Pages - Menu

Popular Posts

martes, 25 de diciembre de 2012

Ay Madrid..

Por una noche en Madrid, donde nos lleve la línea doce, haciendo saltos y trasbordos buscando algún callejón en el que vivir. Buscando sueños y anécdotas, reír, recordar las horas que trasnochamos en aquel bar de Tirso que tanto me gusta a mí. Amaneciendo con el grito de los gitanos, despertando con el olor a rastro, olor a cuero que nos llevará hasta la Latina, un buen sitio para vivir la vida. Por una tarde en Colón subiendo por Alonso Martínez, muriendo de sed, mendigando una cerveza, vendiendo hasta el alma y la cabeza, que yo no voy a pagar cinco pavos, ¡chaval! que en el chine me sobra y me da. Que es de pobres, comenta una pija, que vamos en taxi, insiste el otro, mientras nos miramos, tristemente fumamos chustas pero es un placer, no es de locos. Por el día que fuimos dueños de Gran vía, ni las ambulancias, ni los coches de policía. Incapaces de calmarnos, estaban dominados, súbditos a los que acosábamos en la parte de atrás a vista de todo. muchacho. Y los vasos estaban altos, brindábamos por poder respirar. Estábamos orgullosos. Por una noche en Anton Martín, perdernos entre las calles que no alumbra ni Dios, escondernos, fumarnos un porro, follarnos la mente hasta acabar con el dolor. Por las azoteas, inhalar el humo de Madrid, por las vistas y el "ójala estuviera aquí". Las miles de ocasiones de dormir entre cascadas y plantas, por una noche en el Retiro con una botella hasta las trancas. Esta noche brindo por mi amor, un amor compartido que me deja y vuelve a mí cuando se lo pido. Por esa zorra que me prometió el cielo y lo único que me dio a ver fueron los edificios comiéndome. Por los bocaos que me debe en una terraza de verano, con sangría, cigarros y algo de aliñado. Que desde que la conocí, me escapaba a tientas para nunca alcanzar sus piernas. Antes vivía sus recuerdos sobria, sin necesidad de whisky en mis entrañas, y las sustancias psicotrópicas eran un lujo en esa época. Ay amor, cuantos amantes asesinaste, cuantos niñatos me dejaste en la calle, a cuantos me dijiste que besara y se fueron para no volver. Tu me querías a mi para tí sola, pero no hacía falta maldecir al amor ¿No? Eres un maldito putón, pero eres ma love. Querida Lady Madrid... ¿Qué hubiese hecho sin ti? Si de Madrid al cielo, yo vivo en Móstoles (al suelo)

viernes, 21 de diciembre de 2012

Tengo los dedos amarillos y el hígado color asfalto, Sigo haciendo canciones, sigo fiel a los lavabos Y ahora duermo con enemigos y los pulmones encharcados, Los ojos con el brillo de suspiros derramados... Incluso cuando lo ves todo negro, cuando crees que te ves incapaz de luchar por el amor, no existen sentimientos. No hay amigos en vano ni personas que merezcan ser llamados humanos, acostumbrado a la soledad y al engaño, donde sólo existe la familia... Ni siquiera ella está allí, te ha abandonado ofreciéndote una maleta y retandote a coger el próximo tren. Y lo haría, con gusto, porque me han echado y porque lo que más duele es que lo hagan porque de tantos "disgustos" no me quieren ni ver. Es mas fácil quitárse el problema que solucionarlo. Gracias.

jueves, 20 de diciembre de 2012

No puedo más, no puedo vivir con la carga de sentirme sola y creer que soy yo la que hace las cosas mal. Uno ya se cansa de llorar

martes, 18 de diciembre de 2012

Aficionados a abrir personas a mi me cerráis el corazón. Y no una, ni dos,, más de tres veces fueron las que volví a ser engañada con dulces palabras de amor. Yo soy la broma ¿Verdad? Esto no tiene ninguna gracia, tu tampoco tienes gracia, mi vida ultimamente no tiene gracia. ¿Qué pretendéis? Suficiente que para coger sueño me toca beber.

The moment I knew

La misma historia, una y otra vez, parece como que las cosas empiezan a acelerar y cuando se produce la colisión, llega el dolor, y con el, se para el reloj. Harta de escuchar que mi listón debería ser más alto, que puedo tener a cualquiera, me enamoro de los peores ¿Y qué hago? Si son todo prejuicios y contradicciones. El problema es que siempre huyo, no soy capaz, me pongo los limites a la hora de amar para cortar la historia de raíz y que a nadie le de tiempo a llorar. En cambio, aquellos a los que un día quise de verdad, no solo se fueron... desaparecieron. Y vivo con el maldito miedo desde que aquel chico desapareció de mi colchón con la promesa que me llamaría esa misma tarde. No apareció. después llegó mi otra perdición, queridos dieciocho mi amor, te dejo como regalo un "no volverás a verme" y un adiós. Y así desapareció. Oh llegó el verano y, ¡Dios mío!, nunca podría estar con alguien que me cambiará mi yo. Juró amarme, juró haberse enamorado de esa chica que a su lado creció mientras jugaba con el comodín de la exnovia que un día dejó. Mentiras y engaños, nadie me avisó. Le sucedió una historia en la fui yo quién la cagó ¿y ahora? ¿Qué es esto? ¿Una maldición? No es tu culpa me dijeron, ellos mismos me lo asintieron. ¿Entonces? ¿Que diablos he hecho?


And it was like slow motion, standing there in my party dress, in red lipstick, with no-one to impress, and they’re all laughing as I’m looking around the room, and there’s one thing missing... and that was the moment I knew. And the hours pass by, and I just want to be alone, but your close friends always seem to know when there’s something really wrong, so they follow me down the hall, and there in the bathroom I try not to fall apart, as the sinking feeling starts, and I say hopelessly... he said he’d be here.And what do you do when the one who means the most to you is the one who didn’t show? You called me later and said ‘I’m sorry I didn’t make it,’ and I said, ‘I’m sorry too.’

viernes, 14 de diciembre de 2012

Cometo muchos errores a diario, tantos que la gente los acaba disfrutando. No soy preciosa, soy un conjunto de imperfecciones que a medida que las cosas salen bien, se van notando. Por eso es por lo que no voy con garantía pero si que aviso a los días. Siempre que la felicidad llama a mi puerta la cierro, tapio ventanas y toda salida, no es miedo, lo juro, no creo en largos días de amor, ni de risas y historias por contar. Porque todo queda en el recuerdo y no arriesgo una buena amistad por un buen momento. Entonces ahora es cuando se desestabilizan mis esquemas. Es tan ridículo, como me veía condenada a vivir en un bucle de principios donde pensaba que amar, era opcional. No estoy enamorada, tampoco esta en mis planes, como ya he dicho, soy de cerrar ventanas. Pero hay algo de ese momento que me hizo creer que te conocía, que los años han pasado pero que seguía sintiendo lo mismo. Que ridículo. Siento una acumulación de euforia y miedo. No tengo claras las intenciones de ninguno y he aprendido con el tiempo, que intentarlo, no vale la pena.

martes, 11 de diciembre de 2012

O'Marisquiño 2o12

Llega diciembre, quiero decir, poco a poco va terminando y muy típico de este mes es plasmar en un escrito todos aquellos recuerdos vividos. Dos mil doce no ha sido lo que se dice el mejor año. Pero hay un único recuerdo que hace que se me erice el vello, y no es de miedo, es de emoción. Agosto llegó con la sorpresa de ser una niña mimada, Dios, no imaginaba ir a ningún lado si no era en un brillante carro, no me bastaban las ruedas de mi patín, quería velocidad. Vestidos, faldas, maquillaje, ser su encanto. Cenas, velas, antojos innecesarios, algún que otro capricho, además de vivir a base de engaños. Y la única que salía perjudicada era yo. Ya no había comidas en el retiro, ni largos paseos por el rastro, dejaron de existir los típicos revolcones en el césped, tan normal del verano. Las amistades se fueron alejando, estaba perdiendo pero no me importaba, supuestamente tenía un ser amado. Aunque bueno, en mi ausencia el amaba a otra y luego era yo la que besaba sus labios. Con el tiempo, decidí embarcar en ese avión con la promesa de que nada habría cambiado. Cuanta mentira hubo en esas palabras. Nunca imaginé que seiscientos kilómetros lejos de Madrid podrían provocar tal choque con la realidad. Fueron miles de abrazos, la compañía de una gran persona, mi mejor amigo. Sería exagerado decir que el me brindó la oportunidad de cambiar mi vida, volver a ser yo. Creo que incluso ahí conocí el amor. No lo sé. Parece una película sacada de los años cincuenta. Solo sé que me bastaban las noches en vela, luchando por el reino del colchón, horas de risas y reflexiones con una bañera llena de espuma y algún brindis. Cerveza, cigarros, sabían tan bien, se me olvidó ese tipo de costumbres. Había olvidado a reflexionar y calcular mis pasos, que más daba, siempre me daban lo que deseaba. Y hablando de cálculos, amé los momentos en los que la espuma se desbordaba y el suelo parecía una llanura recién nevada en la que poder jugar. Recuerdo las carreras con el patín a través de los pasillos, como nos colábamos en habitaciones de desconocidos que con los días, fueron hasta amigos. La vida sobre ruedas parecía irreal, aquellos tres días era como estar en el paraíso, no quería despertar. Aunque la soledad venía acompañada de cigarros y melancolía, despertaba añorando Madrid y su gente, me acordaba de él, de nosotros, en que estaría haciendo. Pero bastaba con sentarme en la ventana jugando con el humo, viendo como el niño dormía y mientras, los demás competían. Y así fue como mi mente voló y creo que se enamoró, a base de observación, de curiosidad y traición. ¿Bicis? ¡Por favor! Lo mío era el Skate. Nunca imaginé que acabaría tan loca y obsesa por un deporte, otra vez. Por eso, me infiltraba entre la multitud, tomando fotos, asombrada de la elegancia que derrochaban. Algo en ese deporte me devolvió la ilusión. Quien diría que acabaría probándolo, queriendo progresar, juntarme con su gente, saber más. En ese momento cambió algo en mi vida por completo. Cambió el conocer gente, volver a reír, despreocuparme por Madrid, volver a ser libre y aprender que amar, querer, es romper todos tus principios. Lo que nunca supe es cuando llegaba ese momento, y menos pensé que vendría en forma de abrazo. O'Marisquiño 2o12
Mírate. Mírame. Mira lo que podríamos ser. Quiero saber quién eres, que quieres de las estrellas. Y cada vez que te veo apenas puedo decir algo, mi cabeza empieza a dar vueltas y me dice que te quiero. Y cada vez que me miras puedo volverme loca pero no lo digo, no lo haré porque prefiero estar sola que perderte. Y todo lo que realmente quiero hacer es estar junto a ti, pero estoy muy cansada de pelear. Y podría decírtelo ahora pero no importa. Todo el tiempo, cada día, no hay nada que pueda hacer para hacerlo desaparecer, asi que mírate y mírame, piensa en lo que podríamos ser ¿Como podrías entender? ¿Que pasa si me rechazas? ¿Y todo se torna azul y gris? Solo desearía que te dijera “no importa”

lunes, 10 de diciembre de 2012

Cansan un poco los estereotipos. No soy una mujer, soy una persona, aún estoy esperando a que apreciéis eso. Me gustan los deportes, me gusta correr, amo caerme y sentir como me arde la piel. Sí, también tengo un alto nivel de friquismo, siento debilidad por las películas de ciencia ficción. Adoro los jerseys de pico, las camisetas de chico y si por mi fuese, vestiría como tal. Pero mi mamá no me deja. Tampoco le agrada la idea de que vaya a todos lados sobre ruedas. El otro día le desquició que fuese capaz de subir hasta el otro barrio en bici, luego andando y finalmente, patinando. Que si me caigo no quiero que vengáis a socorrerme, si me veis llorar no me ayudéis con eso de "quien ha sido el cabrón y dónde puedo encontrarle". Se defenderme, por eso y por otros motivos creo que mi papá me ama en silencio. Por la sonrisa que emboza cuando me mancho de grasa y trato de cambiar piezas, aquí, allá, cuando hago bricolaje en mi habitación y a veces sale mal. No soy una princesa, tampoco vuestra nena, no soy esa zorra que a todos ronea. Tampoco una guarra ni una acoplada, amo lo que hago, quizás no soy buena, pero nunca dejo de intentarlo. Y la satisfacción que gano, os la podéis imaginar. Todos la sentimos cuando conseguimos algo. Por ser personas, no hombres o mujeres.

