Pages - Menu

Popular Posts

viernes, 31 de diciembre de 2010

Another red light

Otro héroe, otro crimen sin sentido tras el telón en la pantomima. Suceda lo que suceda lo dejamos todo al azar. Otro corazón roto, otro romance fallido. Una y otra vez ¿sabe alguien para que vivimos? El espectáculo debe continuar. Fuera el amanecer interrumpe el escenario que aguarda nuestro destino final. Dentro, mi corazón se rompe, mi maquillaje se cuartea pero mi sonrisa aún permanece. Seré la protagonista, seré la reina, tengo que encontrar la fuerza para seguir con el espectáculo. El espectáculo debe continuar.

miércoles, 29 de diciembre de 2010

Heaven can wait

Ella no era una princesa, no era hija del dueño de hacienda ni nada digno de admirar, era hija de un parado y una vieja bruja alocada, sin ningún hermano y como mascota, una comadreja. Pero era hermosa, tan bella como la lluvia de verano y, aunque sus vestidos no fueran caros, sabía cómo llevarlos dándole elegancia a su cuerpo delgado ¿Sabes? Alguien se enamoró de esa dama de cabellos oscuros pero rubios a la luz del sol, alguien supo apreciar el brillo intenso del azul de sus ojos, también su extraña forma de andar, a veces brincando, a veces lento, como si fuera contra el viento. Ese Caballero ¡tan orgulloso! ¡Tan egocéntrico! Investigó durante un verano, un otoño, un invierno y media primavera para conocer su nombre, ¡quería saberlo todo! Su color, su perfume, sus aficiones, sus sueños… quería formar parte de ella y convertirse en su esencia. Y por fin, obtuvo el valor ¡qué valiente! Lanzó piedras contra su ventana suplicando su amor y cuando ella se asomó el susurró: “Sé que no me conoces y voy a suponer que tu papá no te deja hablar con desconocidos pero yo, bella dama, te he buscado durante meses por no decir un año y al fin, ¡oh, al fin! Estoy frente a ti, y aunque es de noche sé cuál es el color de tus ojos, sé que la luna te tiene envidia y por eso hizo oscura la mitad del día. Te ruego por favor que bajes y me des tu mano, que arriesgues tú futuro a este loco desconocido, si no… Harás que mi futuro se vuelva gris y triste” Y así fue, su futuro se tornó de un color medio asqueroso pero tan oscuro que no lo puedes ver en mitad de la noche. ¿Sabes lo mejor? Pasaron meses y recapacitó, tras organizar sus ideas y acomodar sus días se instaló en su nuevo hogar, independiente de sus miedos y nació una nueva criatura con soles en las venas y sueños en las pecas. Un día cruzando el mercado unos actores estaban recitando, se trataba de un escritor apenas famoso en esa época y sus actores representaban a una dama y un caballero, ella en la terraza, él suplicando por su amor ciego. Sintió un leve dolor, sí, era su corazón destrozado y el amargo ardor de sus lágrimas. Le quería, a eso nadie podía responder con traición. Ella se arrepintió pero ya era tarde, no había por lo que luchar hasta que tras años de sueños rotos, él tomó su mano, se encontraron en un lejano campo, y creando ambas sonrisas aclamó:


"¡Oh, Juliet! ¡Tu sonrisa me hace tan feliz! Porque sé que es gracias a mí, porque has demostrado quererme…”

“¡Oh, Romeo…!”

“No temas, Juliet, Ninguna causa está perdida mientras haya un insensato luchando por ella

lunes, 27 de diciembre de 2010

My way back home

La vida da muchas vueltas, ¿Verdad? Im-presionante, dos palabras, sin duda alguna. Hoy me he sentido como una adolescente de película que se reúne con sus amigas y no puede aguantar revelar su secreto y tras horas de retenerlo lo cuenta en el peor momento y, y… ellas gritan “¡lo sabía!” olvidándose por completo del tema anterior. Y yo por fin puedo con una sonrisa contar cada detalle y después enterarme de la historia por completo, volver años atrás cuando lloré de nostalgia y me apoyaron. Al parecer es verdad eso de que nunca nos podremos librar del pasado pero, en este caso, no me parece malo. Quizás este secreto no quiera revelarlo, he vuelto ha hacer algo que nadie sabe de que manera mirarlo, quizás no lo confiese a menos que… Nada (:

Nice to meet you again

domingo, 26 de diciembre de 2010


Sácame mi mayor sonrisa

Toda historia tiene su final,en la vida,cada final es un nuevo comienzo

viernes, 24 de diciembre de 2010

(:

-The Spanish is the lenguage of the lovers
J.L.

I removed the chains of these doors

i will not kill you

Me río, me hace gracia ¿A ti no? Ser tan hipócrita, mentiroso, ¡como quieras llamarlo! ¿Cuánto dura el amor? Esa es un cuestión que siempre me he planteado. Han sido capaces de demostrarme que años, meses, interminable… Pero nunca, repito, NUNCA me he imaginado que desaparezca en dos semanas, o incluso menos. Decías que no querías que eso desapareciese… que estúpido por tu parte, estabas… ¿Jugando? ¿También querías probarme y mofarte en mi cara de que pensabas que valía más? ¿Qué era esto? Un entretenimiento para tenerme siempre allí al lado en caso de quedarte solo. Y lo conseguiste, al principio. Ahora, de repente dices que no queda nada de amor pero si de amistad, te contradices, antes era al revés y no ha pasado de ello ni un mes. Has contestado solo a tus preguntas, no hace falta que sepas nada de mi situación, seguiré siendo una desconocida para ti, disfrutaré con ello y más si puedo hacer más que eso. Ni siquiera me molestaré en mirarte tras el cristal, no vale la pena recordarte tal y como eras ni imaginarte hablando como antes. Me reiré, lo haré en tus narices si hace falta y de la manera más fría te diré: Olvídame. Porque, supongo que el “te odio” del otro día te quedó claro. No hace falta que me odies, ya lo haré yo por ti, te odiaré por los dos, así, quizás, descubra que no eres más que lo que todos decían. Una persona que no vale la pena. Me da lástima, a mi me demostraste que sí, pero no ahora.

miércoles, 22 de diciembre de 2010

I cried last night

Podría venir, arrodillarme a tus pies y decirte: Tenías razón. Vería tu rostro degustando ese placer de saberlo todo y sabiendo que estoy hundida en el subsuelo. ¿Hoy? Exceso de información. Quizás mis movimientos no eran los apropiados, incluso me atrevería a decir que mis palabras tienen todo el derecho de ser juzgadas. Eso, amigo, se llama rabia, querer darte el mayor guantazo de la historia pero frenarme al ver tu cara, ver ese verano que se pasó tan rápido, como perdía los estribos y me cogías en brazos o como si de cualquier saco me tratara y prepararte para lanzarme al agua sin remordimiento alguno solo para verme sufrir, escuchar mis gritos de súplica con los cuales sonreías. La de veces que me callabas para que mis palabras dejaran de sonar tan ideales. Lo único que pude hacer fue pronunciar un “gilipollas” y un “te odio” separado de otro “gilipollas” por llantos y retención de lágrimas. Quizás ni siquiera tuviesen sentido, pero por lo menos sé que no se trataba de una conversación, se trataba de una recriminación, en todos los sentidos, por parte de una persona tolerante y respetuosa con cero por ciento de rencor. Me avisaron, sin duda, personas de confianza, por supuesto pero si tuve un plan, estaba dispuesta a continuar, si llevaba prácticamente un mes ocultando mi secreto ¿por qué debía abandonar? ¿Por qué es un egoísta? Si, es posible, por egoísta, por desconocido, por… No lo sé.

martes, 21 de diciembre de 2010

Just a little

Nos movemos a descoordinación del compás de un reloj, cada cual a su ritmo sin tener el cuenta el tiempo que transcurre a nuestro alrededor, como en las películas, cuando el tiempo se para solo para nosotros mientras el mundo avanza con descontrol. Nos miramos, me encantas, te encanto, tu tratas de seguir mintiendo, yo intento seguir ocultando lo que siento, tú te aburres, abandonas el juego, yo avanzo, dejo de tener miedo y ya no tiene sentido. Es tarde y no vale la pena, como siempre, “ni lo intentes” me asienten, tendré que dejar el tema en paz. Allí pasará, años en un rincón con la duda de que hubiese pasado y el porque nos hicimos tanto daño. Espero que antes de responder a esas preguntas se haya ahogado entre el polvo y podrido en la oscuridad, así se olvidan las cosas porque estoy un poquito hasta las narices, pero que quede claro, solo un poquito.

lunes, 20 de diciembre de 2010

.

Basta. Estoy fuera. De los recuerdos. Del pasado. Pero también estoy perdido. Antes o después las cosas que has dejado atrás te alcanzan. Y las cosas más estúpidas, cuando estás enamorado, las recuerdas como las más bonitas. Porque su simplicidad no tiene compraración. Y me dan ganas de gritar. en este silencio que hace daño. Basta. Déjame. Ponlo de nuevo todo en su sitio. Así. Cierra. Doble vuelta de llave. En el fondo del corazón, allí, en aquella esquina. En aquel jardín. Algunas flores, un poco de sombra y después dolor. Ponlos allí, bien escondidos, te lo ruego, donde no duelan, donde nadie pueda verlos. Donde tú no los puedas ve

El amor concede a los demás el poder de destruirte

sábado, 18 de diciembre de 2010

Jump and touch the sky

Acomodado sin sentir tu cuerpo abres tus ojos y lo primero que ves es un brazo, supones que es tuyo, lo ves borroso pero descubres algo: está grabado, quiero decir, tiene algo garabateado. Entrecierras los ojos para descubrir el significado de sus letras y descubres algo que te hiela el cuerpo pero que se calienta con una sonrisa recién naciente: Jump and touch the sky. Te sientes vivo, cambia tu chip en un segundo solo por eso, te da alguna especie de… esperanza. Y recuerdas cada detalle del día anterior, cada abrazo, ilusión, las palabras que compartiste con un gran amigo, las diferentes formas de agradecimiento que intentaste demostrar, tu sonrisa, alguna suya. Las horas se hicieron largas para luego tener que luchar como auténticos soldados, de verdad, aparentaba ser una pesadilla, una película de terror, todos corriendo, apelotonados, parecía que estaban huyendo de algo pero no, pretendían alcanzar algo. Lo que más recuerdo de esos momentos fue una mano que continuamente me sujetaba, no nos íbamos a separar, eso no estaba previsto en nuestros planes y por suerte, lo conseguimos. Oímos críticas, palabras sin sentido, incluso estaba dispuesta a pelear con alguien. Lo recuerdo perfectamente, pudimos disfrutar de un grupo impresionante y tras una hora después de nervios, cayó el telón y se hizo la oscuridad sumergida en miles de gritos y una única voz. Después, no podría describir el después, ella lo hizo tan especial que no podría expresarlo todo. Disfruté de una sonrisa toda la noche, incluso cuando nuestras piernas estaban a punto de caer, lo hicieron alguna vez pero había que aguantar, era imposible de evitar. Hoy, cuando me despierto, me pregunto si realmente fue un sueño porque me siento tan cansada pero a la vez tan viva que podría afirmar distintas teorías. Aunque, al fin y al cabo, si fue un sueño, es una pena pero sueño o realidad, me han hecho sentirme demasiado bien, tanto que voy a intentar cambiar ciertos aspectos que alcanza mi vista.

jueves, 16 de diciembre de 2010

Happy

Míralo, no todo es tan malo, ¿ves aquel hombre con su hija? ¿Ves? Te ha dibujado una sonrisa. Si te das cuenta de cada cosa que te rodea te volverás loco por no saber a cual mirar primero, yo te sugiero que solo camines de frente hasta que algo te llame la atención, y si no estás contento, haz tú algo que traiga la felicidad a los demás, así reirás tu mismo. Estar amargado no es bonito, o sí, claro, todo tiene su lado bello pero ¿Sonreír, regalar sonrisas? Nadie me puede negar que eso no es precioso porque hasta la persona más cruel se contagia de una sonrisa al ver a un bebé hacerlo en mitad de la calle. Me want happy (:

lunes, 13 de diciembre de 2010

Ganas de mí

Ya sabes, hacer a una persona feliz no es tan fácil pero ¿sabes? He decidido dejar de ser esa cuarentona amargada por la que algunos me tomaban, tan sosa, sin vida, ahora volveré a correr sin sentido alejándome de mis miedos. Porque tengo ganas de sentir algo distinto y quieta no lo voy a conseguir, quiero reunirme con café y dejar de lado a chocolate que lo único que hace es amargarme, que me deprime ya desde noviembre y no quiero ni verle. Dame un motivo por el que me tenga que rendir, la vida es bella, solo hay que verla y dejar de lamentarse, sí, no es optimismo, es volver a recapacitar echándole una hojeada al destino. Porque tengo ganas de mí.

domingo, 12 de diciembre de 2010

Evol


-¿Sabes...? Pensé que deberías saberlo.


- ¿Saber qué?


- Que alguna vez fuiste feliz conmigo


Mantengo una relación muy intensa con dos hombres a la vez, uno se llama chocolate y el otro café

You nou?

Es tan… agradable. Escuchar de alguien a quien quieres saber que nunca estarás sola, que tienes esa gran facilidad para hacer a las personas sonreír. Cuando entraste por primera vez a ese gran edificio tu nombre sonaba por todas partes, como si fueras diferente, alguien increíblemente especial. Me sigue asombrando, nunca lo vi así. Es demasiado para mí abrazar a alguien y que por lo bajo de susurren que tienes una gran facilidad para entrar en la vida de las personas pero en cambio, es tan difícil que salgas de allí. No sé si sentirme alagada o simplemente olvidarlo pero lo pienso ¿cuántos son amigos de verdad? Aquel con el que pasaste seis meses de tu vida como algo especial, a quien perdiste pero tras semanas de distanciamiento era tan imposible pelear, que tras continuas guerras diarias solo querías un abrazo, de él. Aquella persona con la que ya compartes cinco años de tu vida. Ella te conoce, ella está unida a ti gracias a un satélite, la Luna. Esa que siempre te apoyará hagas lo que hagas… que quizás no te demuestre todos los días su cariño pero es que no necesito un te quiero, la necesito a ella. A esa persona que le has dedicado prácticamente doce o trece años de tu vida, con distanciamientos, disputas, sí, pero que a pesar de todo volvéis a estar unidas. Es esa persona por la que darías tu vida, porque la quieres, y solo necesitas su felicidad. Esa persona de hace cuatro años con la que el otro día lo recordaste, quizás no os veáis continuamente pero siempre está allí, con trescientos abrazos y una tableta de turrón de coco. Esa chiquilla que conoces de no hace más de dos años pero cada día te sorprende más, que siempre te cuenta sus batallas y la admiras, es tan segura de sí misma que tiene todo en la palma de su mano, incluso a ti. Esa persona con la que compartes muy poco tiempo pero parece que lleváis siglos de eternidad compartida, que la ves diez veces en tu vida pero que cada encuentro es como si hubiesen pasado segundos desde la última vez. Esa otra con la que compartes los cafés en lo alto de un edificio, vuestra ciudad, vuestros atardeceres, vuestras imágenes captadas, tan especial… Y esa loca ¿qué me dices de esa loca? Esa que nunca compartiste tus minutos y ahora ansías hacerlo cada minuto de tu vida. Esa loca que vive lejos pero que te da igual, es única, su escritura, sus palabras, sus frases sin sentido. Esa chica callada con la que has compartido tantos años en clase pero de callada nada, es la mejor amiga que puedas tener, tan preocupada, organizada, única. Y él, ese que siempre sabe cómo sacarte una sonrisa, que al parecer únicamente piensa en ti y te hace sentir tan especial, es increíble y cada minuto que paso con él es distinto. Con esa facilidad para hacerte pensar, la manera tan radical que tiene de hacer que te preocupes por cada uno de sus actos, su tranquilidad… Único, a veces me hace sacar toda mi rabia pero la calma con un abrazo, con su sonrisa, que quizás nuestra relación sea extraña pero eso somos, dos extraños con una relación especial, diferente, única, que a veces me encanta. Sois vosotros… alguno más, sin duda, peor vosotros, personas locas que me hacen saltar sin sentido alguno. Vosotros, de todas las personas que puedo llegar a tener, sois los que quiero conservar.

