo, música y amanecer. Palabras al azar, según el estado de ánimo de cada uno, las agrupa encajándolas a su momento vital.

Es como un torrente interminable, solo hasta que lo agarras bien de las riendas.

Acostumbrarse, asumir el momento y ante todo, calmarse

Cuando el tiempo supone un problema ya es algo. Podrían pasar las agujas del reloj y no tener apenas importancia o todo lo contrario, quizás te emparanoies y acabes haciendo daño. Con su porque y a su debido momento. Aunque no todo tiene una explicación quizás le demos a las cosas un sentido científico pero me quedo con el mío. Dicen que el amor y el odio son incompatibles, dos extremos opuestos, pero no es cierto. Prueba a juntarlos y déjalos crecer. La inspiración me viene y al rato se va. Ya tendré tiempo para escribir chorradas.

domingo, 22 de mayo de 2011

Siempre habrá una canción, un momento o una persona que te harán sacar la verdad que reside en tu interior. Siempre habrá algo de esperanza mientras las personas no ridiculicen la solidaridad. Nunca habrá una auténtica razón del porque surge el odio, tampoco entenderemos jamás porque decidieron derribar la paz. No entenderemos el porque de los latidos acelerados ni el de los ataques de ansiedad. Será imposible encontrar una solución para cada persona de nuestro alrededor. Imposible sería algo como que el mundo se quedara sin sonrisas y que las personas dejaran de pensar con el corazón. Un sueño sería liberarse de las cadenas que un día decidió imponer un líder. Una solución es nunca estar separados y actuar con las manos, bajo una aurora de paz y hacer el bien, nunca el mal. Un deseo sería abrazar a alguien con la certeza de que nunca se irá. Un imposible sería que eso fuera real.

Se me olvidó lo que era un teclado. Se me olvidó lo que era plasmar palabras que apenas nadie lea. Es posible que el tiempo sea muy valioso, quizás tengamos que aprovecharlo pero no estoy segura de quedarme con esa sensación. He extrañado cosas, he tenido la oportunidad de conocer un mundo totalmente nuevo, gente con distintas aficiones y sueños. Gente fría y pija, gente loca y rockera, gente amarga y pegajosa. Tener la oportunidad de vivir nuevas sensaciones, de conocer a las personas en algo que se repite una de cada tantas veces en la vida. Aunque no todo es positivo, las personas con el tiempo se vuelven susceptibles, amargas, surgen roces entre las mentes. Las calles se tornan grises cansadas de la rutina, la cabeza se vuelve loca de tanta macedonia de idiomas, las cosas pierden sentido y no sabes si quieres regresar a casa. Deseas coger la botella de Vodka y beber, quieres jugar con el humo del cigarro en compañía de un completo desconocido, te gusta la adrenalina que corre por tu cuerpo al beber sin ningún sentido. Te gusta todo pero a la vez lo odias. Odias tener que aguantar a ocho zorras rubias muertas de envidia pero te encanta que te aplaudan por ser de aquellas pocas. Odias la frialdad de sus gestos pero te encanta robarles un abrazo acompañado de una sonrisa de vez en cuando. Odias las veintidós horas de sol pero me encantan los colores que se torna el cielo. Pero he visto cosas, las he sentido, las he sufrido y las he padecido. Porque cuando lo único que duermes son cuatro horas máximas y tienes la sensación de que tienes hambre, piensas, recapacitas, y recuerdas lo que realmente necesitas. Hay cosas que no cambian, otras, demasiado. La cabeza da vueltas por lo que nunca sabes con que sorprenderla. Cambios, trastornos, reflexiones y muchos pensamientos que desembocarán en decisiones. No recuerdo como se habla y no recuerdo como uno se expresaba.

lunes, 16 de mayo de 2011

Me pican los ojos y debería dormir. Supongo que no lo haré hasta que el dolor sea insoportable y cuando estos nervios se me pasen. Aunque lo estoy dudando, quizás esté mezclando sensaciones y no sean nervios sino más bien una avalancha de sentimientos. Suele pasar. Lejos, a un mundo desconocido en el que ni me van a entender en Inglés. Podría escribir miles de cosas antes de ir pero quedará mejor dejarlas a mitad, como de costumbre, que hoy en día hablar está de más. Ya no hay dos noches iguales.

domingo, 15 de mayo de 2011

Te he dejado en la despensa lunas si acaso es que oscurece

Qué hacemos de los dos ahora que ya me quiero un poco, que me moja el mar del sur los pies, me moja y no estoy solo. Medio loco como tú, como aquel verano azul que se nos fue de las manos.