domingo, 9 de diciembre de 2012

Be happy

Todo el mundo sabe que solo hay un motivo por el cual podría estar feliz. Mira esa sonrisa, la mirada perdida, encantada de ver un nuevo amanecer. Todo el mundo sabe que soy lo suficientemente cobarde para no haber pronunciado una sola palabra. Entonces ¿Qué es esto? ¿Qué estoy haciendo? Mentir.
Lo que hace "humana" a la vida es el transcurrirla en compañía de humanos, hablando con ellos, pactando y mintiendo, siendo respetado o traicionando, amando, haciendo proyectos y recordando del pasado, desafiándose, organizando juntos las cosas comunes, jugando, intercambiando símbolos...

viernes, 7 de diciembre de 2012

Ha pasado mucho tiempo desde que me acerqué, es mucho tiempo, pero estoy de regreso en la ciudad y esta vez no me voy sin ti. Sabe a whisky cuando me besa (Oh), voy a renunciar a todo de nuevo para ser tu muñeca, esta vez no me voy sin ti - Dijiste Siéntate abajo, donde perteneces en la esquina de mi barra con sus tacos altos. Siéntate en el sofá, donde hicimos el amor por primera vez y me dijo: Hay algo, algo acerca de este lugar, algo en noches solitarias y mi lápiz de labios en su cara,Ha pasado mucho tiempo desde que me acerqué. Es mucho tiempo, pero estoy de regreso en la ciudad pero esta vez no me voy sin ti. Han pasado dos años desde que te dejo ir, podría haber escuchado una broma de rock n roll y los coches del músculo conducía un camión de la derecha a través de mi corazón... Tu y yo
Y... ¡Oh dios! Te vuelvo a escribir. Vuelvo a llorar de emoción al pasar un día entero a base de recuerdos sin pronunciar tu nombre, quizás por remordimientos. Pero admito mi culpa, ellos lo saben. Ahora lo sé. Debería prepararme un guión, pero empezaré la conversación con un, la cagué. No supe apreciar tus acciones ni los momentos y es por eso, por lo que ahora, con rabia, te echo de menos.

martes, 4 de diciembre de 2012

Quiero ser feliz, me decía tratando de embozar una sonrisa. Quiero ser querida, decía mientras sus lágrimas caían. Tengo la desdicha de odiar a la sociedad. ¿Cuándo me he convertido en esto? Normalmente prevalecían los sentimientos, no había critica capaz de sacarme de mis casillas y un abrazo... Un abrazo era como estar en el cielo. Paso los días luchando sabiendo que te llamaré cuando mi sangre se convierta en alcohol. Y entiendo que el pasado se ha ido, no lo quiero de vuelta porque si regresa, no podrá contarme nada nuevo. El presente está parado, y el futuro es escaso. Me veo perdida en una intolerancia a los sentidos, sentimientos amargos de porque había luchado tanto. No hay nada tan triste como haberte negado a amar y al final, acabar enamorado. Aún te recuerdo, como viniste a buscarme disfrazado, recuerdo nuestro último momento, tu y esa maldita manera de derrochar la pasta y ofrecerme algo caro. Aún puedo ver como me llevabas de vuelta a casa y como en ese semáforo en rojo pusiste tu mano sobre mi pierna y aún sin mirarme a los ojos, me dijiste que había cambiado. Juraste que había madurado, que estabas dispuesto a hacerlo a mi lado. Me amabas, dijiste que me amabas. Y fueron dos días de viaje para saber que yo había cambiado, me había perdido entre caprichos y malos hábitos. Fueron tres días para saber que tu te fuiste con ella a otro lado, junto al mar, demostraste que nunca me habías amado. Y llegaron las mentiras que dejaron claro que nunca fue real. Después me cerré. Ahora no sé como actuar. Perdí a una persona que ahora ni mirarme es capaz. Lo extraño. Soy feliz, supongo que a mi manera. Pero necesito a alguien que me complete. Quiero que alguien me apoye. Quiero que en mis días de tormenta tenga un hombro en el que llorar, aunque no pronuncie palabra. Me gustaría poder ser yo, amar mi bici, mi patín, salir de vez en cuando y que lo toleren, me entiendan sin juzgar. Quiero que me abracen y digan que estoy loca pero que no cambiarían ni el mínimo detalle en mi. No estoy mal. Pero me siento en la soledad.

lunes, 3 de diciembre de 2012

Es complicado. Siempre andas dejando rastro y por alguna razón creo que me sigues importando. Me siento ridícula con este extraño comportamiento, pensar tanto en la gente, infiltrarme en sus mentes. Increíble es la de recuerdos que aparecen en un día por tu cabeza, nombres, personas, sonrisas que se reflejan. Entonces piensas ¿Cuántas veces seré mencionado yo? Un misterio por resolver. Y al rato, algo no funciona. Voy por las calles sabiendo que me voy a entrar con un viejo amigo, rectifico, un viejo amor y trato de esquivarlo aún que sé que algo me hará chocar con él. Me nota cambiada, quizás es que esta vez tengo destrozado lo que viene a ser todo mi ser. Tengo un torrente de sentimientos que se mezclan con el impulso de mis sentidos. Empiezan con va y ven, acaban con un piérdete. Mírame, hazme el favor. ¿Qué he hecho yo para merecer todo esto? No hay nada más feo que odiarse a uno mismo. No hay nada más hermoso que irte a dormir con la conciencia tranquila. La gracia está en que me despertaba con una sonrisa y me acostaba entre lágrimas, así dramatizando, porque las noches eran todas de melancolía. Ahora lo son los días y las noches son alegrías. No siento mejor compañía que la mía misma y es que me torturo hasta querer gritarme. Y luego, beso a ese maldito cretino y de lo único que me sirve es para desvestirle, abrazo a ese maldito y lo único que pretendo es evitarle y al rato, llega  el impresentable y solo es capaz de ignorarme. Y son todo flashbacks, recuerdos, del mar, el viento, de los árboles y mis miedos. Después llegan las pesadillas y la pregunta de como pudiste hacerme esto. Impresentable, inmaduro, todo fue un puñetero ultraje. Y no te deseo lo peor ya que tu a mi prácticamente me mataste. Y ahora no soy nadie. Soy un fantasma andante que pasea por las calles buscando la soledad, asustada porque hay demasiada gente, indecisa cuando me dirigen la palabra y sobretodo... no quiero hablar. Deja de perseguirme. Porque lo recuerdo todo demasiado bien. Puedo memorizarlo después de todos estos días, y sabia que esto se habia ido hace tiempo, la magia ya no estaba aquí, yo podría estar bien, pero no lo estoy en absoluto. Porque aquí estamos otra vez, en aquella calle de esta pequeña ciudad y tu casi cruzas en rojo porque estabas mirándome con el viento en mi pelo, yo estaba ahí, lo recuerdo todo muy bien... Me olvide de ti lo suficiente como para olvidar el por que te necesitaba. Quizas nos perdimos en el camino, quizas pido demasiado pero quizas lo nuestro fue una obra maestra hasta que lo destruiste todo,corriste asustado, yo estuve ahí, lo recuerdo todo muy bien. Porque me llamas otra vez sólo para romperme como a una promesa siendo casualmente cruel con la excusa de estar siendo honesto... Y ahora es todo tan complicado

domingo, 2 de diciembre de 2012

Tanta decepción que ya no me queda decir nada. A ti, si un día quieres volver a saber de mí, quiero que sepas que estaré allí. He puesto las cadenas en las puertas pero solo tu tienes cedido el paso. Mientras seguiré evitando que las personas somos humanos, no son dignos si van a mentir. ¿Sabes? Voy a fingir que no me gusta estar contigo. Quizás así pueda sobrevivir.

jueves, 29 de noviembre de 2012

-Nunca te he pedido nada!

-Al contrario, me lo has pedido todo?

-cuando fue eso?

-Cuando me pediste que te basara

miércoles, 28 de noviembre de 2012

Pongamos que por un momento me crees y olvidas esa ridícula teoría de que abuso de pasotismo. Entonces digamos que tengo dos minutos para demostrar lo contrario. Supongo que podría sentarme enfrente suya y mirarle fijamente durante diez segundos mientras inconscientemente enredaria mis dedos entre su cabello. Seguiría acercando mis labios a los suyos, pero sin juntarlos, que actue la gravedad por nosotros y posiblemente ahí, en esa colisión crearía un nuevo big bang mezclado de pasiones. Lo que ocurriría después no es de tu incumbencia pero puedes hacerte una idea. A lo mejor son simples ganas de practicar sexo. Pero yo diagnosticaria la opresión a amar. Al fin y al cabo, tu me enseñaste a callar.

martes, 27 de noviembre de 2012

Monólogo

-¿Sabes? No dejo de pensar en ti. Recuerdo el día que nos conocimos, como a pesar de tener una relación no podía apartar la mirada de ti. Aún puedo sentir como me temblaba la sonrisa cuando te acercaste hacia mi, puedo escuchar los latidos de mi corazón palpitar, sí, fue cuando nos iban a presentar. Te puedo ver, ahí sentada peinándote con los dedos mostrándome tu bello perfil, con esa maravillosa nariz tan redondeada, los pómulos que se ruborizaban tensaban tu piel. Pienso en el inevitable impulso de atravesar las dilataciones que adornaban tus orejas, recuerdo los minutos que me sentaba a mirar tus movimientos entre la multitud, quería conocerte, quería saber de ti. Entonces tu te acercaste y el simple roce me hizo querer poseerte. Pero no podía... lo sé, no debía. Y luego... Luego si era posible, ¡me brindaste la oportunidad! Y yo la desaproveché.

-¿Qué quieres que te diga?

-Quiero que me mires a los ojos y me digas que sigue existiendo esa oportunidad. Dime, júrame que estás hecha para mí, que nunca fueron sueños y delirios, que a pesar de la distancia siempre estuviste aquí, a mi lado. Dime que tu también tenías ganas de subir y parar el ascensor... ¡Oh! Recuerdo que cuando te conocí no pude evitar rodear tus caderas fingiendo que me interesaba aquello que a ti tanto te fascinaba, skate era, ¿no? mientras tu lo fotografiabas. Reconoce que sentías esas cosquillas, que te entraron ganas de darte la vuelta y besarme, que al quitarme esa muñequera no lo hacías por diversión, lo que querías era mi atención. Por favor, dime que la ausencia de palabras durante estos meses se debe a que no quieres enamorarte. Dime que me quieres, que necesitas besarme, dime por favor que me has echado de menos tanto como lo he hecho yo, que sientes esta conexión, aún guardo esa flor, guardo los recuerdos que vivimos con todo mi cariño y quizás eso es lo que me hace creer que en el fondo, siempre hubo algo más que un desliz, dímelo...

-No puedo. Si lo hiciera, te estaría mintiendo.



miércoles, 21 de noviembre de 2012

-¿Qué es eso?

-Mi carta de Renuncia

-Pero si tu nunca...

-Exacto. Nunca he trabajado. Renuncio a esta sociedad y lo que más me duele... renuncio al amor.  No tiene sentido seguir luchando por un país que no tiene intención de cambiar, no voy a perder el tiempo en personas que no ven más allá que su precioso culos. ¿Sabes que pasa? Que no hay más egoísmo que el que afirma preocuparse por los demás pero corre cuando las cosas van mal. Esas personas que te ven llorar, gritar, ven como una persona se consume y solo son capaces de decir "dale, tiempo, se le pasará". ¿Qué puñetas es eso?  Ya no existen las conversaciones de verdad, normalmente se discute un tema, ahora es exponer un problema y el otro contesta con otro problema de igual grado o superior. Eso es compartir problemas, no hablar, no analizarlos, no ayudar, no nada. No hay amor, ¿Qué es eso del chat? "hola, que tal, ¿quedamos?" Vale, sí, pero y la cosa de llamar, ir a buscar a esa persona, ya no se demuestra nada. Yo he sido capaz de hacer grandes cosas por una simple sonrisa, ¡por dios! he tirado fideos de colores en medio de una acera para fingir la lluvia, he patinado kilómetros, cogido autobuses, recorrido largos caminos por un simple abrazo a la salida de un instituto. He mandado cartas y postales selladas con besos, he enmarcado fotos con su nombre, hecho tartas, preparado cafés, desayunos, creado microclimas para tener intimidad, incluso he representado obras de teatro en mitad de la calle. Y ahora, ¿Quién hace eso? Los dementes, lo sé, por suerte aún conozco a alguno. Pero renuncio, no quiero pertenecer a un mundo donde vivir sea un reto y sentir un privilegio

lunes, 12 de noviembre de 2012

Caminé hasta la puerta contigo, el aire era frío pero algo me hacía sentir como en casa de alguna forma. Deje mi bufanda en la casa de tus hermanas y tu todavía la tienes en tu cajón, incluso ahora. Oh, tu dulce carácter y mi mirada con los ojos abiertos, estamos cantando en el auto perdiéndonos por el norte. Hojas de otoño cayendo como piezas en su lugar y puedo memorizarlas después de todos estos días. Y se que todo se ha ido, la magia ya no esta mas aquí, debería estar bien, pero no estoy bien en absoluto. Porque aquí estamos de nuevo, en la calle de esta pequeña ciudad y tu casi cruzas en rojo porque estabas mirándome con el viento en mi pelo, yo estaba ahí, lo recuerdo todo muy bien. Un álbum de fotos en la mesa, tus mejillas se estaban volviendo rojas, solías ser un pequeño niño con gafas en una cama doble. Tu madre contando historias de cuando estabas en el equipo de béisbol. Me cuentas de tu pasado, pensando que tu futuro seria yo y se que todo se ha ido y no había nada mas que pudiera hacer. Y me olvido de ti lo suficiente como para olvidar por qué te necesitaba, Porque aquí estamos de nuevo, a mitad de la noche, estamos bailando en la cocina, a la luz de la nevera, bajo las escaleras, yo estaba ahí, lo recuerdo todo muy bien. Tal vez lo perdimos en la traducción, tal vez pido demasiado pero tal vez esto era una obra maestra hasta que lo destrozaste todo corriendo asustado, yo estaba ahí, lo recuerdo muy bien. Oye, me llamas otra vez sólo para romperme como a una promesa siendo cruel con la excusa de ser honesto. Soy un pedazo de papel roto tirado aquí porque lo recuerdo todo muy bien. El tiempo no va a volar, es como si estuviera paralizado. Me gustaría ser mi viejo yo de nuevo, pero todavía estoy tratando de encontrarlo después de camisas a cuadros, días y noches en las que me hiciste tuya. Me envías mis cosas de vuelta y yo vuelvo a casa sola pero todavía guardas mi bufanda de nuestra primer semana porque te recuerda a la inocencia y huele a mi. No puedes deshacerte de ella, porque lo recuerdas todo muy bien. Porque ahí estamos de nuevo, cuando te amaba mucho hace tiempo, perdiste la única cosa real que has conocido. Era raro, yo estaba ahí, lo recuerdo todo muy bien, bajo las escaleras, te acuerdas de todo. Era raro, yo estaba ahi, lo recuerdo todo muy bien

jueves, 8 de noviembre de 2012

Goodbye my almost lover

No más recuerdos. No más análisis de porque esto y por que lo otro. Te fuiste, no hay más. Nunca supe valorarte. Jamás tuve en cuenta esos pequeños detalles. Qué tonta de mí, nunca me había pasado cosa igual. Quién diría que vendrías hasta mí y yo no le di tanta importancia... Como fui capaz de no secuestrarte si me habías puesto las cartas encima de la mesa. Menuda estúpida. Menuda fui cuando no te besé esa noche cerca del mar, aún recuerdo como se iluminaba la sonrisa solo de pensar "¿Y ese quién será?". Es ahora cuando me lamento. Me lamento por haber tenido que llevar una copa de más para poderte abrazar, de haber tenido que llorar para después haberte visto marchar. Y ahora lo pienso, y es que no se puede hacer más.

Por si te interesa y me lees, si reconoces esta letra, sus palabras y lo que contienen, has de saber que te seguiré esperando. Solo que borraré aquel capítulo de mi vida en el que no te supe valorar. De momento, seguiré soñando.

martes, 6 de noviembre de 2012

No podría explicarlo. Realmente nunca he sentido algo así. Dicen que el amor, es cuando son capaces de darlo todo por ti. He escuchado que el amor es consumirte a su lado, estar tan obsesionado que se te mete bajo la piel. He entendido que es locura, es que no te importe perder, ni caer, que si caes cae contigo, si lloras, no lo hará, pero estará ahí, a tu lado. Cuentan que son los momentos más felices de tu vida, que el hecho de compartir un mísero minuto a su lado sacia tu día completo. Quizás me esté enamorando, que tontería ¿verdad? Suena tan surrealista que me entran ganas de reír.
Pero si es verdad que me muerdo las uñas por cinco minutos a su lado, que aprovecho los intercambios y los horarios salteados. Que caigo, me hace daño, pero el cae conmigo y nos levantamos. Y a pesar del dolor, sé que si me hizo daño era para aprender algo. Y solo pienso en él, en él y en él. En irme lejos con él...

sábado, 3 de noviembre de 2012

Sigo recordándote. No lo pongo en duda. A veces veo tu pequeña sonrisa y hace que yo me ría. Luego recuerdo en la distancia que nos impusimos y se me cae la alegría. No lo sé ni le entiendo, igualmente no creo que nunca pueda hacerlo. Sólo sé que te echo de menos, a ratos, cuando me acuerdo, evito recordarte durante el resto del tiempo. Pero siempre hay una milésima de segundo al día en el que te pienso, sea por un impulso o por un artículo o foto. Al final te perdí como me perdía yo. Normalmente me equivoco con las personas y acabo dolida pero esta vez creo que te equivocaste conmigo, quizás esperaste algo más de una persona que tenía miedo de quererte un poquito más cada día. Siempre inventaba alguna huída pero en cambio quería verte. Siempre quise abrazarte y quedarme horas con tus labios en mi frente. Me pasaba las noches esperando a otro viernes. No tiene importancia, echo de menos algo que nunca sucedió. Me quedo con el recuerdo de aquella semana de verano en que hubiese dado lo que fuera por poder parar el ascensor y quedarnos encerrados tu y yo. Ahora en cambio sé dónde está el norte, que piso el sur con los pies fríos, señalo al este y cierro los ojos frente al oeste. Y aún así, es cuando más me estoy haciendo daño por culpa de una sociedad de mierda que solo sabe abrir la boca aún llevando bozal. Apenas me toman en serio, ríen, señalan, insultan sin necesidad. Nadie se ha planteado si es que me gusta fardar o que. Me duele porque me lo estoy trabajando. Porque uno se siente solo bajando a diario a una plaza donde no hay nadie más, que aquí no hay nadie que me pueda enseñar. Y aún así lo hago. A lo mejor soy una negada pero yo lo intento y juro que pongo todo mi empeño. Así que me gustaría que por lo menos se tuviera en consideración y dejen mi mente tranquila de perturbación. Suficientes heridas tengo para que queráis verme llorar.

viernes, 2 de noviembre de 2012

There’s something in the look you give I can’t help myself I fall, I can’t help myself at all. There’s something in your touch when we kiss. I scream god forgive me please because I want you on your knees But I don’t wanna think of about it now. I know I won’t get out if I fall in So I don’t want to think about it now. It’s dark in my imagination, it’s dark in my imagination. There’s something in the look you give Now are you giving it to her cause I’m not entirely sure, Can’t help but wonder where you’ve been all day Just say when I’m so far away. That you give yourself a taste Cause I don’t want to think about it now I know I won’t get out if I fall in So I don’t want to think about it now. Is it all in my head? Are you somewhere waiting for me? I don’t want to think about it now Is there something unsaid? Are there secrets that you keep? But I don’t want to think about it now
De vez en cuando pienso en cuando estábamos juntos, que decías que eras tan feliz que podías morir, me dije que eras adecuada para mí, pero me sentía muy solo en tu compañía. Pero eso era el amor, y es un dolor que aún recuerdo. Puedes volverte adicto a cierto tipo de tristeza, y a la resignación del final, siempre el final. Como cuando descubrimos que no teníamos sentido. Dijiste que aún podíamos ser amigos, pero he de admitir que me alegré de que se acabara. De vez en cuando pienso en todas las veces que me jodiste, pero me hacías creer que era por algo que yo había hecho... Pero no quiero vivir así, pensando en cada palabra que dices, Dijiste que podías dejarlo pasar, Y yo no te pillaré colgada por alguien a quién antes conocías. Pero no tenías porqué haber cortado la comunicación conmigo, hacer como si nunca hubiera pasado, y que no eramos nada. Y ni siquiera necesito tu amor. Pero me tratas como a un extraño, y eso me duele. No, no tuviste que haberlo detenido todo. Que tus amigos cogieran todos tus documentos y luego cambiarte el número. Creo que yo no lo necesité,ahora solo eres alguien al que antes conocía...

martes, 30 de octubre de 2012

Estoy harta ¿Queréis saber qué es lo que me pasa? Que estoy harta de todos vosotros, he repudiado incluso a las personas más cercanas porque han conseguido que me de asco hablar. Culquier acción que venga de mí es juzgada, pero en cambio nunca es algo bueno, nadie tiene en cuenta los detalles bellos, o quizás si, pero a la mínima que haga algo malo me crucifica y nombra de por vida. Estoy cansada de que si cuento un problema en vez de ponerse en mi situación o al menos fingir que me entienden, que es que no pido más, me acusen de rayada, paranoica, soñadora y demás. Que ya lo sé, ¿qué os creéis? ¿Qué habéis descubierto una novedad? Sé que soy una niñata que siente las cosas más haya, que me dicen dos palabras y ya estoy en la parra, que me obsesiono por algo y no tengo más tema de conversación. Y a pesar de mis defectos, que son muchos, solo espero una pequeña muestra de apoyo. Pero claro, me cierro y ya también es juzgado. Ahora es que no cuento nada. Siento ser como soy, quizás si vosotros estuvieseis en mi piel lo haríais mil veces mejor pero yo soy así, desorganizada, impulsiva y llorica. Mi vida es aburrida, no pasa nada, no me he enamorado, discuto como siempre en mi casa, estudio, apenas salgo y si lo hago es para montar y charlo con mis amigos, básicamente les escucho. Esto no es de que este es mi nuevo amigo o me vuelvo a llevar con esta. No os confundáis, ni mucho menos. Esto es que estoy en eterna paz con el mundo y no deseo mal. Entendéis la expresión "a mi puta bola" ¿no? Pues ya sabéis. Estoy ahí, escucho a quien necesita ser oído, aconsejo a quién está deprimido, hago reír a quién quiera reír conmigo, debato con quien quiere ir de filósofo y extiendo mi brazo a quién necesita mi mano. Como siempre, con la diferencia de que de mi vida, no hablo. No porque no quiera, es que no hay que contar. Y lo siento. Pero más siento acabar todos los días machacada con falsas acusaciones y juicios a palipé. Porque para los que me conozcan saben que soy una nñoña pero ni yo me imaginaba acostarme cada noche con lágrimas. Estoy realmente dolida, frustrada por no saber cuando hago bien o mal pero ante todo, por que hace meses que no puedo ser quien realmente soy. Siento decepcionaros, más enfadada estoy yo conmigo misma. Véndeme una nueva personalidad.
Se reduce siempre a lo mismo. Luego dicen que lo mejor es ser egoísta y estar a tu aire. Me estoy quedando pobre de tanto que estoy pagando.

domingo, 28 de octubre de 2012

Ella es todo, sin ella lo que soy no tendría sentido, la vida, mi cabeza, yo no tendría sentido. A veces dudo de que sea incluso una hermana: Es parte de mí
Uno se derrumba ¿Sabes? No somos muros pero por ahí van los disparos. Somos algodón convertido en piedra tras el paso de los años. Estamos hechos de preguntas para las cuales nadie tiene respuestas. Convertidos en esclavos del café, por llamar de alguna manera a esta sociedad que nos corrompe. Quién dicta lo que esta bien o no. Los hay criados en un castillo con altas vallas, luego están los que se criaron en calles y cloacas. Personas de calle, abundan pero están equivocadas. No hay respuestas. Somos dueños de recuerdos del pasado, domadores de sueños y futuro pero al final no hay nada. Hay personas que rechazan al amor sin compartir su tiempo, luego otras que luchan por sentirlo aunque sea durante una milésima de segundo. Tan injusta la vida y los sentimientos. Realmente nada tiene sentido. Habló aquí la perra que se cree ya vieja. Simplemente no tengo palabras, no hay canción que me de esa adrenalina, no hay droga que pueda colocarme ni persona que me saque de este alambre. Somos polvo de estrella.
Amo la mala vida. Enredarme en el humo de sustancias psicoadictivas, el olor a biela, las incontrolables ganas de llenar una vez más el vaso con un poco de emoción. Pero me cansa. Me agota esta situación y no hay ninguna droga que la haga olvidar. Entonces pienso y algo, aunque sea pequeño, me hace odiarme cada día más. Ser como soy es agotador. Harta de ser la simpaticona y al día siguiente la filosófica, harta de que mis te quiero suenen tan poco creíbles y que cuando encuentro el "amor"... ¡Ay el amor...! Cuando lo encuentro, no es más que otra historia de alguien que huyo de mi colchón.

Sin respeto, una dama más disfrazada de pared, una perra sin su dueño, inhala humo, lo suelta en cada calada y tras largas horas, su luz se apaga. No es una super nova, ni un sol, siquiera una estrella. No es nada. Pero cuando habla de amor, va tras el, habla si puede, grita si siente pero duda de a quién quiere y la hace feliz. Tiene los pies fríos de tanto pensar, la cabeza hueca y el corazón comio'. No le queda nada, más que callar.

martes, 23 de octubre de 2012

Carta

Querido mío:

Te escribo con un motivo especial, ahorrémonos el hecho de que es tu cumpleaños, en un día como este te hartarás de escuchar cosas como "eres el mejor" o "no cambies nunca". Y yo, como soy tan especialita, aprovecho para decirte un par de cositas ¡no te asustes! aunque deberías después de todos estos disgustos.
Para empezar, tenía muchas cosas para decirte desde el día de mi cumpleaños pero como el señorito no se dignó a verme, pues te las escribo aquí y ahora. Posiblemente mientras leas esto estarás penando "ya está con el mismo tema" pero realmente, no es así. Quería explicarte un par de cosas. Ese día me dolió muchísimo, es algo obvio. pero esperé a que de alguna manera volvieras a dar señales de vida. Y ese era el mejor regalo que me podías haber dado. Siempre, aunque no l creas, he estado a tu lado, yo creteo que por necesidad. Porque tenerte en mi vida, da igual la forma, es lo mejor que me ha podido pasar . Suena muy típico, pero es verdad. Desde que te conocí me ayudaste a "formarme" por llamarlo de alguna manera. Me enseñaste a valorarme, porque a pesar de odiar esas manías, rarezas o lo que fueran mías, siempre me mirabas con ese cariño que me hacía creer que no me cambiarías por nada del mundo. Las primeras veces que hablaba contigo sabía que lo que quería era compratir tus penas y alegrías y ante todo, ayudarte, estar a tu lado. Creo que desde el principio lo conseguí. Si te das cuenta a lo largo de nuestra relación ha sido una especie de tira y afloja donde siempre acabamos encontrándonos de nuevo.
El día de mi cumpleaños quise ser egoísta por un momento para decirte que tipo de persona eras para mi, en mi vida, que me daba igual nuestro tipo de relación, solo te quería dar las gracias por hacerme feliz. Pero ese día no llegaste. Ni a la semana, ni un mes después. Y al "arreglarlo" me quedé con las ganas de decirte cuanto te había echado de menos.
También, que no te vas a librar, te voy a comentar las innumerables ganas que he tenido de darte un sillazo en la cara. Porque eres tan rayado e impulsivo, te crees tan libre y único que no sé si te reventaría o te daría tal abrazo que nunca de dejaría ir.
Ese es el problema, que hagas lo que hagas no me puedo enfadar y sé que no está bien, a veces debería ser más dura contigo, porque al fin y al cabo hay pequeños detalles que me hacen tanto daño que me callo. Eres odioso, pero sé ques tu forma de ser la culpable de mi comportamiento, de por qué no te puedo dejar ir y de alguna manera siempre vuelvo a tí. Es por que sé que pensamos tan parecido que por eso hay veces que no nos aguantamos. Como diría mi cantautor favorito "a veces te quiero tanto que al rato ya no te aguanto". Es un placer que forme parte de mi vida, señor.

                                                                                                                                        24.10.2012

lunes, 22 de octubre de 2012

Me hiciste el peor regalo que se le puede hacer a una mujer por su cumpleaños, sus dieciocho cumpleaños, pero aún así, no puedo enfadarme contigo, a pesar de acusarme de mala amiga y reprocharme cosas inimaginables. Por eso y todo lo demás, no se que haces todavía en mi vida. Pero me encanta

sábado, 20 de octubre de 2012

Últimamente la gente está muy perdida. No iba a ser yo la última. Algo está mal, lo noto en el aire, lo noto en ti. Nos frustra el ambiente, contínuamente escuchamos la palabra crisis, nos cruzamos con caras largas, cada vez son más las personas sin esperanzas. Y nosotros, jóvenes, insaciables de movimiento, no queremos más. Estamos hartos, queremos crecer. Lo hacemos para hacer avanzar al mundo. No todos, por supuesto. Pero ultimamente me siento con viejos amigos y veo sus rostros cambiar, les escucho y a veces me pregunto si es de verdad. Nada de fiesta, algún día quizás, pero no está de más, hay que estudiar, seguir el camino y que nadie dicte nuestros destino. Es fascinante. Siento como empieza a nacer el concepto de amor, ya no venden sus cuerpos a cualquiera. Un poco incomprensible, drástico, macabro. Pobres de nosotros que desgraciadamente nos supera la situación, viéndonos llorando por los rincones cuando no hay nadie al acecho, incomprendidos de este deseo, queremos que nos quieran pero ni yo mismo quiero. Estamos tan centrados en superarnos que realmente no nos valoramos. Pongo el ejemplo más sencillo. Si no me quiero, porque no lo hago, quizás un poco, no te puedo querer a ti. No soy capaz de sostenerte. Y no lo haré. Ni me esforzaré. Estoy perdida. Pero eso no es malo. Quizás cuando estoy perdida es cuando me encuentro de nuevo.

Por un momento me siento viva, me da Verguenza el modo, pero me conformo. Todo está intensificado, vista, oído, gusto... Tacto. Amor. Amor no correspondido. Amor de quiereme ya.

lunes, 15 de octubre de 2012

No me canso de discutir acerca del amor. Podría tomar argumentos de novelas, cuentos, películas, obras jamás escritas, historias cercanas, todas tan especiales. Pero sin duda, me duele escuchar cuando alguien me confirma no creer en el amor. Para mí es muy duro escuchar eso, cariño, le explico, no podría aceptarlo, la vida es demasiado cruel, si dejamos de creer en el amor, ¿Qué nos queda? Me confirmo realista, más soñadora que pesimista, no me sale el amor, no me crece en las entrañas ni me cae de los ojos. Creo en el a pesar de haberlo visto morir una y otra vez en distintos brazos. Soy capaz de verificar la magia que suspiran las palabras, los duelos al cruzarse las miradas, confirmo que no hay mejor sensación que luchar en el césped y correr soñando que nadie más nos volverá a encontrar. Afirmo que los tangos a la hora de conquistar son emocionantes, tan llenos de tensión y pura acción, juro que no hay mejor sensación que nada te haga reír si no es su risa. Cuando existe amor, y con él la pasión, son innumerables las ganas de parar el ascensor, son horas las que pasas soñando le cerca del mar, el miedo de beber la locura de sus labios... Tiemblo, tiemblo al perder la paciencia sabiendo que a mi lado no estás, ni estarás. El amor son luchas y batallas jamás perdidas, es arriesgarlo todo a un solo corazón, es escarbar en las heridas y besarlas al cicatrizar. Amar es querer que vuelva a reír, que llore para regar tu jardín y arrancar tres flores, regarlas a diario, cuidarlas, mimarlo. Pasión es encontrarle otro uso a los lavabos. Querer es sonreír por verle feliz alumbrando otra sonrisa. Amar es confiar y no querer rozar otra piel. Y aquí, es dónde yo vuelvo a caer... Perdóname, te estoy llorando otra vez.

jueves, 11 de octubre de 2012

Miénteme, por un momento dime que estamos en el lugar y el momento adecuado. Explícame las chispas que saltan al cruzarse nuestras miradas, relátame cómo enredaba mis piernas alrededor de tu cuerpo encontrándonos con un eufórico abrazo. Dibújame las sonrisas que guardabas por las noches solo para volver a verme. Cuéntame, si te ves capaz, como amabas a escondidas a otras mujeres. Y después, escríbe nuestra historia, con los paréntesis que marcamos en nuestras distancias, las ganas de rozarnos las piel, como perdimos el tiempo por no querer ver. Sumame el húmo que tragabas tras largos cafés rodeando la taza, asustado, temblando al notar que mi mirada te penetraba. Descríbeme el movimiento del cuerpo al que desnudabas, cuenta los lunares que martilizaste entre juegos y sábanas y dime, ¿cómo sabían los besos que me negabas? Endulzame los labios, hazme creer que por un momento no me hiciste daño. Miénteme, dime por favor lo poco que te importaba. Repíteme una y otra vez que me amabas. Prométeme que fui la única capaz de hacerte estremecer. Acaríciame ahora que tengo desnuda la piel y penetra en el alma que nunca pudiste ver. ¿Lo sientes? Quiéreme. Escúpeme las palabras que no fuiste capaz de gritar, las ganas que tenías de empujarme hacia el sofá. Cuenta ¿Cuántas copas fueron de más? Emborráchame al igual que en esas noches de bar, hazme sentir tu muñequita una vez más. Descríbeme ¿Soy fuerte? ¿o vulnerable? ¿Qué escondo bajo esta máscara? ¿Qué dicen estos ojos fuertemente pintados? Dime, ¿Qué ves? Cántame la pasión que derrochamos en el ascensor, relátame los sueños húmedos en los que te imaginaba en el colchón, tortúrame, dame a entender que sin ti no puedo ser. Ahora que te tengo en este momento, que siento el contacto de tu piel, suspiro: Aquí estamos, otra vez. Por eso miénteme. Sé que nunca lo sentiste otra vez, fue un desliz, lo sé, pero cielo, sabes que contigo iría hasta el infierno, así que arderé. No pido más que me mientas una vez más, déjame con un buen sabor de boca, quiero creer que fui algo más que una niña, una mujer. Recuérdame como me ves en este momento, con los poros dilatados en mi piel, inhala el humo de este cigarro por que no me volverás a ver matándome, si debo morir que sea contigo gritándome. Que me quieres, que fui una entre mil, no una más de todas esas... Sabes que te amo muchísimo más que esas zorras que estuvieron antes de mí. Dime que nunca dudaste de tus sentimientos, que no existió tal batalla entre el odio y el deseo. Ahora aquí sentados bridemos con una copa más, el Jack Daniel's no está de más, celebremos que te has ido y nuestra historia nunca fue verdad. Una vez que me hayas mentido, haré como que ninguno de nuestros recuerdos me han matado por dentro. Sólo esperaré, en aquel lugar donde solíamos hablar, que vuelvas con un beso más.


miércoles, 10 de octubre de 2012

Es tiempo de sentirse vivo, cerrar el corazón, no los sentimientos. Si cierras el grifo, ninguna sonrisa valdrá la pena, ni los abrazos y soy una persona incapaz de vivir sin el contacto de un cuerpo. Estoy aprendiendo mucho a base de comversaciones con una persona que sé, aunque lo niegue, que me conoce como la palma de mi mano a pesar de la distancia y los conflictos. Tengo problemas, tengo grandes problemas sociales como es el miedo al abandono. Viene desde pequeña, pero no voy a entrar en detalles. Es por ello por lo que busco explicaciones sin cesar, es por ello por lo que pienso que nadie llegará a quererme de verdad. Las personas vienen y van. El amor se consume y desaparece con el tiempo. Es la realidad. Por eso amo la personalidad de las personas y estoy dispuesta a arriesgar por aquellos que me demuestran que me tienen, que quieren mi compañía y vivir mis momentos. Soy demasiado sentimental, para que negarlo. Pero ahora amo a mis amigos, a mi Alva, mi Bici, mi tiempo y así, soy feliz. Mientras disfruto de algún beso a escondidas, un abrazo que va más allá de una simple amistad y miradas que no se deberían de entrelazar. Pero no voy a perder mi tiempo, no más. It's time to smile.

domingo, 7 de octubre de 2012

Un hombre cansado que sube de un bar, ese soy yo, cartel de cerrado en el paraíso, el corazón me pide una tregua, la luz de reserva se encendió, tu cuerpo es la fiesta a la que nadie me invitó. Hoy me he preguntado lo que me diría el edredón, ¿qué fue de esa chica? Se apellidaba decepción... Y yo me pregunto: ¿cómo se baja el telón en una historia que ni siquiera comenzó? Siempre tengo sueños sencillos con mujeres complicadas, veo el amor con la visión deteriorada, del que lo tuvo todo y luego lo perdió. Soy experto en echar leña sobre hogueras apagadas, no sé aceptar que hay ciertas cosas que se acaban. Quinientas preguntas flotando por la habitación, quinientas versiones sobre una misma discusión, quinientos escotes que no me alivian el dolor, quinientas respuestas necesitaba y tuve dos. Quinientas las veces en que no supe decir "no", quinientas las noches malhumorado en el salón, quinientos reproches forman la guerra entre tú y yo, quinientas te dije que me mintieras por favor.
Es una sensación demasiado difícil de explicar. No es que sea una rayada como me definen, el problema es que me guío por los sentimientos. Una mirada, una sonrisa, un gesto, las palabras siempre tienen un rango mayor. No lo puedo evitar, soy así. Es por ello por lo que siento de más. Me encuentro en un caos incompleto, te echo de menos, no entiendo por que te fuiste y haces como si no nos conocemos. También está el por qué del otro día, ¿Un simple capricho? no lo sé. Sois tan indefinidos, cada día actuáis de manera distinta. Yo solo quiero la verdad. Si en algún momento te hice daño... por favor, avísame, cuéntame, no te quedes callado. Por qué si lo haces puedo pensar que quisiste perderme. Y eso me haría mucho daño. Por qué si, no fue nada del otro mundo, pero algo en ti, en tú forma de actuar, me decía que sentías algo distinto. Ahora estoy confundida. Son dos bandas, no sé, me acuerdo de ti, tu no te acuerdas de mi... Te extraño. Sé que nos vamos a cruzar más a menudo, sé que me va a doler, tengo miedo de que huyas y me hace daño tener que estar en esos momentos con él. Pero ¿Qué hago si no lo entiendo? Necesito una explicación, no te estoy pidiendo que te quedes a mi lado, ni que me quieras, ni me dediques tu tiempo. Sólo quiero saber por qué desapareciste, me evitas el tema cuando trato de hablar y se acabó, algún día lo tendrás que afrontar. ¿O te vas a esconder de mí en cada paso? No entiendo nada, no sé que hago ni en porqué invierto mi tiempo. No tardes, por favor.

Aún te recuerdo, te siento siempre que te pienso y es que te echo de menos. No entiendo que fue ni porque tuvo que serlo. Necesito una explicación aunque sea de tu teclado de porque te fuiste sin dejar rastro, por que quisiste volver a no encontrar mi rostro. No lo entiendo, no te entiendo, no entiendo por qué no me das una explicación. No pretendo un futuro a tu lado, sólo quiero saberlo, una mísera explicación, ni siquiera un perdón. Librame de esta condena y no volverás a escuchar mi voz.

jueves, 4 de octubre de 2012



Es un día especial, para mí, para mis padres. Hace veinticinco años pisaron por primera vez España. Es increíble, pero no es el sentimiento del que quiero hablar. O quizás se vea involucrado ya que la familia, al fin y al cabo, es lo que siempre resiste. Y aquí estamos. Hoy en día no existe un sentimiento sincero. Ha sido una oleada de mentiras y traiciones, tanto en el entorno de la amistad, como en el del amor. Ya no hay en quién confiar. Lo di todo, incluso intenté eliminar ciertos desperfectos, me esforcé en hacerle feliz, siempre quise estar con él hasta que se torcieron los remos. Mi madre, siempre dispuesta a recordarme que si yo no le haría algo así, no vale la pena. Me engañaste. Te creí, me mostraste que eras una persona humilde. No eras más que un caprichoso que quería jugar a dos bandas, con dos, tres corazones. No te importaba. Ahora, ya no sé a quién creer, no hay confianza. Y es que extraño ser feliz, que alguien sea la causa de mi sonrisa, luchar por tenerle a mi lado. Pero esta vez de verdad, que no sea una vaga amistad duradera, que haya amor, conexión. No hay confianza, por lo cual, solo puedo soñarlo. Soy cual perro asustado que no comerá de ninguna mano. Siempre fui invisible para tí, solo yo sé lo que me hiciste pero ahora mírame, dime ¿Quién es el mejor? No hablaremos, mejor dejemos lo solo sé que esta historia está del revés. Sólo hace falta darle la vuelta a tus palabras y hallaré la verdad. Me hiciste daño. No hay más que hablar.

domingo, 30 de septiembre de 2012

A todos nos gusta dormir abrazados, sentir el contacto de su piel, estremecerse, sentir el vello ponerse en pie. El latido de su corazón, bom bom, rompiendo el silencio. Quién quisiera tener a su héroe esta noche. Yo no lo quiero, no quiero tenerle en mi regazo si no es conmigo sobre su hombro llorando. Lo único que quiero es hablar, que me transmita paz, me repique lo ingenua que soy y llene una copa más. Whisky, Jack Daniel's, por favor. Que pase la noche a mi lado abrazado sintiendo compasión de esta pobre atontada que no sabe ya ni hablar. No tengo palabras, ni sentimientos, ni nada. Sólo la necesidad de verte y poder hablar. Lástima, ya nunca estas. Una copa más que me haga temblar, olvidaré el recuerdo, lo juro, ya no volveré atrás

sábado, 29 de septiembre de 2012

Luna llena. Tenlo presente. Es noche de pecado, mi amiga siempre me recuerda que en estas noches se tienen los mejores orgasmos. No lo sé. Sé que es noche de pensar. Todos queríamos un Septiembre perfecto, repleto de alcohol, risas, abrazos y buena compañía, lo perfecto para conseguir un buen recuerdo. Yo he cargado con todo el peso. He roto por fin tu bonita letra adornada de sonrisas, corazones y falsos te quiero. Lo hiciste, ingenuo de que algún día saldría la verdad. No sé como no me lo tomo a mal. Soy una ingenua, lo sé, estaría cegada, puede ser. Ahora mismo no tiene relevancia. Te dedicaré sonrisas cuando nos crucemos, no te daré el placer de ver arder al fuego y no verás interés alguno en recuperarte. Perdiste todo, sobretodo tu forma de ser. El más falso de todos. El lobo, símbolo de lealtad, me diferencia de ti y tus palabras crucificadas a base de gestos. No verás indicios de dolor hasta que no rebusques entre las cicatrices. No hay muchas, tengo una bien abierta que no para de sangrar y ¿La tuya? Ahí está, aún con los puntos que acaban de cerrar. No tengo palabras para expresar este sentimiento, nunca fuimos nada, no somos nada y nunca lo seremos. Tenlo claro, ya lo he asimilado. Ella ganó, nunca me importó. Supongo que será la única capaz de aguantarte. Siento lástima por ella, es una gran chica cegada por el dolor. Aún así te quise, para que negarlo y yo jamás te había engañado. Jugaste con la confianza, lo único que nos hace humanos. Despiértame cuando Septiembre termine... Se acabó. Y ahora No puedo fingir que no te veo, no puedo finguir que no quiero abrazarte cuando estas cerca. Puedo decir que nada estuvo bien pero sabemos que si, miro a tus ojos, pierdo el control... Si pudiera,solo por una noche estar contigo para hacer las cosas bien, lo que fuimos y lo que somos esta escondido en las cicatrices.... Y si pudiera llevarte ahí, no me iría, eso lo juro, no tienes que preguntarte que es lo que somos, ni siquiera tendrias que buscar demasiado lejos, esta escondiada en las cicatrices... Si te digo que no te amo pero que estoy bien sin ti seria una mentira, pero puedo intentarlo. He recorrido 1000 millas para irme, que me libere hasta perder el control. Si,te dire todos mis secretos, todos los que guardo en mi interior y te daria todas las razones para que te vayas de mi vida, aprenderé a dejarte ir...te dejare ir

Un disparo en la oscuridad, un pasado perdido en el espacio Y ¿por dónde empiezo? El pasado me persigue como un lobo, un depredador, me sentí como un ciervo en los faros. Me encantó y me congeló en el tiempo, tenía hambre de carne, de que fuera mía, pero no puedo competir con la loba, que me ha hecho caer sobre mis rodillas ¿Qué es lo que ves en esos ojos amarillos? Porque me estoy cayendo a pedazos... ¿Ella miente y espera? ¿Era yo cebo, para atraer la emoción de la matanza? Se siente como un pecado a solas con los lobos y ahora parece, pensé que era parte de ti...

