Pages - Menu

Popular Posts

martes, 25 de diciembre de 2012

Ay Madrid..

Por una noche en Madrid, donde nos lleve la línea doce, haciendo saltos y trasbordos buscando algún callejón en el que vivir. Buscando sueños y anécdotas, reír, recordar las horas que trasnochamos en aquel bar de Tirso que tanto me gusta a mí. Amaneciendo con el grito de los gitanos, despertando con el olor a rastro, olor a cuero que nos llevará hasta la Latina, un buen sitio para vivir la vida. Por una tarde en Colón subiendo por Alonso Martínez, muriendo de sed, mendigando una cerveza, vendiendo hasta el alma y la cabeza, que yo no voy a pagar cinco pavos, ¡chaval! que en el chine me sobra y me da. Que es de pobres, comenta una pija, que vamos en taxi, insiste el otro, mientras nos miramos, tristemente fumamos chustas pero es un placer, no es de locos. Por el día que fuimos dueños de Gran vía, ni las ambulancias, ni los coches de policía. Incapaces de calmarnos, estaban dominados, súbditos a los que acosábamos en la parte de atrás a vista de todo. muchacho. Y los vasos estaban altos, brindábamos por poder respirar. Estábamos orgullosos. Por una noche en Anton Martín, perdernos entre las calles que no alumbra ni Dios, escondernos, fumarnos un porro, follarnos la mente hasta acabar con el dolor. Por las azoteas, inhalar el humo de Madrid, por las vistas y el "ójala estuviera aquí". Las miles de ocasiones de dormir entre cascadas y plantas, por una noche en el Retiro con una botella hasta las trancas. Esta noche brindo por mi amor, un amor compartido que me deja y vuelve a mí cuando se lo pido. Por esa zorra que me prometió el cielo y lo único que me dio a ver fueron los edificios comiéndome. Por los bocaos que me debe en una terraza de verano, con sangría, cigarros y algo de aliñado. Que desde que la conocí, me escapaba a tientas para nunca alcanzar sus piernas. Antes vivía sus recuerdos sobria, sin necesidad de whisky en mis entrañas, y las sustancias psicotrópicas eran un lujo en esa época. Ay amor, cuantos amantes asesinaste, cuantos niñatos me dejaste en la calle, a cuantos me dijiste que besara y se fueron para no volver. Tu me querías a mi para tí sola, pero no hacía falta maldecir al amor ¿No? Eres un maldito putón, pero eres ma love. Querida Lady Madrid... ¿Qué hubiese hecho sin ti? Si de Madrid al cielo, yo vivo en Móstoles (al suelo)

viernes, 21 de diciembre de 2012

Tengo los dedos amarillos y el hígado color asfalto, Sigo haciendo canciones, sigo fiel a los lavabos Y ahora duermo con enemigos y los pulmones encharcados, Los ojos con el brillo de suspiros derramados... Incluso cuando lo ves todo negro, cuando crees que te ves incapaz de luchar por el amor, no existen sentimientos. No hay amigos en vano ni personas que merezcan ser llamados humanos, acostumbrado a la soledad y al engaño, donde sólo existe la familia... Ni siquiera ella está allí, te ha abandonado ofreciéndote una maleta y retandote a coger el próximo tren. Y lo haría, con gusto, porque me han echado y porque lo que más duele es que lo hagan porque de tantos "disgustos" no me quieren ni ver. Es mas fácil quitárse el problema que solucionarlo. Gracias.

jueves, 20 de diciembre de 2012

No puedo más, no puedo vivir con la carga de sentirme sola y creer que soy yo la que hace las cosas mal. Uno ya se cansa de llorar

martes, 18 de diciembre de 2012

Aficionados a abrir personas a mi me cerráis el corazón. Y no una, ni dos,, más de tres veces fueron las que volví a ser engañada con dulces palabras de amor. Yo soy la broma ¿Verdad? Esto no tiene ninguna gracia, tu tampoco tienes gracia, mi vida ultimamente no tiene gracia. ¿Qué pretendéis? Suficiente que para coger sueño me toca beber.