Pongamos que te llama y no lo coges, y se nos juntan los labios.

sábado, 14 de mayo de 2011

You are so beautiful...
Momentos tan agradables como dar vueltas sobre una silla giratoria con ella entre mis brazos

(La silla giratoria, gira y gira pero nunca toria)

Dicen que las personas tenemos defectos. Las personas podrían etiquetarse como aquellas que adoran esos defectos o que simplemente se acostumbran a ellos. De allí viene el compromiso que pactamos los seres humanos de respetarnos, aunque nadie lo hace realmente. No me gustan los bandos ni las etiquetas pero sí que me gustan los defectos, quizás porque sea yo quién más tenga y me guste ver que no soy la única. Quizás. Pero me encanta. Me gusta escuchar a la gente y me he dado cuenta de que en cada texto que escribo tengo que meter la maldita expresión “me gusta”, o si hablo tengo que decir siempre “he escrito un texto”. Manías supongo. Disfruto de los momentos de tranquilidad, más si intercambio caladas. Al fin y al cabo somos seres sensibles que morimos en el intento de despertarlo. A la vez somos curiosos que salimos heridos, lo bastante para no estar vivos. Y tantos los sentimientos como la curiosidad rompen nuestros principios (si es que los impusimos) y nos rompen como el chocar de la marea con el viento. Pequeños detalles (Esa es la clave)

jueves, 12 de mayo de 2011

Parpadea que así es como los gatos muestran afecto. Esta mañana me ha parecido curiosa, el cielo volvía a mostrarse en un color amarillento, como la vainilla, atmósfera entremezclada con gasolina y rueda quemada. Nuestro problema es que nunca nadie será capaz de admitirlo.

martes, 10 de mayo de 2011


Beautiful Half moon, I will smoke some cigar with she

Hoy no será una de esas noches largas, por suerte o por desgracia. Es el momento en el que debería frenar una avalancha de sensaciones pero únicamente consigo el efecto contrario. Sensaciones, si, preocupaciones. Aunque bueno, solo queda pensar que las cosas se solucionaran. Cada uno con sus contradicciones y sus tentaciones. Me apetece seguir un ritmo infinito y que nadie me pregunte razones, al fin y al cabo, nos pasamos media vida cuestionando lo que nos rodea. A partir de ahora no. Suerte, pequeñas.



Marcame un ritmo de aquí a una habitación

Solo pepsi, no hay coca-cola

lunes, 9 de mayo de 2011

El café y los cigarrillos son mi único escape. Tengo mi taza de café, mi paquete de cigarrillos y estoy en mi camino en el centro, para abrir una tienda. Y cantar mis lejanas preocupaciones.
Asique no cantaras conmigo porque hace frio afuera y me siento un poco solo. Las Noches de los viernes son siempre las mismas en este pueblo. Estoy mirando hacia arriba, pero me siento un poco decaído. Asique voy a iluminar con este cigarrillo y el humo de la noche. Y espero que el sábado sea el día cuando todo se siente bien. El Café y cigarrillos saben mejor cuando se comparten contigo. Podríamos ir a la Casa del Waffle o a casa de tu madre y compartir una copa o dos. Sí, tengo amigos, pero ellos tienen amigos, y ellos tienen fiestas, y yo soy tan tímido. Entonces ¿qué dices?, solo como amigos, veremos una película, este fin de semana, muy bien. Ok.

Y trata de fumar tranquilamente.

http://www.youtube.com/watch?v=99dnH-zrHd4&feature=related

You smile and never shout
You stand out in a crowd
You make the best of every situation

Correct me if I'm wrong
You're fragile and you're strong
A beautiful and perfect combination

I wanna know you

domingo, 8 de mayo de 2011

Debería estar dormida. No quiero. Necesito descansar. No puedo. Ultimas caladas y espero para ver como se estampa contra el suelo. Es posible que me desplome en brevas, ya sabes, por eso de que mi cabeza da vueltas.

