Pages - Menu

Popular Posts

sábado, 17 de enero de 2015

Menosprecio

Menospreciada al instante, con la capacidad de admitir los errores que cubrieron su cuerpo desde hace años. Más guapa, más inteligente, con una memoria innata. Pero no es así. Y siente que quizás podría haber sido así. ¿Y si hubiese sido así? Hubiese sido feliz, a su lado, desperdiciando las horas en otras noches que no fueran Madrid. Y besaría otras lunas que no volverían a dormir. Peor no es así. No es así ni sería así. Por que es tan relativo si fue su culpa, si fue la vida o fue de follar tanto. Seguramente nunca lo sabrá y ¡Bendita naturaleza por ello! Que la dio el don de olvidar(te). Besa a veces la boquilla de algún cigarrillo recordando, queriendo querer de nuevo como quiso a quien no le quiso cuando ella quería que le quisiera. Se despertó con enemigos, con miedos deseando su vida. Con muertos deseando que volviera a ellos supurando heridas.

Sería capaz de contar miles de historias pero es su nombre el que se cruza en su memoria. Y quizás hubiese olvidado su rostro de no ser por que lo ve cada madrugada, tan frío como la pared, tan alejado. A veces recuerda su voz, a pleno pulmón, poniéndose a cien. Sabe que es su medicina como es su maldito veneno. Poco más y hubiese muerto. Exhalado su ultimo aliento en un sueño no real.

Menospreciada, al instante. Por que no es nadie, no es nada. Es un algo más, algo incapaz de poder merecer un mérito por sus actos, sus palabras, Porque es vieja, conocida y lo mismo de siempre. Acabó la obra de su escenario y nadie la recuerda. No con cariño, no con flores. Pero ahí estas tú, y es que es tarde. Pide perdón, de verás que lo hace.

Por ser como es, por no olvidarte (poco a poco), por no poder hacer canciones ni reconocer que ese besó la gustó.

"Dejarme de noches calladas como putas por encerrarme en un mundo paralelo, tan fantástico. Hacerlo real, ganármelo a base de sufrimiento ajeno y dolores placenteros. ¿Qué estoy diciendo? No soy así, no voy a serlo, creo que no quiero verme reflejada en ello… pero es que últimamente ando medio llorando. Y es que el viene a hablarme de ti, me golpea la cara con la intención de curar mi enfermedad ¡qué no estoy enferma! Le replico. Estoy cuerda en un mundo de transparentes, almas ensimismadas en un futuro negro sin ningún sueño. Sácame de aquí ¿Qué me pasa? Hablo sin sentido con alguna intención, quizás busco distracción, a lo mejor quiero más de lo que puedo tener, ¡no lo sé! Me estoy volviendo loca, siento el ardor en mi garganta, un torrente de agua salada está al caer…"

jueves, 1 de enero de 2015

That's what she Became

Recuerdo la primera vez que vi llorar a mi Madre. Para mi aquel día acabaría convirtiéndose en la primera lección de mi vida. No era más que una cría que veía como mi madre protegía una caja de cartón en nuestra terraza, llorando. Mi madre era una gran doctora que apenas había conseguido el respeto de sus nuevos compañeros por el mero hecho de ser inmigrante. Y lloraba de rabia diciéndome estas mismas palabras:

-¿A caso somos Dios? ¿Tenemos la capacidad de crear vida y criaturas tan bellas como estas? ¡No! Tenemos el poder de quitar vidas pero no de devolverlas. Entonces ¿Quién se creen los demás para tener derecho a jugar a ser Dios?

Gatitos. Lo que contenía esa caja de cartón eran nueve diminutos gatos con infección en los ojos, rescatados tras haber sido arrojado a las vías por unos niños Marroquíes. Mi madre repetía constantemente que ellos reían.

Se salvaron y empezaron un buen camino. Pero desde ese día me pregunto cada vez que alguien acaba con una vida, humilla a un ser humano, tortura un animal o simplemente no cuida de las plantas ¿por qué la gente sigue jugando a ser Dios?