Pages - Menu

Popular Posts

jueves, 29 de noviembre de 2012

-Nunca te he pedido nada!

-Al contrario, me lo has pedido todo?

-cuando fue eso?

-Cuando me pediste que te basara

miércoles, 28 de noviembre de 2012

Pongamos que por un momento me crees y olvidas esa ridícula teoría de que abuso de pasotismo. Entonces digamos que tengo dos minutos para demostrar lo contrario. Supongo que podría sentarme enfrente suya y mirarle fijamente durante diez segundos mientras inconscientemente enredaria mis dedos entre su cabello. Seguiría acercando mis labios a los suyos, pero sin juntarlos, que actue la gravedad por nosotros y posiblemente ahí, en esa colisión crearía un nuevo big bang mezclado de pasiones. Lo que ocurriría después no es de tu incumbencia pero puedes hacerte una idea. A lo mejor son simples ganas de practicar sexo. Pero yo diagnosticaria la opresión a amar. Al fin y al cabo, tu me enseñaste a callar.

martes, 27 de noviembre de 2012

Monólogo

-¿Sabes? No dejo de pensar en ti. Recuerdo el día que nos conocimos, como a pesar de tener una relación no podía apartar la mirada de ti. Aún puedo sentir como me temblaba la sonrisa cuando te acercaste hacia mi, puedo escuchar los latidos de mi corazón palpitar, sí, fue cuando nos iban a presentar. Te puedo ver, ahí sentada peinándote con los dedos mostrándome tu bello perfil, con esa maravillosa nariz tan redondeada, los pómulos que se ruborizaban tensaban tu piel. Pienso en el inevitable impulso de atravesar las dilataciones que adornaban tus orejas, recuerdo los minutos que me sentaba a mirar tus movimientos entre la multitud, quería conocerte, quería saber de ti. Entonces tu te acercaste y el simple roce me hizo querer poseerte. Pero no podía... lo sé, no debía. Y luego... Luego si era posible, ¡me brindaste la oportunidad! Y yo la desaproveché.

-¿Qué quieres que te diga?

-Quiero que me mires a los ojos y me digas que sigue existiendo esa oportunidad. Dime, júrame que estás hecha para mí, que nunca fueron sueños y delirios, que a pesar de la distancia siempre estuviste aquí, a mi lado. Dime que tu también tenías ganas de subir y parar el ascensor... ¡Oh! Recuerdo que cuando te conocí no pude evitar rodear tus caderas fingiendo que me interesaba aquello que a ti tanto te fascinaba, skate era, ¿no? mientras tu lo fotografiabas. Reconoce que sentías esas cosquillas, que te entraron ganas de darte la vuelta y besarme, que al quitarme esa muñequera no lo hacías por diversión, lo que querías era mi atención. Por favor, dime que la ausencia de palabras durante estos meses se debe a que no quieres enamorarte. Dime que me quieres, que necesitas besarme, dime por favor que me has echado de menos tanto como lo he hecho yo, que sientes esta conexión, aún guardo esa flor, guardo los recuerdos que vivimos con todo mi cariño y quizás eso es lo que me hace creer que en el fondo, siempre hubo algo más que un desliz, dímelo...

-No puedo. Si lo hiciera, te estaría mintiendo.



miércoles, 21 de noviembre de 2012

-¿Qué es eso?

-Mi carta de Renuncia

-Pero si tu nunca...

-Exacto. Nunca he trabajado. Renuncio a esta sociedad y lo que más me duele... renuncio al amor.  No tiene sentido seguir luchando por un país que no tiene intención de cambiar, no voy a perder el tiempo en personas que no ven más allá que su precioso culos. ¿Sabes que pasa? Que no hay más egoísmo que el que afirma preocuparse por los demás pero corre cuando las cosas van mal. Esas personas que te ven llorar, gritar, ven como una persona se consume y solo son capaces de decir "dale, tiempo, se le pasará". ¿Qué puñetas es eso?  Ya no existen las conversaciones de verdad, normalmente se discute un tema, ahora es exponer un problema y el otro contesta con otro problema de igual grado o superior. Eso es compartir problemas, no hablar, no analizarlos, no ayudar, no nada. No hay amor, ¿Qué es eso del chat? "hola, que tal, ¿quedamos?" Vale, sí, pero y la cosa de llamar, ir a buscar a esa persona, ya no se demuestra nada. Yo he sido capaz de hacer grandes cosas por una simple sonrisa, ¡por dios! he tirado fideos de colores en medio de una acera para fingir la lluvia, he patinado kilómetros, cogido autobuses, recorrido largos caminos por un simple abrazo a la salida de un instituto. He mandado cartas y postales selladas con besos, he enmarcado fotos con su nombre, hecho tartas, preparado cafés, desayunos, creado microclimas para tener intimidad, incluso he representado obras de teatro en mitad de la calle. Y ahora, ¿Quién hace eso? Los dementes, lo sé, por suerte aún conozco a alguno. Pero renuncio, no quiero pertenecer a un mundo donde vivir sea un reto y sentir un privilegio

