Pages - Menu

Popular Posts

miércoles, 30 de julio de 2014

Back to black

Entonces entendí que posiblemente se tratara de una pérdida de tiempo. Nadie es capaz de predecir su destino pero cualquiera es capaz de perseguirlo. Pero para ello antes has tenido que conocerlo, o por lo menos deducirlo. Los enamorados frustrados persiguen su sueño, la chica, el chico que les complementará para el resto de sus vidas. El resto da igual, si hay dinero, un techo, lo importante es el amor. Y el oxígeno. Los hay más sofisticados que buscan la gloria y el dinero, destacar por encima de los demás, ser dueño de un gran hogar con piscinas y jardines que no se alcancen a ver. Otros simplemente quieren ser mejor que el resto. A veces me he preguntado en que se basa esto. ¿Cómo alguien es capaz de creer que está por encima de cualquiera? No sería capaz de cuestionar las habilidades de nadie, pero si las mías propias. Sé que nunca seré la mejor en nada, que no tengo las habilidades suficientes para convertirme en campeona pero me satisface todo aquello que hago. Y no por eso soy la mejor. Sé que nunca seré la más guapa pero me es suficiente serlo a ojos de quien me ama. También sé que no seré una escaladora innata pero me hará feliz ser capaz de subir esa montaña.

No soy capaz de comprender a esta gente porque creo en algo llamado humildad. Creo que cada uno se esfuerza dentro de sus capacidades para conseguir lo que realmente quiere. No digo que tengamos límites, solo que uno va hasta donde quiere llegar. No hay mejores ni peores. Me pregunto donde estaban tus límites o si acaso existían. También me pregunto si realmente te sentías mejor haciendo a los demás sentirse inferiores. Porque a mi me hacías sentirme insignificante ante tanto poder. Pero acabé acostumbrándome, hasta me encantaba ver tanta sabiduría en tus labios.

Mi destino no eres tú ni tampoco lo son tus errores. Eso lo sé, sé que te has ido y quizás yo no debía haberme apresurado tanto. Pero uno no decide a quien querer o de quién encampricharse. Desgraciadamente, te quise demasiado, tanto que me cuesta creer que volveré a querer.

lunes, 28 de julio de 2014

Y sigas sin saber lo que es amor

Siempre me han gustado los trenes, esperar en los andenes a ver sin esta vez tengo suerte. Suerte de tenerte, que aparezca mi destino. Pero el día que te vi bajar vestido tan elegante de ese vagón, supe que ya lo había encontrado. Recuerdo que hasta Olías bien y por una vez no era yo la de los elegantes ropajes. Me acuerdo de tu nariz contra la mía y mi risa. Recuerdo tu mal humor, tus historias y fantasías. Recuerdo que mi fantasía era humedecerte, a todas horas.

Aun a veces pienso en tu compañía y como me corrompo a mi misma. También pienso en como dicen que hay que luchar y luchar por eso que quieres. Y en cambio yo, me rendi a destiempo. Y se que luchar hará que no te vuelva a ver mas veces

"No llores que te pones muy fea, Roxanita"

Me quedé con esa frase y con su sonrisa. Siempre la recuerdo al secar mis lágrimas frustradas. Pero a veces llorar es necesario para crecer. Aunque creo que llevo un año sin florecer, buscando en los recovecos de algún corazón. Creo que así suenan los corazones rotos. Con silencio, palabras nunca nombradas y recuerdos deseando arder. Pero un corazón no puede estar roto sin haberse enamorado. Maldita mi manía de buscarlo en cualquier lado, de besar el suelo que rozó con sus dedos, maldita mi manía de sonreír de verle, de reconocer su imagen en un lugar sin tenerle. Bajo recuerdos y sentimientos que jamás creí que seguirían. De hecho, el tiempo lo cura todo ¿Entonces como es posible que se haya vuelto más fuerte? Cada vez recuerdo más el latir en su pecho, las risas, los rostros de esas niñas. Pero es que no hay mayor mentira que la de sus labios y nadie me lo tiene que jurar. Incontrolable el dolor que siento de no tenerle a mi vera, no llega a dolerme verle entre brazos de otras mujeres, solo siento que cada paso que doy más tiento a la suerte. Y es que no he venido a recordarte tu belleza. No he venido a dedicarte un rock 'n' roll. Pero no soy una más aunque lo quieras, maldita sea la vela del barco de tu voz. Represento a toda mujer enamorada, cuando llueve me imagino en tu sudor. Atrévete a decir que no es amor. Tu boca es el portal donde quiero dormirme, tu ropa mi peor enemiga, imagina que te beso y no te giras. Sentí tu aliento y vi Santiago amaneciendo, saliendo de un concierto reías. Si supieras lo que te miro a escondidas, si supieras lo equivocado que estás estando con otras. Si me dieras un minuto en tu barriga, no te pido nada más, pero dámelo antes de que sea de día. Tu sonrisa es la más bella cara al mar pero me hablas de sequía y en Pantín fugó una estrella en tu lugar. Bailo contigo en la distancia, supongo tu calor, supongo estás cansado, amor. Y duermo con una foto tuya y ahí no dices que no. Ahí dices 'cántame' y te hice esta canción. Que ha venido como yo, desnuda y sola. Medianoche, vida mía, ya me voy.

sábado, 26 de julio de 2014

Back to paradise

Hay lugares que deberían permanecer intactos, como paraísos, como santuarios personales. Por ello creo que hoy no he podido ser más feliz. Volver a mantener contacto con la naturaleza, mi naturaleza y desatar ese lado salvaje. Sentir el miedo otra vez, las ganas de volver. Hay cosas que marcan tu cuerpo componiendo esa base que te hace estable. Otras solidifican el alma y te suelen tener contento. Y para mí es este lugar, un sitio donde reside mi alma y cuerpo.

Forget ya

Dicen que el tiempo lo cura todo. A este paso he llegado  a creer que el tiempo no hace más que reírse de nosotros. De verdad ¿que me está pasando?  En que momento me volví tan cínica.  Desde cuando me negué a las historias de amor, sin renunciar a los revolcones en el colchón,  sin olvidarme de ti.  No entiendo como he llegado a la situación de conocer que el lugar que quiero estar es en el de tus brazos.  Ya no he vuelto a fantasear con ramos ni flores, tampoco con el chico malo de la esquina, ya no me pone.  Ni los andares extravagantes, ni los besos en los ascensores.  Tengo la sensación de que desde que te fuiste una parte de mi murió contigo.  Y creo poder afirmar que no hay mayor dolor que ver una vida que tuviste. La risa, las voces de una familia que yo conocía. Y ahora me escondo en el coche como los delincuentes con la diferencia de que ellos no romperían a llorar con su presencia. Ni contigo al entrar.  Nunca antes mis células habían estado tan alerta. Nunca antes había llegado a casa gritando a rabiar. Que te odio y nunca podré hacer como que todo me da igual.

jueves, 24 de julio de 2014

What a way to live

Cuánto le costó cerrar los ojos e imaginarlo todo. A veces ni dormía, inundada en la insomnia de volver a verte. Esperaba y esperaba y tu nunca la recordabas. Empezó a creer que las pérdidas de tiempo se habían convertido en su nueva afición. Como tú, una auténtica pérdida de tiempo. Con tu piel tostada horas al sol, cansada de trabajar, tu pelo siempre mal peinado que a veces te hacía parecer un expresidiario, tus ojos tan oscuros imposibles de distinguir entre la noche. La estúpida dejó medio equipaje en un rincón de tu corazón creyendo que cada vez que atravesara el umbral de ese jardín se sentiría como en casa. Y es que la vi, te juro que la vi como sus ojos se inundaban de miedo y felicidad al volver a oler la hierba, las golondrinas volar buscando refugio en el porche de aquello que un día se dignó a llamar hogar. Aún recuerdo como se le erizaba la piel con el tacto de la barandilla que conducía a tu habitación, con ese ligero olor a tabaco que nunca la llegó a desagradar. Y lo único que quería hacer era volver a asomarse a la terraza en bragas. Contigo a su lado, sin que te avergonzaras de cómo se llamaba. Ni que te rieras al mencionarla, ni la hacieras sentirse estúpida con cada palabra que entonabas. Lo que ella deseaba en ese momento era verte dormir de la misma manera que lo contaba en cuadernos rotos, escritos por, para y sobre ti. Pero esta vez no te despertaría ni te haría de rabiar, no saltaría sobre tu espalda ni gemiría como un gatito al que hay que amamantar. Disfrutaría de esos minutos junto a ti, y se seguiría preguntando que hizo ella para merecer que no la abrazaras. Solo recuerda una vez en que la abrazaste e indirectamente la dijiste que la amabas.

¿Sabes? El otro día me la encontré. No quiso volver a saber de ti, o eso o me mentía. Mencionó que estaba harta de mentiras, de polvos a escondidas, de promesas falsas y esperar que cumplieras tu palabra de irte con otras tías. Estoy segura de que me mentía porque agarraba con fuerza la mano de aquel con el que parecía que se comprometía. No para demostrarle que le amaba, lo que quería era evitar que las lágrimas corrieran por su cara, tan descontroladas. Siempre fue una chica fuerte, sin problemas, nunca quiso hacer mal a nadie y jamás acabó enamorada. Le dije que estabas bien, porque sus ojos a gritos lo clamaban. Y allí acabó la conversación. De haber podido, te juro que hubiese salido corriendo, pero caminó en dirección contraria, firme, como siempre quiso que la recordaras.

Y yo sólo pude mirarla de lejos pensando "que manera tan estúpida de vivir"

miércoles, 23 de julio de 2014

Now or never

Espere hasta el sábado y la orquesta fue Cambiándome la suerte. Y no te quiero tanto como para recordarte perdido en otros brazos, o después de un polvo en cualquier baño. Mientras el tiempo va pasando yo me marchito entre otros rincones para que tu puedas ver florecer tus amores

domingo, 20 de julio de 2014

Ha pasado mucho tiempo desde que ella recordó tu nombré. Un día creyó conocerte y al día siguiente creyó que se ahogaría en su propio lamento. No sabría decir si fue su bendición o no fuiste mas que una traición. Pero ella quiere que vuelvas. Imagina que hace tiempo que debió asimilar que nunca jamas. Aun recuerda el miedo, sus labios temblaban, tu mirada la mataba. Cometió el error de bañarse en esos ojos oscuros como el carbón. ¿Y ahora? ¿Quien eres? ¿quien eras? Y porque hiciste feliz a una ignorante para luego mentir. Ella creyó que serias la excepción, que serias su helado de chocolate y vainilla.  Hace un año que entraste en su cabeza para no salir. Hace un año y ocho días que creyó en las locura de vivir.

sábado, 19 de julio de 2014

Travelers. No se si existe una palabra exacta para traducirlo. Son aquellos que no pertenecen a ningún sitio y nunca están por mucho tiempo. Yo soy uno de ellos y a lo largo de nuestra vida miles de personas así aparecerán y desaparecerán con la misma velocidad.

lunes, 7 de julio de 2014

Las fechas para mi viaje no son las más acertadas. Ocho de Julio, día en que sin saber cómo ni por qué, te conocí. Día veintidós de Julio, a la una y pico de la mañana, momento en que  dejé de tenerte miedo y se nos juntaron los labios. Me sorprende que siga acordándome de estas fechas y de ti. Pero es hora de coger este avión, he cometido muchas estupideces a lo largo de estos años y no, tu no eres una de ellas. Lo estúpido fue que conocieras a otra persona que en realidad no era yo. Nunca fui del todo sincera contigo y eso me hizo actuar como una idiota. Pero no importa, tomamos caminos diferentes y ya está. Y te deseo lo mejor igual que me lo deseo a mí. Prometo controlar mi cuerpo, dejar de ser tan impulsiva y volverme adicta a ti. Sólo obedeceré al viento, las montañas, las olas y la playa. Que me hagan sentirme joven hasta decir basta. Doy gracias por que de alguna manera el destino siempre tiene un regalo para mí. Es algo que de empezar a valorar. Un simple gesto, una amiga proponiendo te un reto y tú y tu aprensividad. Casi tres meses después, se acabó. Y juro que no soy capaz de llorar de felicidad porque jamás lo he asimilado.

miércoles, 2 de julio de 2014

He malgastado mi resistencia para un bolsillo lleno de murmullos, tales son las promesas, todo mentiras y bromas. Sigue siendo un hombre, oye lo que quiere oír y no tiene en cuenta el resto. Su orgullo le mató y le hizo andar despierto. Se creía superior pero no era cierto, era un cobarde incapaz de enfrentarse al miedo. Y yo morí al verle con el rostro descubierto, incapaz de comprender como podía seguir creyendo. 




 He malgastado mi tiempo



martes, 1 de julio de 2014

Y una vez más, como no, volveré a pensar en ti. En tu piel tostada al sol, como si pudiera quedarme a vivir. En tus labios entrecerrados, esos que jugaban a ver si llegábamos a besarons. Pensaré en los atardeceres que quise vivir reflejados en tus ojos, en el agua resbalando por tus hombros. Recordaré mi risa al ver el mundo boca bajo y besandote pensando que besaba al cielo. A veces me imagino rozando con los dedos las paredes de tu cuarto, el sonido de los libros al caer y tu respiración jadeando. Y a mi respirando, intentándolo, sucumbida entre tus brazos. El aroma a verano, a ti, las ganas de vivir. Seguramente llore, no lo puedo evitar. Seguramente una vez más me recrimines que yo quería algo más. Y es que me basta con verte feliz, jugando conmigo a ver si me hacías daño, si tentabas a la muerte a mi lado. No necesitaba una correa ni la expedición de tu libertad. Te quería a ti, ocupando un lugar. Daba igual, más cerca, más lejos. Siempre lo serás todo para mi, aunque no lo puedas entender, aunque te olvides de mi.