The moment I knew

La misma historia, una y otra vez, parece como que las cosas empiezan a acelerar y cuando se produce la colisión, llega el dolor, y con el, se para el reloj. Harta de escuchar que mi listón debería ser más alto, que puedo tener a cualquiera, me enamoro de los peores ¿Y qué hago? Si son todo prejuicios y contradicciones. El problema es que siempre huyo, no soy capaz, me pongo los limites a la hora de amar para cortar la historia de raíz y que a nadie le de tiempo a llorar. En cambio, aquellos a los que un día quise de verdad, no solo se fueron... desaparecieron. Y vivo con el maldito miedo desde que aquel chico desapareció de mi colchón con la promesa que me llamaría esa misma tarde. No apareció. después llegó mi otra perdición, queridos dieciocho mi amor, te dejo como regalo un "no volverás a verme" y un adiós. Y así desapareció. Oh llegó el verano y, ¡Dios mío!, nunca podría estar con alguien que me cambiará mi yo. Juró amarme, juró haberse enamorado de esa chica que a su lado creció mientras jugaba con el comodín de la exnovia que un día dejó. Mentiras y engaños, nadie me avisó. Le sucedió una historia en la fui yo quién la cagó ¿y ahora? ¿Qué es esto? ¿Una maldición? No es tu culpa me dijeron, ellos mismos me lo asintieron. ¿Entonces? ¿Que diablos he hecho?


And it was like slow motion, standing there in my party dress, in red lipstick, with no-one to impress, and they’re all laughing as I’m looking around the room, and there’s one thing missing... and that was the moment I knew. And the hours pass by, and I just want to be alone, but your close friends always seem to know when there’s something really wrong, so they follow me down the hall, and there in the bathroom I try not to fall apart, as the sinking feeling starts, and I say hopelessly... he said he’d be here.And what do you do when the one who means the most to you is the one who didn’t show? You called me later and said ‘I’m sorry I didn’t make it,’ and I said, ‘I’m sorry too.’

viernes, 14 de diciembre de 2012

Cometo muchos errores a diario, tantos que la gente los acaba disfrutando. No soy preciosa, soy un conjunto de imperfecciones que a medida que las cosas salen bien, se van notando. Por eso es por lo que no voy con garantía pero si que aviso a los días. Siempre que la felicidad llama a mi puerta la cierro, tapio ventanas y toda salida, no es miedo, lo juro, no creo en largos días de amor, ni de risas y historias por contar. Porque todo queda en el recuerdo y no arriesgo una buena amistad por un buen momento. Entonces ahora es cuando se desestabilizan mis esquemas. Es tan ridículo, como me veía condenada a vivir en un bucle de principios donde pensaba que amar, era opcional. No estoy enamorada, tampoco esta en mis planes, como ya he dicho, soy de cerrar ventanas. Pero hay algo de ese momento que me hizo creer que te conocía, que los años han pasado pero que seguía sintiendo lo mismo. Que ridículo. Siento una acumulación de euforia y miedo. No tengo claras las intenciones de ninguno y he aprendido con el tiempo, que intentarlo, no vale la pena.

martes, 11 de diciembre de 2012

O'Marisquiño 2o12

Llega diciembre, quiero decir, poco a poco va terminando y muy típico de este mes es plasmar en un escrito todos aquellos recuerdos vividos. Dos mil doce no ha sido lo que se dice el mejor año. Pero hay un único recuerdo que hace que se me erice el vello, y no es de miedo, es de emoción. Agosto llegó con la sorpresa de ser una niña mimada, Dios, no imaginaba ir a ningún lado si no era en un brillante carro, no me bastaban las ruedas de mi patín, quería velocidad. Vestidos, faldas, maquillaje, ser su encanto. Cenas, velas, antojos innecesarios, algún que otro capricho, además de vivir a base de engaños. Y la única que salía perjudicada era yo. Ya no había comidas en el retiro, ni largos paseos por el rastro, dejaron de existir los típicos revolcones en el césped, tan normal del verano. Las amistades se fueron alejando, estaba perdiendo pero no me importaba, supuestamente tenía un ser amado. Aunque bueno, en mi ausencia el amaba a otra y luego era yo la que besaba sus labios. Con el tiempo, decidí embarcar en ese avión con la promesa de que nada habría cambiado. Cuanta mentira hubo en esas palabras. Nunca imaginé que seiscientos kilómetros lejos de Madrid podrían provocar tal choque con la realidad. Fueron miles de abrazos, la compañía de una gran persona, mi mejor amigo. Sería exagerado decir que el me brindó la oportunidad de cambiar mi vida, volver a ser yo. Creo que incluso ahí conocí el amor. No lo sé. Parece una película sacada de los años cincuenta. Solo sé que me bastaban las noches en vela, luchando por el reino del colchón, horas de risas y reflexiones con una bañera llena de espuma y algún brindis. Cerveza, cigarros, sabían tan bien, se me olvidó ese tipo de costumbres. Había olvidado a reflexionar y calcular mis pasos, que más daba, siempre me daban lo que deseaba. Y hablando de cálculos, amé los momentos en los que la espuma se desbordaba y el suelo parecía una llanura recién nevada en la que poder jugar. Recuerdo las carreras con el patín a través de los pasillos, como nos colábamos en habitaciones de desconocidos que con los días, fueron hasta amigos. La vida sobre ruedas parecía irreal, aquellos tres días era como estar en el paraíso, no quería despertar. Aunque la soledad venía acompañada de cigarros y melancolía, despertaba añorando Madrid y su gente, me acordaba de él, de nosotros, en que estaría haciendo. Pero bastaba con sentarme en la ventana jugando con el humo, viendo como el niño dormía y mientras, los demás competían. Y así fue como mi mente voló y creo que se enamoró, a base de observación, de curiosidad y traición. ¿Bicis? ¡Por favor! Lo mío era el Skate. Nunca imaginé que acabaría tan loca y obsesa por un deporte, otra vez. Por eso, me infiltraba entre la multitud, tomando fotos, asombrada de la elegancia que derrochaban. Algo en ese deporte me devolvió la ilusión. Quien diría que acabaría probándolo, queriendo progresar, juntarme con su gente, saber más. En ese momento cambió algo en mi vida por completo. Cambió el conocer gente, volver a reír, despreocuparme por Madrid, volver a ser libre y aprender que amar, querer, es romper todos tus principios. Lo que nunca supe es cuando llegaba ese momento, y menos pensé que vendría en forma de abrazo. O'Marisquiño 2o12
Mírate. Mírame. Mira lo que podríamos ser. Quiero saber quién eres, que quieres de las estrellas. Y cada vez que te veo apenas puedo decir algo, mi cabeza empieza a dar vueltas y me dice que te quiero. Y cada vez que me miras puedo volverme loca pero no lo digo, no lo haré porque prefiero estar sola que perderte. Y todo lo que realmente quiero hacer es estar junto a ti, pero estoy muy cansada de pelear. Y podría decírtelo ahora pero no importa. Todo el tiempo, cada día, no hay nada que pueda hacer para hacerlo desaparecer, asi que mírate y mírame, piensa en lo que podríamos ser ¿Como podrías entender? ¿Que pasa si me rechazas? ¿Y todo se torna azul y gris? Solo desearía que te dijera “no importa”

lunes, 10 de diciembre de 2012

Cansan un poco los estereotipos. No soy una mujer, soy una persona, aún estoy esperando a que apreciéis eso. Me gustan los deportes, me gusta correr, amo caerme y sentir como me arde la piel. Sí, también tengo un alto nivel de friquismo, siento debilidad por las películas de ciencia ficción. Adoro los jerseys de pico, las camisetas de chico y si por mi fuese, vestiría como tal. Pero mi mamá no me deja. Tampoco le agrada la idea de que vaya a todos lados sobre ruedas. El otro día le desquició que fuese capaz de subir hasta el otro barrio en bici, luego andando y finalmente, patinando. Que si me caigo no quiero que vengáis a socorrerme, si me veis llorar no me ayudéis con eso de "quien ha sido el cabrón y dónde puedo encontrarle". Se defenderme, por eso y por otros motivos creo que mi papá me ama en silencio. Por la sonrisa que emboza cuando me mancho de grasa y trato de cambiar piezas, aquí, allá, cuando hago bricolaje en mi habitación y a veces sale mal. No soy una princesa, tampoco vuestra nena, no soy esa zorra que a todos ronea. Tampoco una guarra ni una acoplada, amo lo que hago, quizás no soy buena, pero nunca dejo de intentarlo. Y la satisfacción que gano, os la podéis imaginar. Todos la sentimos cuando conseguimos algo. Por ser personas, no hombres o mujeres.