lunes, 12 de noviembre de 2012

Caminé hasta la puerta contigo, el aire era frío pero algo me hacía sentir como en casa de alguna forma. Deje mi bufanda en la casa de tus hermanas y tu todavía la tienes en tu cajón, incluso ahora. Oh, tu dulce carácter y mi mirada con los ojos abiertos, estamos cantando en el auto perdiéndonos por el norte. Hojas de otoño cayendo como piezas en su lugar y puedo memorizarlas después de todos estos días. Y se que todo se ha ido, la magia ya no esta mas aquí, debería estar bien, pero no estoy bien en absoluto. Porque aquí estamos de nuevo, en la calle de esta pequeña ciudad y tu casi cruzas en rojo porque estabas mirándome con el viento en mi pelo, yo estaba ahí, lo recuerdo todo muy bien. Un álbum de fotos en la mesa, tus mejillas se estaban volviendo rojas, solías ser un pequeño niño con gafas en una cama doble. Tu madre contando historias de cuando estabas en el equipo de béisbol. Me cuentas de tu pasado, pensando que tu futuro seria yo y se que todo se ha ido y no había nada mas que pudiera hacer. Y me olvido de ti lo suficiente como para olvidar por qué te necesitaba, Porque aquí estamos de nuevo, a mitad de la noche, estamos bailando en la cocina, a la luz de la nevera, bajo las escaleras, yo estaba ahí, lo recuerdo todo muy bien. Tal vez lo perdimos en la traducción, tal vez pido demasiado pero tal vez esto era una obra maestra hasta que lo destrozaste todo corriendo asustado, yo estaba ahí, lo recuerdo muy bien. Oye, me llamas otra vez sólo para romperme como a una promesa siendo cruel con la excusa de ser honesto. Soy un pedazo de papel roto tirado aquí porque lo recuerdo todo muy bien. El tiempo no va a volar, es como si estuviera paralizado. Me gustaría ser mi viejo yo de nuevo, pero todavía estoy tratando de encontrarlo después de camisas a cuadros, días y noches en las que me hiciste tuya. Me envías mis cosas de vuelta y yo vuelvo a casa sola pero todavía guardas mi bufanda de nuestra primer semana porque te recuerda a la inocencia y huele a mi. No puedes deshacerte de ella, porque lo recuerdas todo muy bien. Porque ahí estamos de nuevo, cuando te amaba mucho hace tiempo, perdiste la única cosa real que has conocido. Era raro, yo estaba ahí, lo recuerdo todo muy bien, bajo las escaleras, te acuerdas de todo. Era raro, yo estaba ahi, lo recuerdo todo muy bien

jueves, 8 de noviembre de 2012

Goodbye my almost lover

No más recuerdos. No más análisis de porque esto y por que lo otro. Te fuiste, no hay más. Nunca supe valorarte. Jamás tuve en cuenta esos pequeños detalles. Qué tonta de mí, nunca me había pasado cosa igual. Quién diría que vendrías hasta mí y yo no le di tanta importancia... Como fui capaz de no secuestrarte si me habías puesto las cartas encima de la mesa. Menuda estúpida. Menuda fui cuando no te besé esa noche cerca del mar, aún recuerdo como se iluminaba la sonrisa solo de pensar "¿Y ese quién será?". Es ahora cuando me lamento. Me lamento por haber tenido que llevar una copa de más para poderte abrazar, de haber tenido que llorar para después haberte visto marchar. Y ahora lo pienso, y es que no se puede hacer más.