Me levanto solo un instante y ya está ella ocupando mi sitio, pero es tan adorable que no soy capaz ni de rechistarla. Es entonces cuando me aseguro de que en esta casa reina el sueño y me siento en la ventana, literalmente, a ver como la gente pasa. También aprecio el silencio e imagino encenderme un cigarro con la luz de las farolas. Imposible dicen, ¡échale imaginación! Y viene ella, deja libre el hueco que hace un momento estaba calentando y asoma su hocico por doquier. Tomo el cigarro entre mis labios y a ella entre mis brazos. ¿Cómo hemos llegado hasta aquí? ¿Cómo nos atrevimos a sublevarnos y montar esta revolución? Malditos pensamientos, maldito el momento en el que fueron conscientes de su situación.

sábado, 7 de mayo de 2011

Sé que estoy escribiendo mucho pero creo que nunca es demasiado. Me viene un recuerdo a la cabeza y lo escribo, me llega un sentimiento entre los poros de mi piel y escribo, soy presente de un detalle y lo escribo. Pero la verdad, me ha roto el alma un gracias medio lloroso y un abrazo que ni siquiera ha sido forzoso. Lástima que no haya durado más.

viernes, 6 de mayo de 2011


Hay pequeñas cosas que nunca cambiaría como el capuchino de todas las mañanas, el suave tacto de la espuma mojando mis labios y el dulce sabor del chocolate espolvoreado. Cosas como el sol saliendo tímidamente de entre los edificios o la muestra de cariño de mi gatito. Madrugar no me gusta pero si ver al sol nacer, caminar por las calles escuchando rock y acariciar los arbustos que dejo atrás en el camino. Aunque hay cosas que me enamoran y esas me superan. Cosas como escuchar los latidos de una persona a la que abrazas, es algo que realmente me tranquiliza, es superior a mí, me hace sentirme bien, protegida. O una respiración fuerte. Soltar todo el aire así sin más. Me hechiza. Me gusta escuchar el suave vaivén del aire entrando por las fosas nasales, todo esto me gusta porque son pequeños signos de la existencia del animal en la raza humana.
El regalo más grande que un amigo te puede regalar es un simple bolígrafo y un cuaderno en el que puedas escribir. Da igual si es de colores, con bordados de color plateado o si tiene fotos, dibujos o motivos adornados. Lo que importa es que puedas escribir cualquier cosa que realmente te haga sentir bien. Algunos lo regalan con el fin de que esa persona hable sobre los dos, sobre su día a día, los recuerdos que tienen, las pequeñas tonterías en clase o lo que planean hacer el fin de semana. Un buen amigo te lo regalaría con el fin de que escribieras toda tu vida, tus pensamientos aún sin estar él presente por cualquier causa o circunstancia, solo por tu bien.


Tenía la necesidad de hablarte de esa sensación. Algún día intenta atrapar las gotas de la lluvia entre tus mano, es infantil y sin sentido pero ¿Sabes qué? Es divertido.

Dicen que hay momentos en la vida en la que una sola decisión, en un solo instante, cambia irremediablemente el curso de las cosas. Cuando decides disparar a alguien,

cuando decides quererlo, o no quererlo. Cuando decides tirar para adelante. Cuando decides mentir. Traicionar. Ocultar, o cruzar la línea. Esa décima de segundo puede hacer girar todo al lado oscuro, o inundarlo de luz.

Poder hacer de ti un héroe o un criminal. Podrá llevarte al cielo o al infiero, pero siempre será un lugar desde el cual NUNCA podrás volver atrás.


Los días como hoy me quedaría en la cama todo el día, bajo la manta y mirando la lluvia por la ventana, y me imaginaría una cosa por cada gota de agua que cayese...



Me gustan los amaneceres que se tornan de un color vainilla. Son pequeños momentos en los que tu cuerpo aún está entre la vida y la muerte, cuando los latidos son suaves por no decir sordos y únicamente puedes dejar la mente en blanco o pensar en algo, algo demasiado fuerte. Piensas en porqué el cielo tiene esa luz tan maravillosa, imaginas si el sol está cansado de derrochar luz cada día sin que apenas la aprecien y si tiene ese sueño como el que tu posees. Son mañanas en las que te pones a imaginar dónde están esos dedos que encajan perfectamente entre los tuyos. ¿Sabes? Aún no entiendo cómo, a pesar del frío, a los gorriones les encanta tanto la nieve. Me gustaría entender porque el ser humano a veces tiene necesidades tan insanas, es decir, hay cosas que realmente no necesitamos pero nos encaprichamos y las conseguimos sin saber si realmente deberían estar allí. Hay miles de preguntas sin respuestas así que me dará igual, disfrutaré como siempre, a mi manera y sonreiré en un mundo repleto de dolor.
Pensar que yo pensaba que podríais tener “una oportunidad”. Como siempre una equivocación más, la fe en las personas inadecuadas. No voy a decir que me importe, quizás hayamos pasado un año juntos y os tenga aprecio, pero nada más. Que no os odio por ello, simplemente pensé que tendríais otra imagen. Solo números, ¿Verdad? Solo hay que empollárselo y ya está, y a lo hecho pecho, que yo no tengo nada que ver por lo cual me da igual. Que son viejos y el pasado, pasado está.

jueves, 5 de mayo de 2011

You know what?

I Wanted It To Be Real
Hay cosas que vuelven, vuelven y vuelven. Todo el rato, constantemente. No sé si con malas intenciones, pero el caso: Vuelven. Aunque ahora las controle, puede haber situaciones semejantes en las cuales todo se desborde. Quizás tiempo y paciencia, casualmente no tengo ninguna de las dos, esperar se me da bien pero hay momentos en los sé que las cosas van a ir mal. Ahora no sé si es el caso, tengo la certeza de que no pero la vida es muy perra y, creyendo en el destino o no, a todos nos coge por traición. Me gusta sentir la adrenalina correr por las venas pero no cuando el nivel es muy arriesgado.

martes, 3 de mayo de 2011

Nuestra misión en la tierra es descubrir nuestro propio camino. Nunca seremos felices si vivimos un tipo de vida ideado por otra persona. ( James Van Praagh)
Creo que hay que ser optimista. Supongo que si nos dedicamos a ver las cosas desde su peor punto de vista nos quedaremos de por vida estancados. También es verdad que hay cosas que inevitablemente, las vamos a ver mal, no voy a negar que cuando hablamos de humanidad todo me suena mal. O del mundo, según como lo mire, el mundo es bello, demasiado imperfecto pero con esto de que las personas pretenden convertirlo en un hábitat perfecto para ellos… No me convence. Pero tampoco se trata de ser pesimista u optimista, podríamos llamarlo ser realista pero estoy un poco en contra de ese término ya que me gusta más el de soñador. Una mezcla, no se puede ser extremista. Al fin y al cabo la persona realista suele ser pesimista y por ley de vida nunca menciona los sueños. Una persona soñadora debería ser optimista y evitar la realidad, creando su propio ecosistema en una burbuja que no es de verdad. No tiene porque ser verdad. Yo no me considero ni realista ni soñadora, ni pesimista ni optimista, simplemente soy, y siento y padezco y si sueño, sueño (a menudo), y si no lo veo, no lo veo, y si creo, creo. Y ya está. Me considero alguien que se lleva por impulsos leves, quizás hay veces que no piense en las consecuencias ni en los porqués pero ¿Qué importa? Quizás las cosas salgan mal pero solo hay que soportar la tormenta, luego amainará. No lo voy a negar, ha sonado un poco infantil e inmaduro pero creo que es una manera de dejarse llevar, es más, lo poco que me conozco, lo he conseguido así. Me gusta arriesgar, me gusta sentir la adrenalina correr por mis venas. Me gusta conocer a las personas desde su mejor perspectiva. Me gusta hacerlo a mi manera.
Me ha despertado un sonido demasiado agradable,
aunque haya sido antes del sonido del despertador,
me desperté feliz. Las golondrinas que abandonan
sus nidos. Locas a primera hora de la mañana.

lunes, 2 de mayo de 2011

He visto una babosa, he cogido una babosa y he sido feliz. Sí, es un detalle insignificante pero es de esos que me encantan. Porque a primera hora de la mañana he estado debatiendo qué seríamos las personas sin esos pequeños rasgos que nos diferencian. Personas, supongo, gente indiferente que sigue un mismo ritmo en sus pasos. Desconecta, que ahora toca trabajar.

Primera fase: Miente

Segunda fase: Sonríe

Tercera fase: Sé feliz.

