Pages - Menu

martes, 30 de agosto de 2011

¡Run!

El otro día pasó un tren frente a mí. Tuve miedo, todo hay que reconocerlo, pensé que por instinto me subiría a él y me alejaría de todo (como siempre). Que huiría... No fue así, me limité a ver como se alejaban los vagones del andén. Seguidamente miré a los raíles y me planteé la posibilidad de salir corriendo y seguirle, que me llevara lejos, subirme aunque sea por la escalera de incendios. Pero me quedé, algo me retuvo y me quedé con la sensación de que todo iría bien. Aún con los escalofríos en mi cuerpo o la carrera de tus dedos sobre mi piel. Con el hablar del viento cuando lo único que se escucha es silencio. Algún recuerdo... ¡vago recuerdo! Nítido, nublado, invisíble... Un hermitaño por aqui andando ¿qué querrá decirme? No voy a hacerme la tonta, lo sé. Tararearé alguna que otra canción, me emocionaré con una de las más sencillas escenas que no aparecen en televisión y me quedaré, ya lo sé que me quedaré, porque me siento bien, porque no me importa que hacer... ¿Y si...? ¿Y Si en ese tren estuvieras tú...?

No hay comentarios:

Publicar un comentario