Por si te interesa y me lees, si reconoces esta letra, sus palabras y lo que contienen, has de saber que te seguiré esperando. Solo que borraré aquel capítulo de mi vida en el que no te supe valorar. De momento, seguiré soñando.

martes, 6 de noviembre de 2012

No podría explicarlo. Realmente nunca he sentido algo así. Dicen que el amor, es cuando son capaces de darlo todo por ti. He escuchado que el amor es consumirte a su lado, estar tan obsesionado que se te mete bajo la piel. He entendido que es locura, es que no te importe perder, ni caer, que si caes cae contigo, si lloras, no lo hará, pero estará ahí, a tu lado. Cuentan que son los momentos más felices de tu vida, que el hecho de compartir un mísero minuto a su lado sacia tu día completo. Quizás me esté enamorando, que tontería ¿verdad? Suena tan surrealista que me entran ganas de reír.
Pero si es verdad que me muerdo las uñas por cinco minutos a su lado, que aprovecho los intercambios y los horarios salteados. Que caigo, me hace daño, pero el cae conmigo y nos levantamos. Y a pesar del dolor, sé que si me hizo daño era para aprender algo. Y solo pienso en él, en él y en él. En irme lejos con él...

sábado, 3 de noviembre de 2012

Sigo recordándote. No lo pongo en duda. A veces veo tu pequeña sonrisa y hace que yo me ría. Luego recuerdo en la distancia que nos impusimos y se me cae la alegría. No lo sé ni le entiendo, igualmente no creo que nunca pueda hacerlo. Sólo sé que te echo de menos, a ratos, cuando me acuerdo, evito recordarte durante el resto del tiempo. Pero siempre hay una milésima de segundo al día en el que te pienso, sea por un impulso o por un artículo o foto. Al final te perdí como me perdía yo. Normalmente me equivoco con las personas y acabo dolida pero esta vez creo que te equivocaste conmigo, quizás esperaste algo más de una persona que tenía miedo de quererte un poquito más cada día. Siempre inventaba alguna huída pero en cambio quería verte. Siempre quise abrazarte y quedarme horas con tus labios en mi frente. Me pasaba las noches esperando a otro viernes. No tiene importancia, echo de menos algo que nunca sucedió. Me quedo con el recuerdo de aquella semana de verano en que hubiese dado lo que fuera por poder parar el ascensor y quedarnos encerrados tu y yo. Ahora en cambio sé dónde está el norte, que piso el sur con los pies fríos, señalo al este y cierro los ojos frente al oeste. Y aún así, es cuando más me estoy haciendo daño por culpa de una sociedad de mierda que solo sabe abrir la boca aún llevando bozal. Apenas me toman en serio, ríen, señalan, insultan sin necesidad. Nadie se ha planteado si es que me gusta fardar o que. Me duele porque me lo estoy trabajando. Porque uno se siente solo bajando a diario a una plaza donde no hay nadie más, que aquí no hay nadie que me pueda enseñar. Y aún así lo hago. A lo mejor soy una negada pero yo lo intento y juro que pongo todo mi empeño. Así que me gustaría que por lo menos se tuviera en consideración y dejen mi mente tranquila de perturbación. Suficientes heridas tengo para que queráis verme llorar.

viernes, 2 de noviembre de 2012

There’s something in the look you give I can’t help myself I fall, I can’t help myself at all. There’s something in your touch when we kiss. I scream god forgive me please because I want you on your knees But I don’t wanna think of about it now. I know I won’t get out if I fall in So I don’t want to think about it now. It’s dark in my imagination, it’s dark in my imagination. There’s something in the look you give Now are you giving it to her cause I’m not entirely sure, Can’t help but wonder where you’ve been all day Just say when I’m so far away. That you give yourself a taste Cause I don’t want to think about it now I know I won’t get out if I fall in So I don’t want to think about it now. Is it all in my head? Are you somewhere waiting for me? I don’t want to think about it now Is there something unsaid? Are there secrets that you keep? But I don’t want to think about it now
De vez en cuando pienso en cuando estábamos juntos, que decías que eras tan feliz que podías morir, me dije que eras adecuada para mí, pero me sentía muy solo en tu compañía. Pero eso era el amor, y es un dolor que aún recuerdo. Puedes volverte adicto a cierto tipo de tristeza, y a la resignación del final, siempre el final. Como cuando descubrimos que no teníamos sentido. Dijiste que aún podíamos ser amigos, pero he de admitir que me alegré de que se acabara. De vez en cuando pienso en todas las veces que me jodiste, pero me hacías creer que era por algo que yo había hecho... Pero no quiero vivir así, pensando en cada palabra que dices, Dijiste que podías dejarlo pasar, Y yo no te pillaré colgada por alguien a quién antes conocías. Pero no tenías porqué haber cortado la comunicación conmigo, hacer como si nunca hubiera pasado, y que no eramos nada. Y ni siquiera necesito tu amor. Pero me tratas como a un extraño, y eso me duele. No, no tuviste que haberlo detenido todo. Que tus amigos cogieran todos tus documentos y luego cambiarte el número. Creo que yo no lo necesité,ahora solo eres alguien al que antes conocía...