viernes, 28 de septiembre de 2012

Las hojas en blanco son las que más dicen. Si te das cuenta, cuando no hay palabras es cuando el silencio habla. Hablamos. Estoy harta de vivir rodeada de mentiras, no entiendo de que va este juego. No entiendo como llegamos a esto. Sí, estoy cuestionando tu confianza. Ya no es el hecho de lo que tu digas, oigas, hagan, es que me da igual. Cuando hablo contigo, hablo al margen de lo de alrededor. Yo solo quiero saber que es esto ¿Un capricho? ¿Una maldad? Dímelo ya. Por que si no me lo dices podrías perderme para siempre. Volver al punto de partida nunca fue una opción, y aquí estoy, esperando a que pase la tormenta, tratando de no escuchar mi nombre mencionado ni una vez más ¡Qué me da igual! Él, ella, ellos, aquellos, su puta madre y derivados. Hablo de tu y yo, ¿qué esta pasando? Nada, tu ya me has olvidado, has olvidado, yo en un viaje largo me dediqué a recordarte, a pensar que ya era hora de avanzar a tu lado. Pero no. No aguanto más niñerías, cuentos, historias. Se supone que me quieres ¿no? Pues se acabó.

domingo, 23 de septiembre de 2012

Después de todos estos años, luchando por reencontrarme manteniéndote a mi lado, nos separamos. Ha sido una vaga pérdida de tiempo, pretendo creer. Mientras sonrisas triunfantes, divagantes de dolor y sabor a victoria me miran desde arriba. Se acabó. Nunca hagas una buena intención. Serás apaleado, serás juzgado y acabarás perdiendo aquello por lo que habías luchado. Espero que tu, diosa de las mentiras, dueña de la obsesión y gran actriz, te sientas orgullosa de tus actos, has transmitido la paz mientras él, callado de palabras, manipulador de información, lameculos profesional ha conseguido dios sabe con que salida triunfal acabar con todo esto. Con la confianza. Era lo único que nos hacía distintos a los demás, la confianza de abrazarnos en público susurrando un te quiero sin importar que pensaran. Y ahora no hay abrazos, no hay sonrisas, no hay nada. Porque pusiste mis palabras en duda tras años de construir un puente sólido. Lo rompieron, y aun estando cada uno a un lado no quisiste darme la mano. Lo perdimos todo. Nos perdimos. Y quizás así esté bien ¿no? Para tí. Así podrás centrarte. Mientras yo quemaré las cartas que te escribí en Galicia ansiosa por contarte mis sentimientos, por transmitirte mis sueños como si te estuviera viendo, la rabia que corría por mi en aquel momento, todo, como si Galicia fuese lo último que nos quedara, como en las novelas, los cuentos, "siempre nos quedará París". Siempre me quedarán las horas que dormimos juntos tratando de evitarnos, yo por lo menos, tratando de jugar a ciegas con un sentimiento ya conocido, imaginar que no me querías y soñar que yo no podía. También me quedan las horas en el césped, como dos críos, como siempre fuimos. Los momentos en el sofá desperdiciando horas que podría utilizar. Solo quería estar contigo. Las veces que te desee un buen viaje y me preguntaba que tal estás. Ahora no me queda más que el recuerdo. Porque no quiero que me mires y me preguntes que tal, y ya está, porque ni siquiera cuando chocamos hace seis años fuimos desconocidos, siempre había cierta magia entre nosotros, como si esta historia ya la hubiésemos vivido. Adiós, mi mejor amigo, mi mejor novio, mi mejor amante, mi mejor tesoro.
Estos días aprendí a valorar el silencio. Empecé a ser consciente que la soledad es un placer, y que estar solo no significa que te sientas de tal manera. Me dediqué a escribirte cartas frente al mar, estuve recordándote día sí, día no, pero las noches eran lo peor. Aprendí que es mejor soltar todos tus pensamientos a un desconocido para que así sepa con quien se ha metido, que la locura es un don, el ser social esta inflavalorado y personas como nosotros estamos en peligro de extinción. Mejor diría yo. Y llego aquí y me decepcionaste.

domingo, 9 de septiembre de 2012

No soy capaz de entender mis amistades. Cuando crees conocerles, te sorprenden, cambian tu rutina cambiando a la vez su vida. No hay nada que hacer cuando nos engañamos, sentados de espaldas, ignorando nuestras caras, adversarios y competencia de sueños y abrazos. Me siento muy sola al tumbarme en la cama, es inevitable reconocer que no hay ninguna foto nuestra en todos estos marcos. No necesito tenerte impreso en un papel para recordarte, me acuerdo constantemente de tí, no como tú de mí. De nuestros abrazos, las horas tumbados hablando, las noches de caricias y ¡ay que me caigo! Son todos buenos recuerdos, menos el que te tuve que dejar ir. Nunca antes me había dolido tanto hacer algo así, quizás porque fue la primera vez que me veía atrapada entre el amor y la felicidad, quizás porque no sabía que iba a ser de tí y de mí. Ahora te recuerdo como te conocí y soy consciente de que nuestro amor, no se escribía con h, ni con letras siquiera.
Vivimos en un mundo de hipócritas, decían. Puede ser. Ninguno se salva, somos falsos de cara al público, dueños de mil personalidades que siempre acabarán haciéndonos daño. Tratamos de aparentar que poseemos la felicidad, somos aquellas personas que afirman que la felicidad consiste en ayudar a los demás pero siempre queremos salvar ante todo nuestra identidad. Entonces acaba siendo un bucle vicioso donde ninguno tiene razón. Consumimos nuestra personalidad con capas de falsas miradas, sonrisas que no llevan a nada, palabras que acaban siendo mentira y confianza que nunca existía. Una pérdida de tiempo, diría. Las personas desaparecen de nuestra vida porque dejamos de ser lo que ellos querían, nos convertimos en libres mustangs que corren por las praderas con la única necesidad de respirar, al margen de lo que opine la sociedad. Y así, desaparecemos. Nos culpamos los unos a los otros de nuestra ausencia. La confianza ha sido menospreciada porque un día un imbécil dijo "si quiere algo que venga él". El orgullo, autor de crímenes y engaños, de falta de besos y abrazos, amigo de la distancia y muy cercano al odio. Odio hacer daño, odio engañar a mis cercanos. Pero lo que más odio es que esta sociedad me esté engañando.

miércoles, 5 de septiembre de 2012

Me enseñaron que incluso en los días más fríos, si realmente amas algo por encima de todo, te dará igual. Así pasaba los días de invierno dando vueltas alrededor del skatepark con tal de calentar mientras me temblaban las piernas. Escuché durante años que nunca te fíes de aquellos que aparentan ser buenos porque acabarán jodiéndote, las caras buenas no son más que máscaras en falsos rostros. Dieron mil vueltas a los amores descubriendo que jamás existieron. Y así, nos criamos entre personas sin rumbo, humildes soñadores que nunca los obtuvieron. Pero esas personas que han ido desapareciendo, son las que fueron dictando quienes somos y en lo que nos hemos convertido. Les debo mucho. Me acuerdo de sus nombres, de sus rostros, siempre con nostalgia y con la pregunta de "qué habrá sido de ellos". Siguen estando conmigo.
Hace tiempo que esto era cosa mía. Las riendas sueltas, los mustangs ya muy alejados hasta que derrepente algo pasó, terminó, se acabó, y de alguna manera alcancé las cuerdas y tomé el control. Ahora todo parece muy simple, ¿verdad? Siempre tienes lo que quieres, me decían. Y lo tengo, tengo a mis amigos, sé quién soy y lo que tengo, sé quién quiero ser, que quiero hacer y a quién quiero conocer. No es un próximo, ni es el siguiente. Hace tiempo que no me temblaban las piernas de tanta emoción, siempre tan incapaz, ¿qué lo tengo todo? Solo cuando viene a mí, por lo menos a la hora de las personas. Pero por una vez, uno tiene que salir a cazar... ¡y menuda presa! Qué caso tan excepcional... yo solo busco que me tiemblen las piernas, que al tacto no sea uno más y su mente de vez en cuando me haga viajar. Ya sabes, quien te quiere....

sábado, 25 de agosto de 2012

Empiezo a perder la cabeza. Cada vez que salgo de casa vuelvo a ser yo, sonriendo, llena de energía capaz de alegrarle a cualquiera el día. Me siento tan feliz por saber lo bien que les va a los demás... A mi me va bien. Pero no el bien que quizás quiero. A veces, cuando llego a casa pienso que mi error es no dejar los sentimientos claro. Le quiero, si, y que? Eso no va a cambiar nada hasta que no amueble mi cabeza y sepa lo que es querer a alguien sin pertenecerle

domingo, 19 de agosto de 2012

Las personas no valoran el tiempo. No entienden que no se trata de un tic-tac y ya está, no solo envejecemos, nacemos y perdemos, el tiempo nos hace ser quienes somos. Los hay que dependen de él (o no). Un mustang, ¿Lo ves correr? Con esas patas tan ágiles, veloz como el viento y ante todo, libre. Pero la libertad no es más que una correa demasiado larga citaba uno de mis más grandes amigos. ¡Y qué razón tenía! Aprendemos a valorar lo que tenemos, incluido el tiempo, cuando nos vemos en situaciones adversas. Son personas que sueñan, tienen una meta por encima de su cabeza y perderán orgullo, valor y confianza solo por conseguirlo. Me considero una persona libre. Te he malacostumbrado. He vendido mi libertad. Ahora, es ahora cuando me siento mal. Ojo, no me arrepiento. Pero visto lo visto no me quiero ver atada y menos quiero perder mi libertad, aunque llegue un limite en el que no se puede avanzar. Quiero ese límite, aunque tire, haga daño y me sangre el cuello, quiero disfrutar del atardecer como mi alma me enseño, subirme a lo alto de los árboles para acariciar al sol, sentir el tic-tac en cada pulsación y poder decir: Así soy yo. Libre. Hacer lo que quiera, desaparecer, poder correr sin control, buscar cualquier sinfreno que me haga perder la razón. Como los mustangs, generalizando, como un animal (lo que soy). Y nada ni nadie me va a atar, ni mi destino, ni el amor, ni el tiempo ni la más mínima razón. No me oyen pero esto es verdad, mi vida esta cambiando, me veo crecer, me veo encontrándome, lo hice a tu lado y por eso te doy las gracias. Por esas peleas, ese sonido que tanto me devolvía la vida, las sonrisas, los abrazo, tú... No esta mal, ¿no? Tener algo claro, quiero decir. Quien quiera correr conmigo, es bienvenido, mientras sigo con mi filosofía y es que aún no siento la realidad, es para mí algo tan transparente, que se dejen de tonterías ¡Yo quiero soñar! Contigo o sin ti. Pero ahora, tengo las alas rotas. Porque una vez más me deje engañar. Creí que no más, te creí, no era verdad. Y visto lo visto, tu amor no era real. Era una simple ilusión por cambiar. Pero volviste a lo mismo. No se trata de abandonarme, se trata del daño que deja atrás. Por que los cuarenta minutos llorando en tu acera no me los ha perdonado ni dios. Pero algún día seré fuerte, no lo juro por que no creo en los imposibles pero intentarlo sería de dementes. Las noches eran largas cuando giraban a tu alrededor. Mi madre me acusó de haber perdido la cabeza pero yo insitía que estaba bien. Me pintaste un cielo azul y vuelves para cambiarlo a lluvia. Y yo vivía en tu juego de ajedrez pero cambiabas las reglas a diario preguntándome cual era tu versión. Qué podría encontrarme en el teléfono por las noches... Ahora que te has ido, no pienses que era demasiado joven para involucrarme contigo. Lloré todo el camino de vuelta a casa... Bueno, quizás era yo y mi ciego optimismo la culpa, vas a agregar mi nombre a tu lista de traidores que no te supieron entender. Yo miraré hacia atrás arrepentida de no haber ignorado lo que decían. Eres un experto en lamentarte y mantener líneas borrosas. Nunca me impresionó. Sobresalí en tus pruebas, todas las chicas que se secan se han cansado de los ojos sin vida... Y realmente, estoy herida.