domingo, 1 de mayo de 2011

I was thinking

Hoy la noche es larga (como otras tantas) y ya era hora de reflexionar. Supongo que son muchos detalles acumulados en pequeñas conversaciones, actos o abrazos. Me gustaría saber que pasa, de que mierda se inunda esta vez mi cabeza. Posiblemente de rabia. Me da rabia acabar todos los días amargada por intentar un pequeño esfuerzo y no conseguir nada. Un paseo, un café en casa o cualquier otro momento para que me demuestre que “ego” es lo único que me va a dar. Quizás le de mucha importancia pero no es agradable sentirse como un único recurso, como alguien que debe estudiar. Desconoce cualquier detalle de mí, desconoce cualquier afición mía que sea distinta a las fotos o el escribir, conoce la vida de mis amigos, sabe que el padre de tal está divorciado pero, ¿y mi vida? Lo privado, esa magia de hablar cara a cara y que se me dibuje la sonrisa tonta en la cara. Nada. Extraño profundizar en temas amargos y poder sacar cosas de mi interior. Antes lo hacía una vez por semana o me nacía la necesidad de escribir, ahora una vez al mes es demasiado, y solo si es posible. Me gustaría irme a un escondite en mitad de la nada, sentir los rayos de sol enredándose entre mis pestañas y respirar, sentir que estoy lejos de mi hogar y bien acompañada. Sería un silencio agradable, sin duda, confortable pero que sería destruido por algún que otro sentimiento expresado con palabras. Encontré un texto muy curioso que hablaba del amor. No soy fan de este tema, de hecho nunca hablo de él porque al fin y al cabo tiene derecho a nombrarlo aquel que lo ha experimentado. Yo prefiero haberlo ignorado y quizás eso haya provocado que arda mi curiosidad. Aunque como siempre mis labios quedan sellados, en el momento en el que hablo acabo desvariando hablando de cosas sin sentido como azoteas, atardeceres o lluvias azucaradas… Que Siento... que poco a poco me pierdo un poco más. Siento que ya no me encuentran, siento que ya no estoy. Solo sé que seré como un puzle sin acabar, una mirada que buscará respuestas en la tuya y se decepcionará al saber que allí no está. Que empiezo a nosear y eso es mala señal. Las horas se empiezan a derrochar por las noches, con un vaso de whisky con hielo, a veces un café con leche, en la terraza observando los edificios.

Estaba pensando en un ático, bien alto, con un atardecer como escenario. Un décimo piso ¿Te parece? Que estemos los dos solos, en silencio, lanzando aviones de papel. No me hace más falta que eso.


Una vez me preguntaron, ¿es malo llorar?



Somebody special

Carta a alguien especial:

Supongo que esto tendrá una pizca de detalles románticos pero creo que no tendrá importancia, me conoces bien y sabes la de cosas que puede reflejar mi sonrisa. Te escribía justo en este momento porque ya no aguantaba más y tenía que decirte tres cosas urgentes, no sé si hacerlo de manera clara y ordenada o de esa manera tan alocada que de te encanta. Ya lo veré sobre la marcha. ¿Alguna vez te has parado a pensar en nuestra relación? Porque yo aún sigo teniendo un poco de sobresalto al contar las veces que hemos compartido abrazos, ¿Ocho, doce, quizás alguna que otra vez más? Y la verdad es que ya a pasado casi un año, ya sabes, te conocí el día del cumpleaños de una chica, allí en Navalcarnero. Eso sí, te reíste de mí (¿y quién no?)

Sabes que tenemos algo, un pacto extraño, ni contigo ni sin ti. Quizás pasen meses en los que no crucemos miradas pero cuando nos encontramos es como si hace dos segundos nos hubiésemos visto. Necesito que sepas cuánto te echo de menos, espero que tu también lo hagas y si no, me da igual. Pero no es tu culpa, es más, no quiero que vengas a verme, tampoco voy a ir yo a buscarte, solo quería que lo supieras. No sé si se nota o si lo he mencionado en cualquier momento pero sé por lo que estás pasando y quería decirte que te apoyo desde el primer momento, y más ahora cuando a habido momentos en los que te has visto abajo. Al fin y al cabo es una etiqueta más lo que estás buscando pero es una etiqueta que todos necesitamos y créeme, la conseguirás, te estás esforzando. No dejes que nadie te derrumbe, si no dejarás que te controlen y no son tiempos para ello.

Creo que ya sabes el último punto, es más, no sé si debería recordártelo. Aguanta, te queda menos de un mes y no es momento de distracciones, te traeré algún que otro recuerdo fotografiado de mi viaje esperado y te desearé lo mejor en tu semana de desafío. Espero que podamos crear recuerdos nuevos después de todo esto, terminarás tú, terminaré yo, y espero poder recuperar las horas perdidas. Espero encontrarme con un abrazo y un beso entre tus labios. Que te amo, y lo sabes.

Te deseo lo mejor.

Hoy en día una buena experiencia requiere mucho. A veces incluso es inalcanzable a nuestras posibilidades. Eso y más cosas, cosas como los sentimientos. Aunque seguimos derrochando ira y rabia ya que no nos falta.