domingo, 9 de diciembre de 2012

Be happy

Todo el mundo sabe que solo hay un motivo por el cual podría estar feliz. Mira esa sonrisa, la mirada perdida, encantada de ver un nuevo amanecer. Todo el mundo sabe que soy lo suficientemente cobarde para no haber pronunciado una sola palabra. Entonces ¿Qué es esto? ¿Qué estoy haciendo? Mentir.
Lo que hace "humana" a la vida es el transcurrirla en compañía de humanos, hablando con ellos, pactando y mintiendo, siendo respetado o traicionando, amando, haciendo proyectos y recordando del pasado, desafiándose, organizando juntos las cosas comunes, jugando, intercambiando símbolos...

viernes, 7 de diciembre de 2012

Ha pasado mucho tiempo desde que me acerqué, es mucho tiempo, pero estoy de regreso en la ciudad y esta vez no me voy sin ti. Sabe a whisky cuando me besa (Oh), voy a renunciar a todo de nuevo para ser tu muñeca, esta vez no me voy sin ti - Dijiste Siéntate abajo, donde perteneces en la esquina de mi barra con sus tacos altos. Siéntate en el sofá, donde hicimos el amor por primera vez y me dijo: Hay algo, algo acerca de este lugar, algo en noches solitarias y mi lápiz de labios en su cara,Ha pasado mucho tiempo desde que me acerqué. Es mucho tiempo, pero estoy de regreso en la ciudad pero esta vez no me voy sin ti. Han pasado dos años desde que te dejo ir, podría haber escuchado una broma de rock n roll y los coches del músculo conducía un camión de la derecha a través de mi corazón... Tu y yo
Y... ¡Oh dios! Te vuelvo a escribir. Vuelvo a llorar de emoción al pasar un día entero a base de recuerdos sin pronunciar tu nombre, quizás por remordimientos. Pero admito mi culpa, ellos lo saben. Ahora lo sé. Debería prepararme un guión, pero empezaré la conversación con un, la cagué. No supe apreciar tus acciones ni los momentos y es por eso, por lo que ahora, con rabia, te echo de menos.

martes, 4 de diciembre de 2012

Quiero ser feliz, me decía tratando de embozar una sonrisa. Quiero ser querida, decía mientras sus lágrimas caían. Tengo la desdicha de odiar a la sociedad. ¿Cuándo me he convertido en esto? Normalmente prevalecían los sentimientos, no había critica capaz de sacarme de mis casillas y un abrazo... Un abrazo era como estar en el cielo. Paso los días luchando sabiendo que te llamaré cuando mi sangre se convierta en alcohol. Y entiendo que el pasado se ha ido, no lo quiero de vuelta porque si regresa, no podrá contarme nada nuevo. El presente está parado, y el futuro es escaso. Me veo perdida en una intolerancia a los sentidos, sentimientos amargos de porque había luchado tanto. No hay nada tan triste como haberte negado a amar y al final, acabar enamorado. Aún te recuerdo, como viniste a buscarme disfrazado, recuerdo nuestro último momento, tu y esa maldita manera de derrochar la pasta y ofrecerme algo caro. Aún puedo ver como me llevabas de vuelta a casa y como en ese semáforo en rojo pusiste tu mano sobre mi pierna y aún sin mirarme a los ojos, me dijiste que había cambiado. Juraste que había madurado, que estabas dispuesto a hacerlo a mi lado. Me amabas, dijiste que me amabas. Y fueron dos días de viaje para saber que yo había cambiado, me había perdido entre caprichos y malos hábitos. Fueron tres días para saber que tu te fuiste con ella a otro lado, junto al mar, demostraste que nunca me habías amado. Y llegaron las mentiras que dejaron claro que nunca fue real. Después me cerré. Ahora no sé como actuar. Perdí a una persona que ahora ni mirarme es capaz. Lo extraño. Soy feliz, supongo que a mi manera. Pero necesito a alguien que me complete. Quiero que alguien me apoye. Quiero que en mis días de tormenta tenga un hombro en el que llorar, aunque no pronuncie palabra. Me gustaría poder ser yo, amar mi bici, mi patín, salir de vez en cuando y que lo toleren, me entiendan sin juzgar. Quiero que me abracen y digan que estoy loca pero que no cambiarían ni el mínimo detalle en mi. No estoy mal. Pero me siento en la soledad.

lunes, 3 de diciembre de 2012

Es complicado. Siempre andas dejando rastro y por alguna razón creo que me sigues importando. Me siento ridícula con este extraño comportamiento, pensar tanto en la gente, infiltrarme en sus mentes. Increíble es la de recuerdos que aparecen en un día por tu cabeza, nombres, personas, sonrisas que se reflejan. Entonces piensas ¿Cuántas veces seré mencionado yo? Un misterio por resolver. Y al rato, algo no funciona. Voy por las calles sabiendo que me voy a entrar con un viejo amigo, rectifico, un viejo amor y trato de esquivarlo aún que sé que algo me hará chocar con él. Me nota cambiada, quizás es que esta vez tengo destrozado lo que viene a ser todo mi ser. Tengo un torrente de sentimientos que se mezclan con el impulso de mis sentidos. Empiezan con va y ven, acaban con un piérdete. Mírame, hazme el favor. ¿Qué he hecho yo para merecer todo esto? No hay nada más feo que odiarse a uno mismo. No hay nada más hermoso que irte a dormir con la conciencia tranquila. La gracia está en que me despertaba con una sonrisa y me acostaba entre lágrimas, así dramatizando, porque las noches eran todas de melancolía. Ahora lo son los días y las noches son alegrías. No siento mejor compañía que la mía misma y es que me torturo hasta querer gritarme. Y luego, beso a ese maldito cretino y de lo único que me sirve es para desvestirle, abrazo a ese maldito y lo único que pretendo es evitarle y al rato, llega  el impresentable y solo es capaz de ignorarme. Y son todo flashbacks, recuerdos, del mar, el viento, de los árboles y mis miedos. Después llegan las pesadillas y la pregunta de como pudiste hacerme esto. Impresentable, inmaduro, todo fue un puñetero ultraje. Y no te deseo lo peor ya que tu a mi prácticamente me mataste. Y ahora no soy nadie. Soy un fantasma andante que pasea por las calles buscando la soledad, asustada porque hay demasiada gente, indecisa cuando me dirigen la palabra y sobretodo... no quiero hablar. Deja de perseguirme. Porque lo recuerdo todo demasiado bien. Puedo memorizarlo después de todos estos días, y sabia que esto se habia ido hace tiempo, la magia ya no estaba aquí, yo podría estar bien, pero no lo estoy en absoluto. Porque aquí estamos otra vez, en aquella calle de esta pequeña ciudad y tu casi cruzas en rojo porque estabas mirándome con el viento en mi pelo, yo estaba ahí, lo recuerdo todo muy bien... Me olvide de ti lo suficiente como para olvidar el por que te necesitaba. Quizas nos perdimos en el camino, quizas pido demasiado pero quizas lo nuestro fue una obra maestra hasta que lo destruiste todo,corriste asustado, yo estuve ahí, lo recuerdo todo muy bien. Porque me llamas otra vez sólo para romperme como a una promesa siendo casualmente cruel con la excusa de estar siendo honesto... Y ahora es todo tan complicado

domingo, 2 de diciembre de 2012

Tanta decepción que ya no me queda decir nada. A ti, si un día quieres volver a saber de mí, quiero que sepas que estaré allí. He puesto las cadenas en las puertas pero solo tu tienes cedido el paso. Mientras seguiré evitando que las personas somos humanos, no son dignos si van a mentir. ¿Sabes? Voy a fingir que no me gusta estar contigo. Quizás así pueda sobrevivir.