sábado, 18 de agosto de 2012

Y así, el cabrón concluye en que soy muy agradable, pero distinta, aunque eso no es un problema. Los cojones que no, entonces ¿por qué te marchaste?

jueves, 2 de agosto de 2012

Trying not to love you


Hay algo dentro de mi. Algo que se esfuerza en hablarme y decirme, que pase lo que pase, estaré bien. Solo tengo que cerrar los ojos y dejar de pensar. La solución al conflicto es simple, no hay que darle vueltas. O lo tomas, o lo dejas. Mientras, sigo con mi lucha interior y me acuerdo, me acuerdo de cuando me dijeron que "¿por qué? ¿Por qué siempre en estas fechas?". Entonces sonrío. Quizás sea la nostalgia, la falta de una dosis de afrenalina, algo que me haga sentir viva. No, no es eso. Es volver a ser yo misma. Siempre encontraba mi camino en un único sitio. Y otro año más, no lo volveré a pisar. Quizás sea eso. Quizás no sea falta de tiempo. Aquel campo de Malasaña quedó olvidado y grabado en un libro prefabricado con amor. Ahí está. Mi historia, mi lugar. Mi propio yo. Olvidado y enterrado por miedo a fracasar. Me sé la historia, se como va. Sé que es lo que quiero, lo que tengo y hasta dónde puedo llegar y decir "no puedo". Puede pasar el tiempo y nada va a cambiar. Hay secretos, lo sé, o no, yo no los llamaría como tal. Son mi forma de ser, escribo rápido, ahora mismo soy consciente de cuanta falta me hacía esto. No pensar, dejar que fluya. Dejar que fluya la frustación, el haber perdido tanto amor. Sentirme defraudada con lo que no soy, con lo que he llegado a ser y no he podido cambiar. Las palabras, las personas, los cambios, el dolor, la preocupación, responsabilidades y sentimientos me han llegado a frustrar, a hacer que me encierre en un yo que en realidad no existe. Las modas, las malas miradas, este asco de sociedad, las noticias, esa asquerosa utopía que nunca existirá. Y es que no sé de que va. ¿Qué escribo? Esta vez, puedo decir que aunque mis palabras estén amontonadas y sin sentid, sé lo que pienso y lo que quiero. Y son horas de pensar, de decir, este no es mi lugar, no quiero estar rodeada de estas personas y no quiero más que ser mi propio héroe que me pueda salvar. Se acabó, se acabaron las tonterías y el que pasará. No pasará nada. Punto final. Nadie va a dictar mi camino, no es que lo hagan, esque es este sentimiento el que me encierra. No puedo. No con esto. Estoy sorprendida conmigo misma. ¡Qué coño! Esto es de lo más normal. Miro hacia arriba y me encuentro sonrísas. Y ninguna es mía. O quizás sí, pero es que la confianza acabó por acabar con ella y con lo que tenía. Yo no quiero ser así. De hecho, no soy así. Nunca me he considerado fuerte y para que engañarnos, no lo voy a ser ahora. Fuertes son los que son capaces de hacer frente a sus dudas. Yo simplemente huyo de ellas. Porque es más fácil dar rodeos que avanzar, quizás el camino es más largo pero tiene el mismo final. Recuerdo las lágrimas cayendo por tu rostro cuando dije que nunca te dejaría ir, recuerdo que dijiste, “No me dejes aquí a solas”. El sol se está poniendo, estarás bien, nadie puede herirte ahora. Ven luz de la mañana, Tú y yo estaremos sanos y salvos. Conversaciones con mi personalidad, será verdad que tengo un trastorno bipolar. Pero son estas estúpidas situaciones las que me cierran. Y luego es la confianza que se desvanece, no soy capaz de hablar. No he dejado de amar. Simplemente lo he olvidado. Porque si no se riega a diario, algún día marchitará. Silencio. ¿Escuchas eso? Sabes lo que es, no hace falta ni que lo mencione, simplemente, agárrate...


miércoles, 25 de julio de 2012

Y me dio por pensar, por pensar, pensar y pensar acerca del amor y sus consecuencias. No nos confundamos, aquí no habrá reflejado ninguno de mis sentimientos, digamos que es a nivel abstracto. Y me pregunto, que conduce a una persona a quererte de por vida? Qué aunque en su día compartisteis una historia, salió mal. Fue tu primer amor, a los años de decirte que no, abandonarte y olvidarte vuelve con un si, un si rastrero que no es capaz de compartir con nadie que no sean sus amigos. Entonces yo ella recuerda, pero son sólo recuerdos malos de una relación de casi dos años. Que pasó? Me pregunto yo. El amor, la obsesión, eso trato de averiguar. A diario mis amigas me cuentan historias como estas, otras vuelven con aquel por el cual nunca tuvieron un sentimiento claro, otras no se arriesgan a amar, otras viven sin libertad y algunas... Extrañan a alguien a quien amar. Son distintos casos pero yo me pregunto, que hace que una persona a pesar de los años siga sintiendo un algo? Incapaz de expresarlo, sólo lo cuenta a amigos y hermanos. Con que fin? Piensas que a pesar de los años a querido seguir sabiendo de ti. Pero si tanto te quería.... Que hace que no está aquí.

sábado, 21 de julio de 2012

A veces consiste en eso, en levantarte, mirarte al espejo, quitarte las lágrimas que berreaste durante horas y ponerte tus mejores vestidos, dejar a un lado las zapatillas. Y sonreír, como si nada hubiese pasado. Así es la sociedad y lo que importa

viernes, 20 de julio de 2012

My future? Our lives together?

Tengo esa curiosa necesidad de andar sola, de poder observar el mundo tal y como es, sin nadie a mi lado que interfiera entre mis ojos. Camino, puedo andar pero lo que veo, deja tras de mi unos pasos amargos. Un hombre esperando un semáforo en rojo, su cabeza está apoyada en el volante con los ojos llorando, un niño llorando en la acera buscando desconsoladamente a su madre y ella, a muchos metros, corriendo en su búsqueda. El típico grupo de amigos cerveceando, quizás no estén brindando ni celebrando algo, o quizás sí, interiormente, que aún no se han separado. Yo, mi cuaderno y mis palabras maldiciendo a un bolígrafo sin tinta. Interiormente escucho algún llanto y siento el fracaso. Es ridículo, lo sé, sentirme así, como una fracasada. Pero mis planes nunca salen, nunca pensé que lo diría pero... Estoy asustada. Muy asustada. ¿Mi futuro? ¿Crecer? Se supone que lo tengo que hacer, puse las cartas encima de la mesa y arriesgué. Aunque ahora, me veo incapaz, o quizás esa no es la palabra. Me siento frustrada, enfadada, llorona conmigo misma, decepcionada... Todos en la universidad, tienen ya una carrear, un futuro asegurado con un pie detrás de la puerta. Mi camino aún sigue formándose y no sé cuando se abrirá. Trato de no pensarlo pero no es la primera vez que entro en pánico y quiero llorar. Sentada en el coche, a solas en una habitación, mientras camino, cocino, mientras vivo. Aguanto la decepción contenida, no sería digno verme berrear. Aunque a veces, siento que no tengo el apoyo suficiente, que mi decisión fue un boom y en eso quedó, luego el mundo lo olvidó. Y yo cargué con el peso de aquello que quise creer como mi futuro. He crecido, he madurado, he perdido. Pero sigo con vida, con ganas de luchar. Aunque eso, claramente, no signifique que a veces, sonría por compasión a mi misma.

http://www.youtube.com/watch?v=xuhCWpKgzjA

I don't wanna be like this

lunes, 16 de julio de 2012

He came into my life and I was supposed to fall in love with him. But it never happened. Maybe because he was blinded by his ego, he Should have fought for me as I did for him. And now you come back like nothing happened. It's ok. Because on my  way, I love you, I was always there for you, to change you, like I never could. You never loved me, I didn't do it. So, we wasted our time in blame the other one. But the problem was that you dissapeared. If you had some feelings, you not had done it. That week I felt like I could die of sadness, I was waiting and you never came. It hurts, it really hurts. I was always ther for you, like you guardian angel, taking care of you, cos you had a little crazy mind. And now, I don't miss you, in fact, I never need you. But something keep me closer to you, If I don't protect you, who will do it? I always was your friend, nothing had change. You must understand that it takes time...

domingo, 15 de julio de 2012

Supongo que como el wifi no está conectado hasta mañana esto no estará publicado. Hoy debería enmarcar este recuerdo, el momento en el que decidí por una vez en mi vida poner un poco de valor a la hora de hablar de sentimientos. Es fácil estar con una persona, dedicarle tres sonrisas y hacerla feliz. Bueno, fácil, algunos lo complican. No es que lo complique, vengo con un par de detalles que vienen mal de fabrica. Detalles de impiden hablar, que a veces me hacen montar grandes dramas de algo pequeño. O no. Quizás sea tal como describía a mi amiga Marta: no es que dramatices, es que quizás cuando sientes sientes demasiado. Cuando es real no puedes huir de ello, pongo en práctica este hecho y esque cuando algo es real, lucha por ello, acercate, nunca trates de evitarlo porque quizás juegues con las cartas equivocadas. Nunca he sabido hacer eso, quiero decir, luchar. Pero hoy no sólo voy a luchar por lo que siento. Voy a hacer realidad mis proyectos, voy a vivir por ello porque he arriesgado mucho, he sido juzgada, abandonada, incluso con olvidada. Tengo que hacerlo. Y a aquellos que me controlan para que vaya por el buen sendero, esa que no duerme pensando en ello, les voy a demostrar que es lo que quiero. Y lo conseguiré. Aunque cueste.

viernes, 13 de julio de 2012

Escribir a estas horas solía ser lo más normal del mundo, el simple hecho de coger el móvil y escribir, escribir hasta que se cansen mis dedos. Con el tiempo viejas costumbres vuelven, quizás entendí que era necesario un sentimiento. Y es que le quiero, le quiero y le quiero... Difícil de creer o no, me da igual, los que me conocen lo juzgarán como un romance pasajero. Pero yo lo quiero, le quiero y quiero que aguante. Por qué es tan natural que no necesita de esfuerzos, el verle a diario es como una droga, la conclusión de que pasan las horas y si no se de él siento que me falta el aire. No para espirale, no para saber con quien está, sólo para saber que está bien, que sigue con la misma sonrisa con la que le deje. Con la que me dejó el a mi. Con la que aguanto hasta que me la renueve en nuestro próximo abrazo. Nos ven y hablan, juzgan sin saber pero eso me es indiferente, quiero y le quiero a él. Pasan los días, a veces las semanas pasan como años y llamenme loca pero me da la sensación de que llevo una vida con él. La sonrisa de mi mente al verle hablar igual que mi padre, verles a los dos, tan iguales, con las mismas ilusiones y sueños. Y es que es una buena persona, tan buena que vivo con el miedo de que un día se de cuenta de que merece algo más, que necesite algo que yo no le pueda dar. Que se canse y eche a volar. Pero lo veo, le quiero, me repito tanto por qué al fin y al cabo no me creo que sea real. Imagino y pienso, y digo, quiero vivir, quiero una vida y la quiero junto a él. jh

.

