Pages - Menu

Popular Posts

domingo, 28 de junio de 2015

Jet Lag

Lo bueno del verano es que me da por pensar(te), meditar bastante hasta el punto de querer(te) saborear el Jet Lag de cuando llegó y de pronto simplemente marchó. Las casualidades dicen que si tienes suerte encontrarás a la persona adecuada que te dará tal hostia en la cara que entenderás que desde siempre hiciste las cosas mal. Y será la suerte de tu vida, créeme. Yo, personalmente, este verano quería brindar por todas aquellas personas que tienen heridas que lamerse, que no somos pocas, por las mentes fuertes que dan la cara cuando a los demás el miedo les retiene, brindar por los heridos, los soldados que a pesar de todo siempre van a la batalla.



Quiero beber tant cerveza que se me olvide hasta mi nombre y todas las personas que pasaron por mi vida, jugaron con mi bondad y mis buenas intenciones y decidieron darse la vuelta en el camino. Quiero sentir pena por aquellos que retrocedieron en lo aprendido y pasaron de ser alguien único a lo que fuera que fuesen antes de ello (que no me importa). He decidido, después de meditarlo mucho, que voy a ser fiel a mis principios, no me andaré con las niñerías ni haré tanto caso a los sentimientos que no sirven más que para joderte. Construiré mi pequeña casita de piedra y nadie tendrá las narices de llamar a la puerta siquiera. Digamos, educadamente, que esto son los pensamientos de una mente cansada, de alguien que ha decidido que se la resbala y que de una vez por todas, va a ser libre y volará sin nadie que le lleve de vuelta a la tierra. Tengo armas con las que defenderme de aquellos que traten de jugar con mi mente. Siento ser tan radical, pero me he cansado de ver caras largas, palabras falsas y promesas destrozadas. 

viernes, 26 de junio de 2015

La verás



Te dirá que nunca se enamora porque eso es para los cuentos. 
Se que te negará que existieran sentimientos pero si te atreves, mírala a los ojos y dime si la crees. 
Se ha enamorado hasta las trancas y es feliz en una utopía falsa. 
Porque se niega a si misma haber caído en el círculo vicioso del amor. 
La vi a escondidas, sonriendo, nostálgica aún teniéndolo todo.
 No lloró al verlo marchar ni se manchó las manos con el carmín de sus labios. 
Simplemente la vi suspirar sucumbida en sus brazos viendo anochecer en el pequeño puerto de la felicidad.
 O así lo solía llamar. 
Paseó de la mano con otros tantos y junto sus labios con despojos de otros años. 
Se hundió en la miseria de saber que lo bueno duraba poco y que lo malo se quedaba a largo plazo. 
Sus pestañas bailaban, te juro que se movían en un sin fin de parpadeos atónita ante su belleza. 
Y no veas cuanto sonreía, jamás pensé que una sonrisa tan rota engendraria tanta hermosura. 
La vi un día con una botella de champán esperando a alguien, o eso me temía, hasta que la descorchó para si misma. 
Y en una balada que solo su mente tocaba parecía celebrar que había sucumbido al término amar.
 En ese momento, mi querida dama, mi doncella, mi alma dejó claro aquello que tanto resaltaba : 
era libre.
 Como los pájaros cuando vuelan, como el viento que levanta su falda. 
Posaba como las estrellas en una alfombra roja ante su mirada y le encantaba, la ponía al rojo vivo saber que alguien se la comía a través de las palabras.
 Pero la vi marchitarse o al menos debilitarse cuando se enfrentó a lo que pasaba. 
Ni más camas, ni rincones llenos de fantasmas, sabia que eso estaba hecho para los cuentos de hadas.
 Así que mi preciosa señorita se acabó la botella y con ese andar que tanto desesperaba, se marchó como si nada de esto existirá, como si no pasara nada. 
 Era una fiera y era tristemente libre hasta las entrañas. 

sábado, 13 de junio de 2015

Con una copa de más

Creo que el momento de escribirte es ahora, con alguna copa de más. Contarte que he estado en sitios increíbles donde ni siquiera podrías imaginar. Con gente joven, no tan joven, con ansia viva de amar. Hoy he conocido el amor como a mi me gustaría cantar. Puro, suave, música de verdad. Y cada uno de esos rincones quería mostrartelos. Pero sería de cobardes no aceptar que casi lloro de impotencia, porque ya no se como dar. Que a veces me gustaría verme reflejada en tus ojos y se que sería una mas. Una imbecil más que da todo para que tú puedas avanzar. Te veo tan bien, no feliz, pero con tus pros y tus contras. Y se que eso es lo que quiero potenciar. Que veas que tus defectos no son defectos,  son algo que mostrar. Por lo que luchar, amar, crecer, respirar.  Quiero que conozcas la belleza que es Madrid y aquello que puedes anhelar. Que los polos opuestos necesitan un alma en el que sustentar. Que quizás tu eres un náufrago pero tu mi salvavidas. Quiero que entiendas que nada de lo que haces estas mal. Que tienes que crecer, luchar, madurar. Pero que tienes la posibilidad de no hacerlo solo y de la forma más hermosa que te puedo aportar.

jueves, 4 de junio de 2015

One more time

Y que este no querer, esta estúpida maña de pensar en ti va a acabar. Porque no sé como lo haces pero siempre que pienso, que vivo algún momento quiero compartirlo contigo aún sabiendo que no volveré a saber de ti. Que eres feliz, supongo que estás bien y yo sigo aquí, pensando cuando volveremos a cruzarnos. A veces me apago de pensar en cómo me volví tan débil, queriendo que supieras como se siente viendo la bondad con estos ojos. Cazando oportunidades, aventuras únicas que solo viven en mi mente. Y mientras tanto ha de volver la primavera, siempre que quieras y al besar sigues cambiando las mareas. Han de llegar nuevos amores, que a otros les fugue tu bondad, te pasara la vida y yo seré tu paz. Se de ese viento que te peina, noche que tiembla en tu mirar.  Cuando dormido te venzan de alguna manera te haré despertar. Seré señal cuidándote de cerca. Cambia la historia como siempre, vuelve a contar tu otra mitad, cuando te abracen y tiembles y un golpe de suerte te llame papá. Te va a pasar, sal a volar y vuelve. Siembra de ti este mundo enfermo, sálvalo y luego sal de aquí, como conmigo has hecho, dime que sí. Me llevo tanto amor que el tiempo irrepetido bastará, No llores más, la vida ya te espera. Cuenta conmigo cuando cuentes, salta a la hoguera y yo detrás, sigue sin miedo a la muerte, mi niño valiente y no mires atrás. Te va a pasar, la vida ya despierta.