viernes, 10 de diciembre de 2010

¿Y ahora?

No podemos esperar a que las personas se vayan sin ninguna razón. Podríamos empeñarnos en pasar la vida buscando esos porqués pero es mejor olvidar los malos momentos pero ante todo, aceptar que quizás no vuelvan más. Tengo un único sueño y es volver a verte feliz, sonreír, es tan bello. Una vez te dije “hace mucho que no sonríes” y tú, me enseñaste una foto con la sonrisa más ancha que podrías haber creado y lo hiciste, fuiste feliz ¿y ahora? ¿Lo eres? Porque yo no. Tengo ilusiones, tengo ganas de algo parecido a lo que podría conseguir en ti. En una calle de Lublin dejé tantas cosas, ahora lo pienso y eran sueños, fantasías que afirmé reales pero que no están aquí. Dejé la confianza, las ganas de amar, un reloj que siempre iba hacia a atrás, tres o cuatro abrazos y algunas sonrisas. Olvidé una nostalgia inmortal en aquel viejo piso con vistas a la ciudad, dos pares de sueños en el ropero y el olor de la esperanza entre las sábanas. Y yo te digo, querido alguien, si algún día ocupas tú ese inolvidable apartamento puede que no sea aún tarde para acercarte, lo dejé en un papel, para informarte y recordarte que sigo viviendo en el mismo piso marcado por la letra “B”. Quizás sea yo misma quién lo haga dentro de un año o dos pero me derrumbaré, lo sé, no seré fuerte para entregarte todas esas cosas, cariño, sería imposible para mí. Patalearía de rabia viendo como dejé lo que un día fui entre la vajilla de porcelana, las plantas aún así parecerían regadas, quizás por mi llanto o porque poseen la inmortalidad. Solo quedará esa pequeña habitación con tu foto de seis años, con ese pelo tan largo y un vestido blanco, sin ningunos ojos para verla ni ninguna sonrisa que quiera recordarte. Ahora lo harás tú, verás esas fotos y libros que un día fueron tratadas con todo su cariño, saborearás las miles de botellas de licores y whiskys que enviabas cada Navidad y seguirás oliendo a pan recién hecho en aquel horno de gas. Abrirás el buzón donde llegan miles de cartas que nunca nadie responderá. ¿Cómo es posible? Allí se quedó, eso que nunca aprecie, ahora lo tengo aquí, eso que tanto quise. Estoy dispuesta a renunciar, quiero que le den una oportunidad a esta perra vieja que vaga sin su dueño.

jueves, 9 de diciembre de 2010

Iap


Enciendo una hoguera, quemo mis ojeras y espero a que llegue el gran baile, donde olvidas mi nombre y nos conocemos de nuevo. Quiero ese vestido rojo, ponérmelo y que se enamoren, pierdan la cabeza por cada uno de mis pasos, solo si eso me hace sentirme mejor. Me siento perdida, yonki de nostalgia a algo que nunca tuve, busco palabras como quien busca hierba y entierro mis ganas de correr bajo las piedras. Como si estuviese muerta, si no quisiera seguir siendo joven, como si… estuviese fuera del cielo. Las personas viven del ego, de sus errores, de lo que tiene que ver con su nombre, nada que no esté en su camino. Y es tan… Indescriptible. Ando sin rumbo pero lo peor de todo es que no es de la manera en que a mí me gusta, es de una manera tan fría…