lunes, 9 de julio de 2012

Bad day in Paradise

Los muros no sirven de nada si no hay nada que defender. Los castillos si no son de piedra se pueden derribar, sin más. Pero mi castillo, mi fiel castillo, el secreto que quiero defender, no esta cubierto de murallas a través de las cuales se puede ver. Está bajo tierra, en una casa de piedra, en el interior de un alma, debajo de la piel. Sé que las palabras no deberían afectarme, doy la vuelta a las páginas de este blog y entristezco al reconocer lo que leo. Muchos llantos, malas caras, gimoteos y caras largas. Sin pasión, como muerta, no es que me consuma, se de que va el juego. Las palabras sabe usarlas, sabe como romper esta coartada y quizás sepa que no lo hace con mala intención. Pero me hace daño, aunque lo que no mata te hace más fuerte. No es tan sencillo huir de tus malhechores. No es tan fácil no asimilar lo que te dicen. No es agradable que aun, tu sabiéndolo, te hagan sentir la mayor escoria del mundo. Porque no conocen maneras, no saben la diferencia. Y quizás esto no debería ser así, pero nadie se ha esforzado en entenderlo. Quizás porque como dijeron un día, mi vida personal a esta edad no tiene importancia...


http://www.youtube.com/watch?v=J9yU726zX94&feature=related
No es la primera vez que me planteo de dónde vengo. Con el tiempo he llegado a la conclusión de que soy una fusión entre la educación de una madre cristiana que, a mi buen parecer, tiene problemas con Dios, y un padre que desde niño le enseñaron a contar consigo mismo. Ojala solo fuese eso. El espíritu bohemio de mi tía, la alegría de mi abuela y la valentía de él. El amor por los bichos no sé dónde lo encontré, esa estúpida obsesión por la felicidad, la libertad, alguien me la regaló. Al igual que me enseñaron a sonreír, a quién sea, conocido, desconocido o mendigo. No tiene importancia. Vengo de una familia que, aunque lo nieguen, tienden a distinguir razas mientras para mí no hay distinción. Me dijeron que siempre hay que ayudar pero ¿ayudar a quién? A veces uno mismo es quién necesita ser rescatado y aún así tira redes al mar a ver si otro pez puede ser salvado. Entonces me pierdo, descoloca mi mente, vivo educada y fusionada con unos principios que, sin yo saberlo, se contradicen y chocan, después lo que sucede no tiene remedio. Actos, sin razón, algún whisky a falta de ron y después espero a que ocurra, que me juzguen y den un veredicto. Es lo que tienen las almas condenadas, son esclavas de la luna, de algunas cosas que carecen de cordura, encuentros a solas con las noches, se estremece.... y golpea las paredes.

jueves, 5 de julio de 2012

Mi madre solía regañarme cuando le hablaba del Karma, aunque ahora, esta mujer creyente, creo que simplemente se limita a responderme "yo no creo en él". Pero podemos ponernos religiosos también, si quieres, en vez de decir "el karma está de mi lado" puedo decir "me han enviado un ángel de la guarda". En cambio, mi amiga Marta, me comparó con que todas mis buenas acciones y aquellas personas que jamás me tuvieron valorada han sido remplazadas. Por él, que llegó de la nada aún sin yo quererlo, que me negué a sentir algo y ahora no puedo estar un día sin verlo. Me pueden llamar loca, temeraria, inconsciente, me pueden decir que me arrepentiré de no pisar el freno pero es que por mucho que lo intente, lo que fluye por estas venas es mucho más fuerte. Y si me gusta no voy a pararlo, si tengo una oportunidad para que despreciarla y si tengo alguien que vela por mí... ¿por qué huir? Siempre obsesionada con que tiene que existir un héroe para mí, alguien que soporte esta montaña rusa de cordura y locura, que entienda mis miradas y no juzgue mis palabras. Quise a alguien que me cogiera la mano y me hiciese sonreír. Bastaba solo eso. Pero dentro de lo que cabe, eso es superficialidad, encuentras lo que quieres, quizás pero lo que no estaba en tus planes es que poco a poco te fueses enamorando de cada lindo detalle, como esa manera que tiene de nunca enfadarse, el don de saber escucharte, como estremece mis huesos cuando acaricia mi rostro para darme un beso, su sonrisa, su estúpida sonrisa que me hace enloquecer una y otra vez... Qué alguien me explique qué es lo que esta bien porque creo que no lo puedo ver. Cuando estoy con él me consumo, me consume el hecho de saber de él 24h al día y aún así no parecer suficiente, amo nuestro enigmático contacto visual, me gusta que me coja de la mano mientras conduce, me hace sentirme especial, me recuerda que estoy a su lado. Y si vivo con algún miedo, es por perderle pero aún así tengo la certeza de que eso no va a pasar. Llámenme loca, estamos a 14 días de nuestro primer encuentro y si tengo que elegir mi vida con alguien, qué sea con él. Por suerte el mundo no se entremete y cuando quiera hacerlo, nos habrá sobrado el tiempo para construir una trinchera repleta de piedras. Si algo tengo claro es que jamás había sentido algo tan fuerte, jamás había caído, nunca imaginé que podría haber cedido. Pero es que el cariño no se compra y él me enseñó la diferencia entre que te llamen princesa, a que te traten como cual. Y si algo va mal... juro que me entran ganas de llorar. I love him. ¿Cómo se ha convertido en alguien tan especial?

martes, 3 de julio de 2012

Las estrellas se inclinan para besarte, yo me quedo despierto y te echo de menos. Que alguien me dé una fuerte dosis de atmósfera porque me quedaré dormido seguro y profundamente. Pero echaré de menos tus brazos a mi alrededor. Te enviaría una postal, porque desearía que estuvieras aquí... Veré como la noche se tiñe de un pálido azul. Pero no será lo mismo sin ti puesto que se necesitan dos para susurrar. El silencio no está tan mal hasta que veo mis manos y me siento triste ya que los espacios entre mis dedos son donde los tuyos encajan perfectamente. Encontraré reposo en otras cosas, aunque hace dos días que no duermo. Porque la fría nostalgia me cala hasta los huesos. Y aun empapado de un crepúsculo vainilla, me sentaré en el porche toda la noche. Me encuentro hasta la cintura de pensamientos porque cuando pienso en ti, no me siento tan solo. Tantas veces como parpadee, pensaré en ti esta noche. Cuando los ojos de color violeta se vuelvan más brillantes Y las alas pesadas se vuelvan más ligeras, probaré el cielo y me sentiré vivo otra vez. Y olvidaré el mundo que conocía, pero te juro que no, a ti no te olvidaré.

¿Quién sería capaz de definir al tiempo? Yo he asumido que no lo diferencio, no sé cuándo va rápido, cuando lento, no entiendo de velocidades, de frenos ni marcha atrás. Pero siento, avanzo, si me lo paso bien acelero e incluso me gustaría pararlo. No sé diferenciar entre que está mal y lo que está bien, no sé avanzar sin ir corriendo, a veces salto y otras veces parece que vuelo. Escuchar las palabras y parecer que han sido modificadas, ver más allá de lo que ellos un día dijeron. El mundo es un pañuelo, eso advirtieron, anda con cuidado y no tuve más remedio que vivir el momento. Las oportunidades sobran o es lo que nos dedicamos a creer, que si nos brindaron con una segunda vez porque no iba a haber una tercera también. Y entonces, ocurre. Olvidas que pasó, como llegó, no te importa que hace una semana tu vida fuera distinta, quieres este momento y lo quieres ahora, vivirlo mañana como si mañana fuese a desaparecer. Las cosas avanzan, lo hacen rápido pero no encuentro el freno. Quizás tampoco lo haya buscado, puede que alguien me lo haya robado pero ese alguien, vino y se quedó, afrontó el pasado, lucha por el futuro y esta mano no pretende soltar su mano. Prefiero no releer mis palabras porque me sorprenderé al igual que si estoy quieta y pienso, pienso en como es posible que hayamos llegado a esto.


lunes, 25 de junio de 2012

Basan la vida en la filosofía de los caminos, empezando por que todos los caminos llevan a roma pero hace mucho que no pasan por tu boca y terminando con el que te llevará a casa. Ahora, viéndolo de esta manera, no habrá día que no cruce el umbral de mi puerta sin una sonrísa. Chaouen quedó grabado en las escaleras que llevan a este segundo piso de mal barrio haciendo que recuerde los buenos momentos, que no existan malos, aparecen rostros, miradas, abrazos y aun puedo saborear las lágrimas. Recuerdo la voz de mi amiga Marta, los movimientos de la princesa, como lloraba al escuchar las palabras de una rubia alocada, las miradas entrelazadas de orgullo y amor y como yo, yo quería morir en algún rincón. Porque como siempre la niña es tonta y no cree merecer tanto, y menos de esa manera, la manera en que la hacen sentir especial con pequeños detalles de los cuales ella hace un mundo. Dicen que los mejores momentos vienen acompañados, yo creo que mis momentos son las personas que permanecen a mi lado. Llegan y se quedan, inmortalizan el momento con el regalo más bello: una sonrisa



martes, 12 de junio de 2012

Es posible que no seamos la pareja perfecta, ni que nos parezcamos en nada. Quizás en que somos dos cabezones, aunque yo me acabo rindiendo con tal de no sentirte distante. Puede que se noten nuestras diferencias y eso a veces nos haga no poder más, no usamos las maneras correctas y creemos que luego lo podemos arreglar. Aún  así, siempre hay algo que nos devuelve el uno al otro, las caras largas son cuestión de minutos y luego volvemos a la carga, abrazos, sonrísas y algún que otro empujón mientras andas. Es difícil, lo sé, somos tan complicados. Pero creo que eres consciente de que me da igual.

domingo, 10 de junio de 2012

Nunca antes había estado tan segura de algo. Escucharte pronunciar esas palabras ha sido hermoso, al igual que tus inmunerables sonrísas, la manera en que mirabas al suelo cuando reías o la de veces que me recordabas que no me querías. Sé que no lo haces. Por eso quieres que esté a tu lado mientras dure, para el resto de los días.
I love you

sábado, 9 de junio de 2012

A nueve días de convertirse en tres meses ha tenido que pasar. Si el tiempo me hubiese hecho esperar más hubiese dicho que por favor, no más. Y ha tenido que ser hoy, cuando me he ido con la cara larga y un beso de despedida a desgana cuando te has tenido que dar cuenta. Zanjamos los fantasmas, olvidamos lo que no sirvió de nada. Tres... Tres meses desde aquel cercano encuentro, el cumpleaños de alguien importante, un primer beso, un mes después tus brazos lejos y un torrente de lágrimas que hubiesen bastado para llenar aquella botella de Brugal. Somos tu y yo. Y me cuesta creerlo y a la vez me apetece llorar. Reconozco tu seguridad, me tiemblan las manos al hablar y es ahora, cuando tus "te quiero" me saben de verdad. Te odio tanto como te siento, me enfado y me gustaría pegarte, pero una paliza de estas de verdad, berrearte, patalear sabiendo que no podría hacer más hasta que mis fuerzas decayesen y con ellas mis lágrimas. Porque a veces creo que no entiendes que te antepongo ante miles de oportunidades, que iría a buscarte a cualquier lugar, que siempre te cuidaré con el más mínimo detalle. Si pudiese te encerraría en una foto para así poderte recordar de manera no sentimental. No te puedes imaginar como odio tu manía de querer ser mejor que yo en todo, aunque amo la manera en que luego te corriges y buscas camuflar tu error. Me encanta como se mezclan el humo de nuestros cigarros, el detalle de que acabes fumando el mismo paquete que yo, que a veces, aunque lo niegues, me mires con admiración. Al hablarte de los pájaros, al enseñarte este cuadro, cuando recuerdo una cita de cualquier canción. El agridulce sabor de los besos que dicen "que te calles de una vez" y la frikada de ver juntos la saga entera de Star Wars. Saber que me quieres cuando al compartir mi cama, a pesar de estar asustado, me abrazas, dormimos, apreciamos a Chaouen y pronuncias un suave "te quiero" que se hizo sordo para tus oídos. Tienes un algo que simplemente no me permite vivir sin ti. Gracias. Por enseñarme otra manera de vivir, por hacer que de alguna manera a tu lado me vea menos niña y sobretodo, gracias por hacerme querer a los dos niños más tiernos que he llegado a conocer.