Pages - Menu

miércoles, 27 de julio de 2016

El caso es que dejé de intentarlo.

Te dejé. De lado. Y contigo cualquier propósito de volverlo a vivir.

Pero empecé a beber, todos los días tras haber acabado. 

Y cómo bien sabes, las mejores historias jamás comienzan con una ensalada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario